Juan Pérez Medina
La gestoría democrática, una tarea permanente del magisterio
Martes 19 de Marzo de 2019
A- A A+

Como lo comenté en una entrega anterior, sigo hoy con el análisis de las 6 tareas de PPS de la Sección XVIII democrática. En esta ocasión corresponde a la Gestoría Democrática y respecto a ella diré lo siguiente:

Realizar una gestoría democrática.

En la Sección XVIII se realiza una gestoría “charra”. Las evidencias acerca de que se hace una mala gestión de los asuntos laborales de los trabajadores saltan a la vista con las permanentes acusaciones entre integrantes de grupos de interés creados en torno a lo que la dirección sindical representa. El último congreso seccional nos demostró que lo que se dice en todas partes acerca de la realización de una mala gestoría laboral es una verdad de a libra. Los acuerdos con las autoridades por encima de los principios del Movimiento e, incluso los favores y la venta de plazas, ascensos y cambios son realidades inocultables que todos reconocen.

La gestoría democrática se garantiza cuando es la base quien la lleva a cabo, bajo la coordinación y conducción responsable de los secretarios y comisionados
La gestoría democrática se garantiza cuando es la base quien la lleva a cabo, bajo la coordinación y conducción responsable de los secretarios y comisionados
(Foto: Especial)

¿Por qué ocurre esto? Son varias las causas que generan una gestoría “charra”. Lo primero es la acción permanente de la autoridad para convencer a los representantes sindicales responsables de llegar a acuerdos a espaldas de la base y por fuera de nuestros principios éticos. Segundo, porque los responsables de llevar a cabo la gestoría carecen de una sólida formación política y son propensos a actuar en contra de los intereses generales de la base. Tercero, porque la base no participa de la gestoría y, por tanto, ésta no se colectiviza, fortaleciendo las expectativas de buenos resultados. Sin la base se concede, con la base se avanza sin concesiones. Cuando los gestores se encierran a arreglar nuestros asuntos con la autoridad, sin la presencia de los trabajadores, la gestoría se individualiza. El gestor logra acuerdos que a él le convienen y a la autoridad misma. Los beneficiarios de este tipo de gestoría se convierten en elementos de apoyo para el gestor ante cualquier cuestionamiento. De esta forma se integran grupos de interés que, al margen de los principios de la gestoría democrática, realizan acciones que son de inmediato atravesadas por la corrupción y la traición a las bases que dice representar. Así, es más que evidente que la gestoría no avanza y los problemas en lo general no se resuelven.

La gestoría, como lo establece el PPS, es una de las actividades prioritarias que requiere de la más alta seriedad, una escrupulosa transparencia y una participación activa de los implicados. Es una tarea de toda la base y las instancias de la Sección XVIII. Se debe realizar fundamentalmente bajo el principio de la gestoría masiva. Antes de exigir la presencia de las autoridades responsables, es necesario que esta acción se organice y se planifique junto con la base, para que ésta no sólo esté presente sino que se entere a lo que va y mantenga una actitud combativa en todo momento. Es la base la que realiza la gestoría y el CES el que la Coordina.

Una buena gestión inicia en el centro de trabajo y continúa por las diversas instancias. Cuando ésta se traiciona desde su comienzo o en alguna parte del proceso, el CES debe corregir el hecho para no validar una injusticia, sin importar que se contraponga su actuación con la de los representantes sindicales que han actuado contra el derecho legítimo de un trabajador. Una gestión verdaderamente democrática descansa en nuestros principios; es decir, que observa en todo momento el derecho laboral de nuestros compañeros y trabaja para hacerlo valer. No es aquella en donde los representantes sindicales reajustan y reacomodan las cosas para favorecer a alguien en particular. El derecho laboral debe observarse a cada momento a fin de no cometer atropellos que con el paso del tiempo se conviertan en causales de división interna en centros de trabajo y delegaciones y, posteriormente, hasta en el Comité Seccional.
La gestoría democrática es un asunto de los trabajadores miembros de la organización sindical. A ellos está dedicada. Se trata de evitar que el patrón no imponga condiciones de trabajo al margen de lo establecido y de que cuando se generen procesos de ascensos, cambios, promociones, etc., se otorguen bajo el más justo y riguroso proceso.

La gestoría democrática no es para los que no pertenecen a la Organización Sindical. es decir, no aplica para aquellos que están contratados, pues no están sujetos a una relación laboral que los haga parte de la Sección XVIII. En años anteriores, bajo la conducción de Sergio Espinal y Artemio Ortiz, sobre todo, se utilizó a personas que buscaban empleo para presionar a las autoridades. Muchas veces, eran estas personas las que hacían mayoría en esas acciones y las que estaban en cada acción que se convocaba bajo la promesa de que se les conseguiría su contratación. Así nacieron los eventuales, los contratos por servicios profesionales, etc. El 13 de junio de 2013, una enorme pipa se queda sin frenos y arrolla a los maestros que tenían tomada la caseta de San ángel Zurumucapio, en el municipio de Ziracuaretiro. En esa acción mueren 7 compañeros y casi otros 20 resultaron heridos. Entre los hospitalizados de gravedad iba una mujer joven, hija de un maestro, quien la presionaba a participar en las acciones de la Sección XVIII, con la finalidad de que le otorgaran una plaza. Este tipo de acciones no forman parte de la gestoría democrática y le son, incluso, ajenas. Son contrarios a la gestoría democrática los acuerdos para que un trabajador cualquiera intente heredar a sus familiares o, aún peor, entregue la plaza a otra persona por dinero, cuando ésta no pertenece al trabajador. Una vez que un trabajador renuncia o se pensiona, la plaza que ostentaba pasa a la SEP para volver a ser propuesta.
La plaza es del trabajador mientras está en activo ejerciéndola, pero una vez que se acaba la relación laboral, la plaza pasa a convertirse en vacante que debe ser propuesta a otra persona y contratada por la autoridad si reúne los requisitos para el puesto. Heredar o vender plazas, así como auspiciarlo o permitirlo no es hacer gestoría democrática, como tampoco lo es el que se reciba algo por el gestor a cambio de una irregularidad o de una injusticia. Ya sea a la hora de hacer un cambio, o a la hora de recibir un préstamo. Los que participan de estas prácticas son corruptos. No sólo el dirigente sindical que la concreta, sino también aquellos maestros de base que participan.

La gestoría democrática se garantiza cuando es la base quien la lleva a cabo, bajo la coordinación y conducción responsable de los secretarios y comisionados de las Secretarías de Trabajos y Conflictos y orientados rigurosamente por los principios y criterios que la rigen. Por lo tanto, su fortalecimiento sólo será posible sí se democratiza. Esto implica que debe volver a masificarse de manera organizada. Quienes hoy actúan de manera diferente, no dan cuantas de lo que hacen, se conducen al margen de los principios de la gestoría democrática deben ser enjuiciados y suspendidos en sus derechos sindicales. La revocación debe ser una herramienta permanente de los trabajadores.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La práctica docente y el docente comprometido

La práctica docente, el docente comprometido y la nueva escuela mexicana (parte l).

Dios los hace

Militantes e interesados en el camino de renovación de la dirigencia de Morena estatal

La llegada de Leonel al CEN de Morena, sus circunstancias y sus consecuencias

Morena en su encrucijada

¿Quiénes dividen y nos alejan del partido que queremos?

La luna no es de queso

La luna es de queso

Otra vez ganó Morena, pero gracias al presidente

¡Cuidado con las rémoras!

Las retenciones de salario y las arbitrariedades de la autoridad

La unificación de los trabajadores de la educación

Luchar por las reivindicaciones de las bases

La gestoría democrática, una tarea permanente del magisterio

100 días sin el PRIAN

El proyecto político sindical, un balance necesario

El fiscal carnal

La jornada de lucha

¡ Manos fuera de Venezuela !

El conflicto magisterial y sus circunstancias

Los gobiernos huachicoleros del PRIAN

La validez del Zapatismo hoy

Un cúmulo de emociones por lo nuevo que llega

La CNTE y la disputa por la dirección nacional del SNTE

El Movimiento magisterial michoacano y las condiciones que lo hicieron posible

Organización, lucha y unidad popular ahora y desde abajo

Y para transformar la ciudad (Segunda parte)

¡No debe haber gobierno rico en un país de pobres!

Reflexiones sobre los días últimos por venir

El inútil voto útil

Los trabajadores ante la conmemoración del 1 de mayo

A construir el triunfo con alegría

La elección del 1º de julio y el cambio posible

Morena: falta de compromiso

Los saldos en la Sección XVIII

Que sea tu cruel adiós mi Navidad

La Ley de Seguridad Interior

De los Panama Papers a los Paradise Papers

El “bloque” electorero

¡Por un congreso de los trabajadores independientes en Michoacán!

El conflicto en el IIFEEM

¿Otro Mezcalito?

Organización popular, plataforma y acción política para enfrentar la actual coyuntura política

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Llámenme Mike

Hill Arturo del Río, Gaudencio y sus sindicatos venales de protección

Morena en su laberinto

Los trabajadores ante los contratos de protección: una muestra

¿Por qué la urgente defensa de la FECSM?

¿Y después del día de mañana?

La imposición que viene en 2018 y las vías para evitarla

Por la construcción de un nuevo sujeto político de cambio de los trabajadores

Por la construcción de la unidad política de los trabajadores

El cambio que se necesita

La inviabilidad del capital

El Nuevo Modelo Educativo

El nuevo modelo educativo

El nuevo modelo educativo

A deslegitimar el consenso neoliberal en México

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Contra los embates del gobierno neoliberal, la urgente organización popular

La manifestación de la contra

Por un nuevo constituyente y una nueva Constitución

A fortalecer la lucha ciudadana y popular en contra del gasolinazo

La insurgencia contra el hartazgo es la lucha por la vida misma

¿Por qué los adultos no respetan los derechos de los niños?

De aviadores y otras criaturas partidistas

Fidel visto por otros

La urgente y necesaria unidad sindical

¿Hasta dónde somos capaces de aguantar?

La encrucijada

Los males del neoliberalismo en la UMSNH

El derecho a exigir justicia y vida digna

En 2017, como siempre los sacrificados serán los trabajadores

Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa

Lo que sigue

¿De qué independencia estamos hablando?

¡Barbarie capitalista de este siglo!

Las nuevas dimensiones de la lucha

La imposibilidad y complejidad de la construcción de una propuesta consensuada

Lo inviable del modelo neoliberal

Sin novedad en el frente

Los mártires de Nochixtlán

¡El sargento Nuño debe renunciar!, ¡Peña Nieto asesino!

Ante la indolencia del gobierno, la organización y la movilización

Y sin embargo se mueven

¿Cómo prepararse para estallar el paro de labores el 15 de mayo próximo?

La soberbia y el despilfarro que le pagamos al señor gobernador

Los trabajadores ante la conmemoración del 1º de mayo

Paro nacional y represión gubernamental: gobierno vs CNTE.

El Consejo de Participación Empresarial en la educación de Silvano

¡Zapata vive! ¡La lucha sigue!

Una historia de amor y traición: La Expropiación Petrolera

Los grupos y el protagonismo de la base en la Sección XVIII del SNTE-CNTE

La huelga del SPUM

El Séptimo Congreso Seccional de Bases

Lo que sigue para el magisterio

Un necesario balance a las seis tareas del proyecto político sindical de la Sección XVIII

El Estado laico, el gobierno de Michoacán y la visita papal

La construcción del sujeto histórico en la Sección XVIII del SNTE

Reflexiones iniciales hacia el nuevo congreso sindical de magisterio democrático

Augurios

El discreto encanto de la burguesía local

Las circunstancias actuales y la renovación en la Sección XVIII del SNTE

El fracaso del gobierno en la evaluación del domingo negro

El Congreso Estatal de Morena

El gobierno de izquierda en Michoacán

El flamante gobierno michoacano del “orden y progreso”

Una nueva etapa en la resistencia de los maestros contra la Reforma Educativa

Morena se renueva

Las enseñanzas de las manifestaciones del 26 de septiembre

A 50 años del asalto al Cuartel Madera

15 de septiembre, ¿qué festejamos?

El derecho social y humano a la educación y la toma de la UMSNH

30 de agosto: Día del Detenido-Desaparecido

El camino de concreción de la evaluación docente emanada de la Ley General del SPD

La verdadera oposición que necesitamos

A 120 años de la muerte de Federico Engels, el padre del proletariado mundial

¡No podrán!

Un gobierno que no pasa la evaluación de su desempeño es el gobierno del ignorante Peña Nieto

El magisterio michoacano no dejará pasar la evaluación para la permanencia

La Reforma Educativa, la acción opositora de la CNTE y los imponderables

Todo sigue igual

Silvano, el verdadero candidato del PRI

Incongruencias

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Para qué aprender en la escuela: concientización o productivismo

En la elección que viene: Morena vs los partidos firmantes del “Pacto contra México”

El Programa de Escuelas de Tiempo Completo: Una reivindicación del magisterio estatal

Escuela Licenciado Juan Ortiz Murillo: El coctel

Las elecciones de 2015 en la entidad

¡Vamos por el cambio, vamos con Morena!

Las razones de mi registro a Morena y los argumentos del CEN para negarlo

En el 2015 los ciudadanos con Morena vamos a construir el cambio verdadero

El que termina, un mal año para los trabajadores de la SEE

Las elecciones del 2015 en Michoacán y las expectativas del campo popular

El Segundo Informe

El país que somos (parte 1)

El derecho social a decidir y las perversiones de la Suprema Corte de (in) Justicia de la Nación

Juan Pérez Medina

El narcoestado y la descomposición social y humana en México

¿Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa?

¿Elecciones en Michoacán?

En honor a los caídos en Ciudad Madera, Chihuahua, el 23 de septiembre de 1965

¿De qué tipo de fervor patrio estamos hablando?

El año de la evaluación, el año que estamos en peligro

El Estado en quiebra

¡El regreso a clases!