Gilberto Vivanco González
VIVILLADAS
Gasolineras ¿Y los litros de a litro?
Viernes 8 de Marzo de 2019
A- A A+

Es un hecho que en Pemex tienen varios retos: Seguir luchando en contra del huachicoleo de pequeña y gran escala, fortalecer sus programas de abastecimiento seguro, plantear y concretar megaproyectos que en verdad hagan de petróleo mexicanos la empresa nacional e internacional que sus reservas, soporte técnico y calidad le obligan y desde luego que las gasolineras en todo el país empiecen a practicar lo que siempre hemos deseado, hemos soñado, que despachen litros verdaderamente de a litro.

Este último reto , o anhelo generalizado, quizá sea de las tareas más complejas del gobierno federal que como directriz imperante ha tomado la lucha anti corrupción como su gran bandera pero mientras no se obligue, por la vía que gusten, a los dueños de las gasolineras, llámense como se llamen y pertenezcan a las compañías que se les ocurra ( al fin y al cabo una mayoría de éstas se encuentran registradas con prestanombres), López Obrador y su gabinete de energía no podrán presumir de eficiencia y eficacia en la paraestatal mexicana, quien es la responsable de regular todos los dispensarios del combustible mencionado.

Ya es una exageración con el asalto, que pareciera autorizado, en cada bomba; han caído en el descaro y la desfachatez, lo peor de todo es que no podemos dar nombres precisos, aunque los tengamos, porque encontrar una gasolinera que no engañe a los clientes es como encontrar una aguja en un pajar, o de plano como sacarse la lotería.

Que las gasolineras en todo el país empiecen a practicar lo que siempre hemos deseado, que despachen litros verdaderamente de a litro.
Que las gasolineras en todo el país empiecen a practicar lo que siempre hemos deseado, que despachen litros verdaderamente de a litro.
(Foto: Especial)

México es una país donde la corrupción y la impunidad se ha generalizado, de ahí que todos hacen lo que se les viene en gana, no hay respeto para las leyes y en consecuencia hay burla para la sociedad que de por sí en el gobierno de Peña Nieto sufrió un golpe feroz a su bolsillo con el mentado gasolinazo, sin dejar de contar descomunales aumentos en otra serie de bienes y servicios, que sumados se convirtieron y han convertido en todo un vía crucis para la población.
Hemos comprobado el robo en estaciones de servicio porque “milagrosamente” si alguien llena un tanque que tiene capacidad para 60 litros y aún tiene 40, por decir algo, las bombas son capaces de arrojar otros 40 litros, sumando 80. Todos podemos pensar ¿dónde le cabe tanto teniendo una capacidad menor sustentada por la misma empresa armadora? Si Jesús dirigió la multiplicación de los panes ¿los empresarios de las gasolineras tienen el don de multiplicar la capacidad de los tanques? Esta práctica no debe continuar.

El no despachar correctamente los litros o la cantidad de dinero que se paga en dichos establecimientos es una práctica añeja, tan añeja que ya se hizo costumbre tanto para el comparador como para el vendedor, tanto que algunos que, quizá, obran de buena fe, anuncian en su publicidad estática o electrónica “aquí si despachamos litros de a litro” ¿ qué no sería eso lo más normal y justo? Ya nos imaginamos que esto pasara en países con otro tipo de cultura, en un dos por tres la empresa sería multada drásticamente o de plano le quitarían la concesión, pero aquí en México el robo y el engaño pareciera que están reglamentados, porque si mandan inspectores todo está en orden, todo de acuerdo a la ley.

Las gasolineras, por otro lado, se han convertido en magníficas aliadas de la empresa Coca Cola, que por medio de los OXXO tienen cooptado el mercado nacional tanto en ciudades como en vías de comunicación, públicas, privadas o concesionadas (que para el caso es lo mismo) y a pesar de estar prestando un servicio , abusando de él, son muy pocas las que ofrecen instalaciones dignas de sanitarios y las que se encuentran en buenas condiciones tienen contralada la entrada que está condicionada a una moneda de 5 pesos, luego entonces ¿Qué ventajas tiene el turista, el consumidor, el paseante, el pueblo en general? Siempre le toca bailar con la más fea. Sabemos que como parte de la responsabilidad de las gasolineras es tener sanitarios en buenas condiciones para el servicio público, también sabemos que incluso existe una partida económica o consideración para tal efecto, pero los dueños de los establecimientos hacen lo que se les antoja porque no hay nada ni nadie que lo impida. ¡Ya estuvo bueno!

Es urgente que la procuraduría del consumidor, la secretaría de comercio, la secretaría de energía, y hasta la guardia nacional si quieren, pongan atención a los atracos que sufre la población por parte de los empresarios de tales empresas despachadoras del diesel y las gasolinas; tal parece que el combate al huachicol les ha pegado duro porque si antes abusaban hoy están exagerando. De modo que no hagan que pensemos mal, mucho se dijo que varias o bastantes estaciones de combustible compraban gasolina robada, que reportaban a la quincena, por ejemplo, diez pipas compradas a Pemex pero casualmente vendían en total unas quince ¿pues de dónde salían las otras cinco? ¿Otro milagrito de la multiplicación?

La próxima temporada vacacional de Semana Santa, sería una magnífica oportunidad para que existan avances contra el cúmulo de anomalías que Vivilladas, al igual que otros medios, han denunciado. De modo que esperamos que en las autoridades correspondientes haya comprensión y apoyo para un pueblo que día a día es asaltado y defraudado, y no con arma blanca o con pistola, sino con una simple manguera en cada gasolinera.

Jaume Perich (1941-1995) Humorista español, suspicazmente exclamó: “En muchas empresas el silencio no es oro, el silencio es un sobre” y Charles Bukowski, escritor alemán, también expuso: “Supongo que el único momento en que la mayoría de la gente piensa en la injusticia es cuando le sucede a ellos”. En el caso de los dueños de las gasolineras ¿Quién es capaz de lanzar la primera piedra?

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Alistemos las monedas

Vandalismo en la UNAM

Cristóbal Arias, ¡va con todo!

Liberación femenina

Morón: informe y respaldarazo

Cáncer y alimentación

Ni perdón, ni olvido

Imposición legislativa en Baja California

Temblores en la Ciudad de Mexico

Colonias populares, privatizadas

Examen de admisión en escuelas normales… en riesgo

Deportistas y los riesgos de la fama

Y Moron?... ¿dónde está?

Lluvias… ¡preocupación permanente!

La mañanera de televisa

AMLO: defender lo defendible

Aniversario de Morelia... su fundación

ENUF, un año más trascendiendo

Michoacán… por industria

Entre perdones

Mexicanos ¿Felices?

Sociedad y medio ambiente

Gasolineras ¿Y los litros de a litro?

Persecución de la SEE

La Bandera Nacional

Los abuelos y las estancias infantiles

Monarcas Morelia ¿acosado?

Líderes sindicales... a la rendición de cuentas

El magisterio en el limbo

Incertidumbre energética

Día de los Inocentes

Navidad, regalo de amor

Giro en educación

Educación básica en Michoacán ¿en el limbo?

Nuevo gobierno… nuevas esperanzas

Guardia Nacional

Comisiones bancarias en la mira

Morelia, improductiva

Morelia, bajo el agua

Carmen Aristegui, el regreso

Normalismo, en el olvido

López Obrador: clroscuros

Los abuelitos

Morelia, de mal en peor

Elba Esther… ¿libertad pactada?

Morelia, reto complicado para Morón

PRI Y PRD… ¿Sobrevivirán?

Morelia, ¡bajo el agua!

¡Cerca de la definición!

El verdadero peligro para México

¡¡Alto a la violencia electoral!!

AMLO... la batalla continúa

Estacionamientos públicos, sin responsabilidades

Todos somos Luis

La depresión…mal silencioso

La vocación magisterial

Las elecciones y la pobreza

XXIX Coloquio de Educación en la ENUF

Sufragio efectivo, ¡sí reelección!

Elba Esther Gordillo, ¿un peligro para México?

Candidatos y elecciones

Asesinato de tiburones

¡La cuesta de enero!

Trabajadores de la educación, pagos pendientes

Año Nuevo y propósitos

Ley de Seguridad Interna, militarización abierta

Meade… ¡el ungido!

Encuestas, ¿el arte de engañar?

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate