Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán
Ecoformación y ecopadagogía
Miércoles 20 de Marzo de 2019
A- A A+

¿Con vida o sin vida?; es un punto crucial sobre la existencia de nuestra vida como género humano. La crisis ecológica que estamos viviendo derivado de la sociedad de consumo que como modelo tenemos, ha presionado a la naturaleza, que hoy estamos en riesgo socialmente.

La naturaleza y el mundo vive enfermo, es una enfermedad llamada racionalidad instrumental, es una enfermedad denominada acumulación, llamada hedonismos, narcisismo, ego, poder, competencia, riqueza, que ha hecho que el sistema inmunológico de la naturaleza este con grandes problemas para mantener equilibrio y preservar y prolongar su existencia. La Agenda 2030: Objetivos del Desarrollo Sostenible, no será suficiente para revertir los daños causados por el desprecio y la falta de valores.

Para nuestros antepasados la tierra era la gran madre, un ser dotado de fecundidad y misterio, el ethos planetario, un espacio de convivencia y de armonía en el universo, un espacio de sabiduría, un espacio que se respetaba y admiraba. Esa visión de totalidad cambio, la comunión, la hermandad, será suplantada en el siglo XVI, con el paradigma de Newton y Descartes, quienes impondrán una nueva forma de ser y hacer, es decir, el ser humano se colocara por encima de todas las cosas, lo racional imperará, el etnocentrismo será devastador y el androcentrismo lo acompañara. Hombre y hombre masculino será la fórmula perfecta para acumular y herir a la madre tierra.

Etnocentrismo y androcentrismo serán los medios para la devastación, fragmentación, exclusión y dominación sobre todas las cosas, se generaran nuevas culturas y sociedades fundadas en el principios de acumulación de bienes, riquezas, espacios, bosques, agua, que permitirá el poder y el control del mundo, de la madre tierra, de la naturaleza, la biodiversidad.

 Para nuestros antepasados la tierra era la gran madre, un ser dotado de fecundidad y misterio.
Para nuestros antepasados la tierra era la gran madre, un ser dotado de fecundidad y misterio.
(Foto: Especial)

La tierra vive: calentamiento global, contaminación ambiental, depredación, desertización de bosques, deforestación de suelos, la superpoblación que demanda espacios que arrebata a la naturaleza, pero que a la vez amenaza sin parar para el bienestar humano.

No basta el pronunciamiento mediático, tampoco el diseño de política pública a modo, no basta el discurso, requerimos cambios, hacer posible que dichos cambios puedan ser efectivos, y no solo deseables. Requerimos de una reforma de pensamiento, que nos ayude a pensar sobre la ética de nuestras acciones, sobre el daño que estamos generando con esta manera de consumir y apropiarnos de la naturaleza como bien de uso y de cambio y utilización de la misma en la inmediatez y en la sustitución.

Es importante avanzar más allá de la denuncia, la defensa, incluso de la lucha por el cumplimiento de la gestión ambiental, es importante crear, desarrollar la construcción de una CIUDADANIA PLANETARIA, consciente de sus necesidades y responsabilidades tanto en lo personal, como en lo colectivo, es decir avanzar en la creación y desarrollo de la conciencia social.

Para ello, requerimos de hacer acciones que religen los caminos para hacer posible un pacto natural con el planeta. Necesitamos un nuevo paradigma civilizatorio, es decir, requerimos urgentemente de una nueva ética ecológica que nos sensibilice, nos re-una y hermane con todos los seres vivos. Es decir, necesitamos recuperar la sensibilidad, el amor y sinergia para con todos los seres humanos. Si no modificamos la forma de relacionarnos, sentir, percibir, valorar a la naturaleza y a todos los seres vivos, estaremos contribuyendo a agravar la crisis ecológica y humana, expresa Leonardo Boff.

La tecnología y la ciencia provocan bienestar social, pero también contribuyen a la depredación ambiental y opresión humana; hoy al parecer el desarrollo y el bienestar social se fincaron sobre la apropiación y la devastación ecológica y la dignidad humana se encuentra extraviada. Martínez Guerrero en su texto Ecoformación y Ecopedagogía nos plantea que la historia nos demuestra que después del caos, el desequilibrio, viene el orden, en este nuevo orden, el papel de la sociedad como sujeto social, debe caminar por una vía que le permita la conversión armoniosa de todos los seres en el planeta.

De ahí pensar si los programas y proyectos de desarrollo sostenible, o sustentables son las soluciones adecuadas, o si por el contrario, es posible generar nuevas alternativas para la construcción de una sociedad ecológica, una sociedad sustentable que incluya el bienestar social y económico, pero además de justicia ecológica.

El concepto de las políticas de desarrollo sostenible o de crecimiento económico son en realidad caminos divergentes que enmascaran el paradigma de la apropiación, buscando máximo beneficio, mínimo de inversión y corto plazo para recuperar inversión, ello sin importar el daño al medio ambiente y a los seres vivos.

El desarrollo sostenible o sustentable, se refieren al desarrollo como proceso integral que incluye la cultura, lo ético, las políticas sociales y ambientales y no solo lo económico. El desarrollo sostenible es un objeto no estático, al contrario es dinámico, representa un esfuerzo por equilibrar el bienestar social, la prosperidad económica y la protección del medio ambiente.

No obstante para otros autores como Gutiérrez Pérez, el desarrollo sustentable requiere de 4 condiciones básica: económicamente factible, ecológicamente apropiado, socialmente justo y culturalmente equitativo, respetuoso y sin discriminación de género. Para ello, se requiere de una reorientación de las políticas desarrollistas y una redefinición de la ecología, entendida más allá del medio ambiente, es decir impulsar una disciplina o modelo que trate del “ESTUDIO DE LA INTER-RETRO-RELACIÓN" de todos los sistemas vivos y no vivos entre sí y con su medio ambiente. Pero también requiriere de considerar al ser vivo no como representante de una especie o como un objeto que satisface alguna necesidad, sino que debe ser visto como un ser sintiente, como hoy se ven así a los animales en la Constitución de la Ciudad de México; un ser sintiente que vive, que sufre, y experimenta igual que los seres humanos las transformaciones de que son objeto.

A la naturaleza la debemos de dejar de ver como un objeto que satisface necesidades por un ser que vive, sufre y siente el daño que le causamos, ello podría ser el primer paso para alcanzar la armonía, la coexistencia y la sincronicidad con la tierra y todos los seres vivos. Por ello, sustentabilidad es más que un concepto, es la preservación de los recursos naturales y de la viabilidad de un desarrollo sin agresión al medio ambiente, expresa Martínez Guerrero. Requerimos pues de un desarrollo sustentable con una sociedad sustentable, es decir, una sociedad sustentable con calidad de vida, que nos permita decidir en forma autónoma el destino de la sociedad, un destino en armonía y espiritualidad.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Lo líquido e inmediato

Lo glocal

Ecoformación y ecopedagogía (2 parte)

Ecoformación y ecopadagogía

Mujeres que construyen

Trabajo sexual de hombres

Educación superior con paz

Supervivencia y ética

Masculinidades en zonas de riesgo

Las tres ecologías, parte 2/2

Las tres ecologías parte 1/2

Trata de personas

Qué es ser humano

Tortugas marinas

Pensar en los derechos humanos

Mujeres de acero

Resiliencia, frente a un camino de violencia

La alfabetización ecológica (3/3 partes)

La alfabetización ecológica (2/3 partes)

Debatamos Michoacán, Alfabetización ecológica

Cohesión social y violencia

Sin discriminación

Los valores compartidos

Violencia intrafamiliar

Encuentro de neuronas y el buen vivir

Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Los cabildos no discriminan

Adultos mayores

Paz

Debatamos Michoacán: Ferias y desfiles.

El ciclista

Ser joven

Pacto mundial para una migracion segura, regular y ordenada

Debatamos Michoacán: Nuevo discurso

Desarrollo y Agenda 2030

1968-2018, 50 años

Mujeres contra la opresión

Amnistía Internacional

Prevención en redes sociales

Evalúan los derechos humanos

Cultura y arte contra la violencia

Neuronas para el desarrollo socio cultural

Lázaro Cárdenas convive

Construyendo la convivencia en Tungareo

Convivencia escolar

Tolerancia 2018

Posmodernidad y reproducción

VIH, sociedad civil y lo legislativo

Discapacidad en Cuitzeo y Santa Ana Maya

Ley de Seguridad Interior

Duele la violencia contra la mujer

Derechos políticos de la diversidad sexual

Baños todo género

Talla baja

Baston blanco

Las tecnologías de la información y la comunicación

Afrodescendientes mexicanos

Violencia obstétrica

Agenda LGBTTTI

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos