Alejandro Vázquez Cárdenas
La izquierda ¿qué es?
Miércoles 27 de Febrero de 2019
A- A A+

“Izquierda” es un término usado con frecuencia cuando alguien se refiere a la manera de ver la política o las medidas económicas de un determinado grupo. Pero ¿sabemos qué es exactamente “izquierda” o su contraparte la “derecha”? La popular y no siempre muy exacta Wikipedia nos dice que el concepto de izquierda política es una clasificación sobre las posiciones políticas que agrupa a éstas que tienen como punto central la defensa de la igualdad social, frente a la derecha política que considera las diferencias sociales como algo inevitable, normal o natural. Hasta aquí la cosa parece sencilla, muy elemental, pero en la realidad eso no es asunto fácil.

En la actualidad los términos izquierda y derecha son usados habitualmente por individuos que como loros repiten, sin entender, lo que oyen o leen en algún lado, pero también por aquellos a quienes les agrada la obsolescencia . Su ubicación en el espacio político es en realidad una metáfora, fijada en 1789 en la votación de la Asamblea Constituyente francesa, cuando se acuñó el término “izquierda” en referencia a los representantes de las ideas republicanas, que solían ocupar los asientos ubicados justo al lado izquierdo de la sala. La derecha, por el contrario, era el área que ocupaban los monárquicos.

Esta disposición de los votantes en el espacio físico, posteriormente pasó a metaforizar el republicanismo revolucionario en el siglo XIX en Europa. En la transición del siglo XIX al XX, su uso quedó ligado a los movimientos de carácter socialista y, a partir de marzo de 1919, cuando Lenin organiza la III Internacional, su uso queda ligado con la definición del comunismo.

Pero eso es ya un dato histórico, ya que en la actualidad lo que entendemos por lucha social se ha convertido en una lucha partidista y la lógica electoral es, se acepte o no, una lógica de mercado, donde mediante el voto los ciudadanos eligen de entre diversas opciones posibles. Y en este contexto, siendo absolutamente sinceros ¿a quién representan los políticos sino a sí mismos o, en el mejor de los casos, a los intereses de su grupo o facción?

¿a quién representan los políticos sino a sí mismos o, en el mejor de los casos, a los intereses de su grupo o facción?
¿a quién representan los políticos sino a sí mismos o, en el mejor de los casos, a los intereses de su grupo o facción?
(Foto: TAVO)

Actualmente decirse de izquierda o de derecha no significa ni garantiza absolutamente nada. Estos términos son cascajo vacío bajo el cual cualquier demagogo puede transitar con engaños.

En todo el mundo y México no es la excepción cuando se hable de la “izquierda” hay que hablar en plural pues con esa denominación existe una variopinta cantidad de prácticas, posiciones, ideas y tradiciones que difícilmente tienen un denominador común.

Hay que recordar que bajo la etiqueta de izquierda solían designarse las posiciones que, hipotéticamente, y recalco lo de hipotéticamente, luchaban por la justicia social, que supuestamente anteponían los principios al pragmatismo, que hacían de la democracia un compromiso y no una coartada. Y ahora que vemos que desde esas “izquierdas” se realizan actos de refinada corrupción, cuando lo que les importa son exclusivamente los resultados inmediatos, cuando vemos que se aceptan a conocidos delincuentes por meras razones electorales, y cuando en nombre de una inexistente ideología de izquierda se mantienen prácticas clientelares que trafican con el interés de las personas, en estos casos resulta evidente que hay una absoluta incongruencia con el concepto.

Cuando nos encontramos con el despropósito de que pretenden ser de izquierda políticos tan alejados de la democracia como Bejarano, López Obrador, Batres, Fernández Noroña, conjuntamente con viejos y nuevos caciques del PRI como Monreal, Godoy, Bartlett, Muñoz Ledo, Ebrard, con prominentes panistas como Germán Martínez y Tatiana Clouthier, conjuntamente con aliados tan impresentables como la CNTE, resulta más que evidente que hay una gran confusión conceptual. Nada que ver estas gentes con las trayectorias y definiciones políticas de los viejos luchadores Valentín Campa, Demetrio Vallejo, Heberto Castillo, Arnoldo Martínez Verdugo o Alejandro Gascón Mercado, entre otros dirigentes de una ya inexistente izquierda.

Buena parte de la izquierda mexicana junto con varios intelectuales de medio pelo se hundieron con gusto en el lodazal del populismo obradorista; es la izquierda fascista, agresiva, intolerante e iletrada que embiste contra todo sin mediar razonamiento alguno.

En el fondo, intolerancia de la supuesta izquierda mexicana es una aceptación tácita del colapso de su ya escaso pensamiento crítico. Si esa izquierda no tiene más argumentos que la mentira, la intolerancia, la cerrazón y la agresión verbal como forma de responder a las ideas de los adversarios, entonces esa izquierda no puede ni debe representar una opción.

El vacío ideológico de esa izquierda ha sido llenado con las fantasías de sus amanuenses, la rabia de sus moneros, los desfiguros de Noroña y el duro pragmatismo de Monreal. Ellos representan a la actual “izquierda” mexicana.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Educación, entre el miedo y la corrupción

Medicinas alternativas y médicos

La justicia en México

Pseudociencias, datos

Artículos y mercancía pirata

Odio, un tema de actualidad

De a poco

Hablando de diputados

De anonimato y libertad, reflexiones

El Ejército, la Policía y el crimen organizado

Populismo, ¿qué es?

IFE y el periodismo, una historia

IMSS, una tragedia que se pudo evitar

El café y los antioxidantes

La corrupción, ese gran problema

Para entender a López

Colosio, a 25 años

Pactar con el narco. Pax narca

Ignorancia e incompetencia

Corrupción y futbol

Los intelectuales ¿Qué son?

POPULISMO, LA INTOLERANCIA

La Tierra plana

La izquierda ¿qué es?

Izquierda e hipocresía.

Un plan maquiavélico.

Bertrand Russell y la religión, apuntes

Regreso al pasado

Siempre podemos estar peor

Pemex y su sindicato

Gasolina, otro problema

A propósito de entelequias Freud y Marx

Una personalidad patológica.

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres