Julio Santoyo Guerrero
Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)
Lunes 4 de Marzo de 2019
A- A A+

En tiempos de inseguridad no todos son iguales. Hay quienes tienen mayores oportunidades de acceder a la seguridad que obligadamente deben ofrecer las instituciones responsables de ello. Esto lo define en gran medida la condición económica y la influencia social. Los medios para acceder a la seguridad tienen que ver también con la infraestructura de comunicaciones que poseen los ciudadanos, y está relacionada con la ética y calidad de respuesta con la que operan las corporaciones.

Si la problemática de seguridad de una ciudad o una localidad pequeña no ha sido expuesta públicamente para ser visibilizada, es seguro que los pobladores seguirán siendo victimizados de manera ilimitada. Estarán fuera del espectro de ocupación. Si junto con ello existe precariedad en los medios de comunicación disponibles y una operación policíaca omisa, el cuadro final es la tragedia permanente. Y esa es la realidad en una gran cantidad de poblaciones pequeñas a lo largo y ancho del territorio michoacano.

Si la problemática de seguridad de una cuidad o localidad pequeña no ha sido expuesta públicamente para ser visibilizada, es seguro que los pobladores seguirían siendo victimizados.
Si la problemática de seguridad de una cuidad o localidad pequeña no ha sido expuesta públicamente para ser visibilizada, es seguro que los pobladores seguirían siendo victimizados.
(Foto: Especial)

Desde hace más de un año las comunidades rurales del norte de Madero, del sur de Morelia y el sur este de Acuitzio han sufrido el acoso de la delincuencia en silencio. El robo, la extorsión, el secuestro y la amenaza para lograr la sumisión de los pueblos, ha estado presente sin que hasta ahora, no obstante las denuncias, haya sido detenida una sola célula delictiva o alguno de sus integrantes. Si el hecho no se denuncia en los medios, este no existe pareciera la regla. No obstante la solicitud expresa a la autoridad municipal en Madero, que forma parte del Mando Único, estos no han realizado los patrullajes necesarios y establecido un sistema preventivo, como lo manda el protocolo. El peor y crítico momento ocurrió el sábado 23 de marzo cuando las comunidades de San Pedro, Nieves y Ziparapio el Alto detectaron un secuestro en curso y solicitaron con urgencia la presencia policíaca. La Policía tomó nota pero dejó a su suerte a la población, consumándose el secuestro y generándose un ambiente de zozobra e impotencia entre la población.

El evento, como otros que han ocurrido en meses pasados, sólo ha quedado en la memoria indignada de los ciudadanos. Para las instituciones responsables de garantizar la seguridad de las personas y sus bienes los hechos han sido soslayados y no se han constituido en punto de referencia para generar las investigaciones obligadas y las medidas policíacas pertinentes. Es lamentable que para algunas autoridades en los hechos existan ciudadanos de segunda, que no merecen ser vistos ni atenidos, ciudadanos que habitan en comunidades aisladas o empobrecidas, para quienes sólo vale el consejo de habitar ahí bajo su propio riesgo y "rascarse con sus propias uñas". Esto debe merecer una revisión puntual pues representa una puerta abierta a la operación y consolidación de grupos delincuenciales que tratan de tomar como rehenes a los pobladores de las comunidades menos comunicadas, empobrecidas y olvidadas por sus gobiernos, con la finalidad de integrarlas a su sistema logístico de protección.

En esta región la imposición de la ilegalidad con el avance ecocida del cambio de uso de suelo, la tala ilegal, el acaparamiento del agua y el crecimiento de la actuación criminal, empuja hacia la conflictividad y la descomposición social y sin embargo, hasta la fecha, no existen políticas públicas de los gobiernos municipales y del Estado para atender focalizadamente este riesgoso coctel de agravios que degradan los vínculos sociales y se potencian los riesgos con la actuación abrasiva de los grupos criminales.

Pareciera tierra de nadie. Un caso absurdo ilustra esta condición. Desde el 20 enero de este año un prepotente y lunático aguacatero, por sus agallas, sin orden de juez, ni razón común alguna, cerró el camino que comunica a las localidades aludidas con Villa Madero, solo para proteger sus aguacates del tránsito vehicular. Por desconocimiento, miedo u omisión, la sindicatura ha capitulado de sus obligaciones para liberar el camino, concediendo en los hechos al proceder ilegal, arbitrario y rupestre de este personaje. Sujeto que ya había sido amonestado cuando hace dos años también cerró dicho camino, pero la autoridad municipal en turno procedió a liberarlo de inmediato, conforme a sus facultades legales.

La inseguridad y la impunidad que viene campeando en esta zona limítrofe de los tres municipios referidos, reclama de los tres órdenes de gobierno su participación decidida para recuperar la paz pérdida y la aplicación puntual de la ley. Los gobiernos debieran recordar que en las campañas del 18 a estos ciudadanos les ofrecieron seguridad, mejores servicios y la certeza de que su camino no volvería a ser cerrado.

Los pobladores de estas localidades no se han quedado de brazos cruzados. Durante más de dos años han conformado una organización de pueblos para hacer valer la ley y reclamar que las instituciones gubernamentales cumplan con sus deberes. Con los recientes hechos, robos, secuestro y cierre arbitrario e ilegal de su camino, han confirmado la determinación de no bajar la guardia y no permitir que la delincuencia destruya el presente y futuro de sus familias. El éxodo de sus pobladores como tendencia posible, es una preocupación latente. Por ello es que urge que los gobiernos cumplan con sus deberes.

Los gobiernos deberían recordar aquella claridosa frase del empresario Alejandro Martí, "si no pueden, renuncien". ¿Para qué quieren gobernar si no van a gobernar?

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

La arrogancia de la libertad

Uruapan y los límites de la imaginación

El presidente y la expansión ilegal del aguacate

Los extravíos tienen permiso

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita