Samuel Ponce Morales
La Conspiración
STJE, el misterioso magistrado presidente
Viernes 1 de Marzo de 2019
A- A A+

El nuevo titular del Supremo Tribunal de Justicia del Estado (STJE), Héctor Octavio Morales Juárez -el relevo de Marco Antonio Flore Negrete-, resulta todo un misterio hacia el exterior del propio Poder Judicial michoacano.

Del abogado nicolaita, quien ha hecho su carrera pública en forma gradual en el STJE, se sabe escasamente de él, aunque al interior de la judicatura es reconocido como uno de los mejores magistrados en materia civil.

Cuenta con experiencia, conoce bien el derecho, pero es reservado, tranquilo, nada huraño, no se le da socializar en reuniones y menos en fiestas, así que todo indica que le costará situarse en la élite de la política del territorio michoacano.

Víctor Silva Tejeda
Víctor Silva Tejeda
(Foto: ACG)

Michoacán, la ausencia de la sociedad civil



En territorio michoacano, siguen siendo los partidos políticos que dirigen la vida política, sin que hasta el momento haya una rebelión civil.

La complejidad de la vida política y las nuevas formas de visualizar la función política a través de las instituciones, requieren de una verdadera reingeniería en la relación de la sociedad y el poder político.

Quizá como nunca, las instituciones y los políticos se encuentran distanciados de la sociedad, a la que se deben. Es por eso, que la intervención de la sociedad civil se convierte en algo fundamental en la necesidad de replantear el funcionamiento de las instituciones públicas y sobre todo del político.

En los últimos años, los diversos grupos sociales han intentando generar espacios públicos que les permitan influir en las decisiones políticas, sin embargo, la cultura de la protesta social, la visión de lo social y ciudadano no ha podido.

Es así, que la cultura de participación de la sociedad civil en la construcción de hechos políticos se ha convertido en una ilusión que sin duda ha tenido efectos negativos en la vida política en la verdadera construcción del cambio social.

Si bien la democracia ha generado nuevas oportunidades para concretar políticas públicas enfocadas en la visión de la sociedad, sin embargo, la falta de valores propios de la cultura política, han generado una realidad política.

Una realidad política en la cual, las instituciones, en el mejor de los casos, han aprovechado la falta de formación efectiva de una sociedad constructiva e impulsora de cambios desde abajo, por lo que las oportunidades en las determinaciones de nombramientos, contenidos de programas sociales, determinación de obras públicas, el encaminamiento de un gobierno, entre otras, son algunos ejemplos en los cuales los grupos sociales han dejado pasar las oportunidades de cambios sociales.

Inclusive, la posibilidad de influir mediante observatorios ciudadanos, como espacios de crítica, presión e influencia frente al poder, han sido poco aprovechados, o bien, las consultas ciudadanas, en pocas ocasiones se han ejercido como parte de los derechos políticos que tienen los michoacanos y en los cuales no se ha podido generar una solicitud de consulta o de algún mecanismos de participación ciudadana.

Hasta en tanto la sociedad no pueda darle un contenido real a la participación directa, por lo que los mecanismos clásicos de presión como las tomas, entre otras modalidades, no han tenido un efecto verdadero por parte de la sociedad civil frente al poder político.

Es así, que hasta que la sociedad civil no construya espacios para ejercer los mecanismos de participación ciudadana, empezando por nuevas formas de visualizar la crítica, la presión y la influencia en el espacio público, para poder materializar mecanismos como referéndum, plebiscito, consulta ciudadana, presupuestos participativos municipales u observatorios ciudadanos, no existirá una verdadera forma de participación de la sociedad civil en la vida política.

Hoy la elección del fiscal, la reforma a la ley de dicha instancia pública, más otro tanto de nombramientos y leyes que se deben de emitir, así como decisiones del ejecutivo local, deberían tener un posicionamiento de la sociedad civil para evitar que los intereses políticos sean los que imperen en las decisiones políticas y buscar el cambio desde lo social, desde abajo.

Sin embargo, dicho horizonte se ve todavía muy lejos, y mientras la sociedad michoacana seguirá a la luz de los intereses de pocos que muchos sufrirán.

Nada es lo que parece



Veremos de qué está hecho el PRI en Michoacán, presidido por Víctor Silva Tejeda, en el marco de la próxima elección de su dirigencia nacional que será con voto abierto y directo de la militancia.

Conjuro



A gritos, a sombrerazos, Antorcha Campesina demanda al gobierno de Morelia su propio presupuesto anual…

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

Los destapes

Más allá de Raúl Morón

Morena debilita al PRD

Congreso, la altura de un párroco

Observatorios ciudadanos, entre dimes y diretes

La crisis en el periodismo

Última llamada, última llamada...

Los dilemas de ADN

Jesús Reyna, el gran ausente

Morena Michoacán, uno menos

¿Cuidado con los militares?

El prematuro destape

A contra reloj la federalización

Cárdenas como los buenos vinos

La hora del PRI

Un juez a todo dar

Vendetta partidista

Nahuatzen, el deslinde

Nahuatzen, el conflicto de nunca acabar

Contra la madre tierra

Una historia que no contar

Junta de Caminos

Gobernadores en alerta, por las alertas

Y de qué habló con AMLO…

INE dará certeza a la renovación de la dirigencia nacional del PRI

Por un plan Marshall michoacano

Reaparecen priista y expanista

Y, dónde está Fabiola

El privilegio del PES en Michoacán

Los dos alcaldes con poderes

Más allá de la reforma educativa...

CNTE, hasta cuándo…

Pascual Sigala, la despedida

Fiscalía, una sorprendente elección

El adoctrinamiento ¡a niños!

Tercera llamada…

Fuerte mensaje silvanista

De nuevo, en riesgo nómina magisterial

La desigualdad entre la Federación y estados

UMSNH, sin vuelta…

¿Dónde está Jesús Reyna?

El abucheo de la discordia

Congreso, aferramiento ex priista

Reaparece Alfredo Ramírez

Morena, Morena...

STJE, el misterioso magistrado presidente

Michoacán, los penares del PRD, de ADN…

Guardia Nacional

Morena da palos de ciego

ADN se entrega a Morena

El futuro de la Fiscalía en Michoacán

Reforma electoral con perspectiva de género

La cátedra centista

Violencia política de género, sin estadística

El logro presidencial y el desmarque morenista

Casi lista la ley para la Fiscalía

Michoacán, #MissYeidckol

CNTE, primera llamada

Índice de violencia, ¿dónde están los michoacanos?

El empantanamiento

Michoacán, reforma electoral

CNTE, la vie en rose

SEP, el brutal desconocimiento

Más allá de la Contraloría

El zape amlista

«Así se comportó Fausto Vallejo…»

Los sin nombres de Jesús Reyna

Jesús Reyna al ataque

Los gandallas de MORENA

Telebachillerato, nepotismo y privilegios sindicales

La lucha por la fiscalía

“Ya párele con (…) los quemados de Obregón”

CNTE, la venganza política

¿Y si resistiremos el desabasto?

De AMLO a Silvano y viceversa

UMSNH, pinceladas del nuevo rectorado

UMSNH, rompiendo usos y costumbres

AMLO, dos puntos para Michoacán

Libra Michoacán examen policial

Frente antisilvanista

UMSNH, solo uno

UMSNH, dos decenas…

Seguridad: los seis puntos michoacanos

CNTE, contra la espalda y la pared

El diputado ex normalista

AMLO a favor de la federalización

UMSNH, incierto panorama

¿Michoacanos al TEPJF…?

Inició incómodo

¡Cuidado con los indígenas!

Morelia, ¡cuidado con la contaminación!

Ni desafío ni olvido

Silvano, a la orilla de la transición

Nahuatzen, mucho ruido

Morelia, la otra fiscalización

Y, la rebelión congresista

La oscilante ZEE de Lázaro Cárdenas

Morena, los federales

Y, ¿Michoacán?

Resentimiento anticongresista

AMLO, el eventual descobijo de Morena Michoacán

El oro de la discordia

Buenavista, Nahuatzen…

PRI, tarde y mal...

La conspiración

La Conspiración

La Conspiración

La Conspiración

En Michoacán hay 200 presos políticos

La Conspiración

La Conspiración

La Conspiración

Uruapan, el mejor calificado

Los efectos del relevo en Cultura

La conspiración

Indagar al independiente

74 legislatura michoacana

UMSNH, las posturas…

Entre Porfirio Díaz y AMLO

La pugna en el PRI Michoacán

Yeyo, al liderazgo morenista michoacano

Morena, por todas las canicas

El misterio moronista

Y, le faltó reelegirse

El tambalear de la zona económica

Rebelión en la Costa Sierra michoacana

PARES, mujeres congresistas

Encesta Michoacán y desafía a EU

El juego por el fiscal general

Morelia, el temor con Morón

Catapulta

TEEM, tiempo, tiempo…

La lucha de Cherán en letras

La prisa de los diputados locales

PRI, más que el PRD…

Morena, los ante precandidatos

AMLO, líneas gubernamentales

UMSNH, elecciones 2018

De trompetas y Trump-Etillas

Taretan

El debate anunciado

Morena, candidato de armas

Nurio, tambores de guerra

El perverso orgullo morenista

El polémico Morelos post mortem

PT, ¿jugando con fuego?

Candidatos, renuncias y sustituciones

La Nahuatzen se incendia

Mesa de Gobernabilidad, dos puntos, dos…

UMSNH, secuelas