Hugo Rangel Vargas
Sanders: Running Again
Viernes 22 de Febrero de 2019
A- A A+

Too radical, too old, too socialist, too white; son algunas de las críticas que se han vertido sobre el socialista Bernie Sanders desde el año 2016, cuando enfrentó al establishment del Partido Demócrata en la carrera por la nominación de aquella fuerza política, y que ahora se vuelven a escuchar y a leer una vez que ha anunciado que volverá a competir hacia la Casa Blanca.

Al igual que en 2016, los opositores de Sanders en este nuevo intento por arribar a la oficina oval, no sólo se encuentran fuera del Partido Demócrata, sino dentro del mismo. Y es que, por ejemplo, los altos mandos de ese partido, al que por cierto no pertenece Sanders, se niegan a cuestionar -tal como lo hace el senador- el peso de las grandes corporaciones en las campañas electorales y se sienten cómodos jugando en ese terreno.

La plataforma de Sanders, considerada como “populista” por algunos de sus detractores, cuestiona las políticas norteamericanas que favorecen a los grandes corporativos y ha defendido la necesidad de expandir los beneficios sociales de los trabajadores e incrementar el salario de los mismos; del mismo modo, se ha opuesto a la enorme influencia que generan estas empresas en los procesos electorales a través de las donaciones.

Sanders a parecer fresco y conectado nuevamente con los mismos sectores que la llevaron a ser competitivo frente a la poderosa fuerza de la familia Clinton hace tres años .
Sanders a parecer fresco y conectado nuevamente con los mismos sectores que la llevaron a ser competitivo frente a la poderosa fuerza de la familia Clinton hace tres años .
(Foto: Especial)

El senador de Vermont se antoja como un opositor capaz de deshacer los argumentos del republicano Donald Trump, quien, con el acicate del arranque de las campañas electorales, parece radicalizar más su discurso hacia los gobiernos no alineados a Norteamérica amenazando con “eliminar del hemisferio occidental el avance del socialismo”.

En la actual coyuntura, Trump luce ensimismado con su ramplona bravuconería y el cierre del gobierno norteamericano le ha generado antipatías entre el electorado. Sanders por su parte, vuelve a parecer fresco y conectado nuevamente con los mismos sectores que le llevaron a ser competitivo frente a la poderosa fuerza de la familia Clinton hace tres años; aunque la lista de contendientes por el partido del burro suma a experimentados senadores y gobernadores, así como al popular ex vicepresidente, Joe Biden. Pero el alcance de la lucha de Sanders va más allá ya que abre una esperanza para el mundo entero en las fauces mismas de un país que está siendo comandado por la ultraconservadora y más racista ala de la derecha norteamericana. Su talante, empujado por millones de jóvenes entre quienes encontró su interlocutor más poderoso en el 2016, puede dar una sacudida de hombros a la estructura política de los Estados Unidos y un respiro hacia las naciones que padecen el atropello de los intereses de este país.

Lo que se juega en el 2020 no sólo alcanza a los Estados Unidos. Derrotar a Trump, vencer su xenofobia, su racismo y el autoritarismo que representa es derrotar a la cara más perversa de aquella potencia. Pero la victoria de Sanders sería un triunfo del pueblo norteamericano con lo mejor de aquel país. Como lo dijo el ex alcalde de Burlington en una entrevista radial en su estado, “lo que prometo hacer, mientras recorro el país, es tomar los valores de los que todos en Vermont estamos orgullosos: una creencia en la justicia, en la comunidad, en la política de base, en las reuniones de la ciudad, eso es lo que voy a llevar por todo este país"

Bernie Sanders está de nuevo en combate. Su edad es una fortaleza que le aporta claridad y experiencia; su agenda firme es de vocación frente a sus adversarios que pretenderán robarle sus banderas por ocasión; mientras que el mote de socialista no le resultará impedimento para un electorado demócrata que tiene una visión positiva del socialismo.

Sanders debe ganar la nominación demócrata para imponerse a Trump y reanimar la esperanza de un mundo más justo y solidario.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Los impuestos “ecológicos”

IED: Otra catástrofe que no llegó

Del comercio a la dignidad

AMLO: El inventor de la polarización

Desaceleración global y política anticíclica

Armas a la gente

Transporte público: Renovarse o morir

Condonaciones inmorales

Presupuesto: la madre de todas las batallas

El apocalipsis que no llega

Autocracia silvanista

El coletazo electoral de los Estados Unidos

Armas, drogas y Chapo

Mexiconomía

¿Estaríamos mejor cómo íbamos?

AMLO: Las cartas bajo la manga

Paz en Michoacán

Trump el incomprendido

Vuelta al estado de naturaleza

El coletazo electoral de los Estado Unidos

La derrota moral de la oposición

Los efectos “anti expectativas” de los programas del bienestar

El cambio que aún no llega

El fin del neoliberalismo

El tiempo perdido de Trump en Venezuela

Perspectivas económicas

Sanders: Running Again

Al diablo con sus instituciones

Turismo y Cuarta Transformación

Los ecos del desabasto

Una nueva carrera tributaria

2019: Presupuesto base cero

Roma y la capacidad de asombro

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos