Alma Gloria Chávez
Cristos negros en América
Jueves 7 de Marzo de 2019
A- A A+

La religión católica de raíz cristiana, traída a estas tierras desde el otro lado del océano, fue que tuvo, en la representación de Cristo crucificado, el símbolo de una filosofía basada en el amor, el desprendimiento, la comprensión y el respeto hacia lo diferente. Sin lugar a dudas, a ese personaje que encarna en la tierra al hijo de Dios es al que debemos, literalmente, la subyugación de los pueblos originarios del Continente, que vieron en el cuerpo maltratado de un hombre crucificado, la tragedia de quienes a sangre y fuego sufrieron despojo, humillación y muerte, sólo recompensadas con la fe del que cree en una mejor vida luego de ésta.

En estos días que anteceden a la cuaresma, miles de pobladores de la región lacustre acuden en peregrinación (muchos caminando) al Santuario de Carácuaro, un paraje de la tierra caliente michoacana, en donde se venera la imagen del Señor Crucificado, bella escultura de pasta de caña de maíz del siglo XVI, hecho en la ciudad de Pátzcuaro y llevado a aquellos remotos lugares por el fraile agustino Juan Bautista Moya. Algo que resalta en esta escultura de tamaño natural, es la tonalidad oscura de su piel, hecho que se atribuye precisamente a los principios evangelizadores de las órdenes religiosas llegadas de la Europa Medieval.

Los cristos negros en América, documentan estudiosos del tema, vienen a ser la representación de un solo dios, que ha creado, a hombres y mujeres, “a su imagen y semejanza”… esto es, a tono de los pueblos conquistados. La cultura romana, por ejemplo, se ha encargado de reproducir la imagen de un nazareno de piel blanca, más parecido a la gente de esa región del mediterráneo, que a los pueblos del medio oriente, de dónde provenía Jesús y su ascendencia. Sinceramente, para una servidora, que fui educada en una familia y en un medio católico, siempre me resultaron enigmáticas las representaciones que se le han dado no sólo a Jesús, sino a vírgenes y santos.

Señor de Carácuaro
Señor de Carácuaro
(Foto: Especial)

Se sabe que los cristos negros en Europa contribuyeron a la expansión del catolicismo en territorio donde la gente de color oscuro resulta predominante: norte de África, islas circundantes, pueblos colonizados del medio oriente y la misma España y sus diversas regiones, permeadas por la presencia de más de ocho siglos de dominio árabe.

Posiblemente la representación negra de Cristo tenga su origen en la influencia bizantina, ya que varias imágenes del crucificado de aquella época (de Bizancio) se recubrían con oro y ese metal va tornándose oscuro al paso del tiempo. Pero lo más certero es que fueron concebidos y manufacturados, con todo propósito, de ese tono.

Algunos cristos negros conocidos en México, del siglo XVI, recién instaurada la evangelización en estas tierras y habiéndose consumado la destrucción de Códices e imágenes de dioses precolombinos, son: el Cristo Negro de Veracruz, que se cuenta, apareció flotando en las aguas frente a la costa, rescatándolo un grupo de pescadores, en fecha 29 de julio de 1580. La tradición cuenta que los pobladores del lugar decidieron llevarlo tierra adentro para entregarlo a los religiosos, pero que el Cristo se hizo tan pesado que fue imposible trasladarlo, por lo que se optó por levantar un altar frente al lugar donde se encontró y que hoy es la iglesia del Cristo del Buen Viaje. La escultura mide dos metros, sus rasgos son bellos y expresivos y su piel se ha ido oscureciendo más al paso del tiempo.

En la ciudad de Toluca, capital del Estado de México, se encuentra otro Cristo negro en la iglesia de la Santa Veracruz. Dicen que este Cristo no nació negro, pero debido a que los fieles le untaban vino y mirra para curar sus heridas, perdió el color original. Además, le acompaña una bella leyenda: se cuenta que llegó a la población trasladado por dos jóvenes muy bellos que lo ofrecieron a un comerciante por 30 monedas y que al momento de entregarlas, los dos vendedores desaparecieron allí mismo. Desde su llegada, el Cristo obró muchos milagros, pero también se cuenta de que al paso de los años su cuerpo se ha venido inclinando, como queriéndose separar de la cruz. Le llaman el Señor de las Limpias y se cree que cuando quede completamente inclinado, ese día será el fin del mundo.

Otro Cristo Negro afamado es el que se venera en Otatitlán, Veracruz. En ese lugar “entre otates”, según la voz náhuatl, situado en la margen derecha del río Papaloapan, se cuenta que arribó, a finales del siglo XVI y sobre una balsa de jonote, la portentosa escultura del Cristo Negro tallada en cedro del Líbano, inspiración del escultor Juan Dornier. La historia de este Cristo se remonta a la Europa gobernada por el más poderoso y polémico de los reyes: Felipe II, quien fue identificado como perseguidor, a través de la Santa Inquisición, de los reformados que tuvieron su origen en Inglaterra. Este monarca se enfrentó al “Papa Hostil” Paulo IV y fue protector de católicos. Rodeado de estas historias, Felipe II fue quien ordenó se tallaran tres esculturas de Cristo crucificado en color negro para ser llevados (traídos) a las Colonias de la Nueva España y utilizarlas en la evangelización.

De las tres esculturas en madera de los Cristos Negros, la de Otatitlán seguramente es la más portentosa por su belleza y dimensiones. Los otros Cristos fueron destinados, uno al Santuario de Chalma, pero que actualmente se encuentra en la Catedral Metropolitana en la ciudad de México y que se venera como el Señor del Veneno, y el otro se ubica en el pueblo de Esquipulas, en Guatemala, cercano a la frontera con Honduras y donde se le conoce como el Señor de Esquipulas. El Rey pagó por las tres esculturas 6,900 marcos (moneda usada en Europa en la Edad Media) y arribaron a la Villa de la Veracruz el 20 de abril de 1596 para ser trasladados a sus destinos.

Volviendo a la región lacustre de Michoacán, los miles de peregrinos que acuden anualmente a las fiestas del Señor de Carácuaro, dan cuenta de historias, anécdotas y leyendas que a través de los siglos se han ido tejiendo en torno a la milagrosa y venerada imagen del Cristo Negro hecho por manos indígenas, con pasta de caña de maíz en la ciudad de Pátzcuaro, en el siglo XVI.

En la reseña escrita por el canónigo Luis Enrique Orozco, miembro de la Comisión Diocesana de Historia de Guadalajara, en el año 1970, menciona: “Más de donde haya habido el P. Fr. Juan Bautista Moya esta devota imagen de Jesús crucificado, es muy probable y casi seguro que del taller escultórico de Pátzcuaro y por lo tanto se trate de otro crucifijo elaborado con pasta de corazón de las cañejas de maíz”. Y en un párrafo final, documenta: “Este santo Cristo de Carácuaro tiene la particularidad de haber sido venerado por el héroe de la Independencia nacional, don José María Morelos y Pavón, pues consta que era Párroco de Carácuaro cuando se inició el movimiento nacional y por lo mismo muchas veces oró ante él y lo ungió con sus besos de Piedad”.

Las imágenes de Cristos Negros en América han sido denominados Cristos de la luz Oscura y hoy resplandecen al ser confirmación del origen de la humanidad: el África Negra.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

66 años del voto femenino en México

Recordada doña Caro

Maiz, grano sagrado

Emergencia Climática

Daños colaterales

Día de la Mujer Indígena

Adultos mayores

Radiaciones ionizantes sin control

Recordando al Gran Cronopio

Sembrador de ideales

Fiestas en la región purépecha

Madurez emocional

Gobernar en la inclusión

Árbol, bosque, vida

La fiesta de los oficios

El trabajo infantil

Medio ambiente: medidas emergentes

En el Día de Acción por la Salud de la Mujer

Para recordar a don Enrique Soto

Diversidad Cultural

Maternidad: fecha para reflexionar

En deuda con muestra niñez

El planeta que compartimos

Día panamericano del indio

Recordando al general Zapata

En torno a un manantial

Empleadas del hogar

Ofrendando a Itsï (Agua).

La visión educativa de Vasco de Quiroga.

Cristos negros en América

Carnaval y tauromaquia

Responsabilidad de todos

Dos conmemoraciones purépecha

La Biblioteca del Libro Ilustrado

Crónica y cronistas

Pueblos indígenas y medio ambiente

A todas luces conocido

Cuando del dolor se habla

Nueva cuenta en el tercer planeta del Sol

En aumento la Alerta de Género

LXX Aniversario de la Declaración de Derechos Humanos

Fiesta religiosa en Pátzcuaro

Mahatma Gandhi y la no violencia

Por una vida sin violencia

16 de noviembre. Día de la tolerancia

Días de ánimas, días de ofrenda

Ética para médicos

Un hombre de principios

La invención de América

Laudato sí, mi signore.

Pátzcuaro y su legado patrimonial

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer