Juan Pérez Medina
La jornada de lucha
Martes 19 de Febrero de 2019
A- A A+

En noviembre 23, a siete días del relevo presidencial, Silvano Aureoles Conejo decreta el abandono del Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica (ANMEB), que supone el regreso unilateral de los servicios educativos a la Federación. A partir de ahí, los problemas salariales y asistenciales de los trabajadores de la educación se tornaron mucho más graves, al no contar con un patrón responsable de pagar sus salarios y el aguinaldo correspondiente a 2018.

Sin embargo, es prácticamente hasta el mes de enero que la dirección de la Sección XVIII de la CNTE anuncia el paro indefinido y una serie de acciones para presionar a ambas instancias en la búsqueda de una solución definitiva para los trabajadores de la educación. Los propios trabajadores de la educación adheridos al SNTE institucional se sumaron a estas acciones con plantones y declarándose en paro de labores. Con ello se dio inicio al paro de labores que culminó el viernes 15 de febrero, después de una larga ruta que dejó a la mayoría de las escuelas de educación básica en la entidad sin clases por 30 días efectivos.

La jornada de lucha no se da por iniciativa del Comité Ejecutivo Estatal (CES) de la Sección XVIII de la CNTE, sino por la exigencia de los trabajadores de base de los centros de trabajo, principalmente estatales, que amenazaban con llevar a cabo acciones por su cuenta, rebasando a una dirección que parecía querer sobrellevar las cosas, sin entender aún las circunstancias y la dimensión del problema. Para ese entonces, no sólo era la falta de patrón que garantizara el pago de los salarios de los maestros estatales en servicio que alcanzan la suma de 32 mil; sino que además, se habían sumado los acumulados: pago de seguros por concepto de jubilación, pagos de marcha por muerte del trabajador, la exigencia de los trabajadores estatales de telesecundaria que se habían quedado sin servicio médico a causa de que el gobierno dejó de pagar ese seguro al ISSSTE, el otorgamiento de plazas a las generaciones de maestros desde 2014 a 2018 y, el pago de bonos adeudados desde 2017 a la fecha y que el gobierno del estado no había pagado y que los trabajadores transferidos o federales si habían recibido.

En diciembre, el gobierno estatal había pagado a los maestros estatales el mes de diciembre y el aguinaldo con recursos extraordinarios asignados por la federación, pero al llegar a enero el panorama seguía siendo el mismo, lo que llevó a los trabajadores a declararse en paro de labores exigiendo certidumbre salarial y pago de los adeudos.

El magisterio se dispone a regresar a las aulas y reencontrarse con sus alumnos y padres de familia , donde también tendrá que hacer lo perdido
El magisterio se dispone a regresar a las aulas y reencontrarse con sus alumnos y padres de familia , donde también tendrá que hacer lo perdido
(Foto: Especial)

El gobierno de Silvano Aureoles, enemigo declarado de los maestros desde el primer día de su gobierno, había apostado a su fortalecimiento a través del uso político de las exigencias de los docentes, convocando a éstos a hacer causa común por sus demandas, tratando con ello de deslindarse de sus responsabilidades, tal y como la ha venido haciendo desde su llegada, al culpar a los maestros y las administraciones anteriores de los problemas en el sector, y culpar de la falta de pago al gobierno federal recién entrado en funciones.

El repentino cambio del gobernador fue rápidamente interpretado por el magisterio y orientó sus esfuerzos hacia su gobierno que por tres años le había hecho la guerra, lo había denostado, vilipendiado e, incluso, insultado de manera recurrente; obligándolo a quitarse la careta y volviendo las cosas a su lugar, lo que fue evidenciado en el programa de noticias de la periodista Carmen Aristegui, cuando comentó que le exigíamos hasta el pago de un “bono de lástima”.

La toma de las vías y el paro de labores, fue el detonante que obligó a la Federación a proponer una mesa de negociación tripartita (Federación-gobierno estatal-magisterio) para encontrar una salida definitiva al problema. Sin embargo, su propuesta fue recibida de distintas maneras por el magisterio estatal, cuando el gobierno condicionó la instalación de la mesa a dejar libres las vías del ferrocarril que estaban tomadas por los maestros en paro en variaos puntos.

Mientras que una parte minoritaria se negaba a abandonar las vías bajo el supuesto de que no había garantías para encontrar soluciones a lo planteado, la mayoría se expresó por aceptar la propuesta, pero eso no fue suficiente para que las cosas avanzaran y el asunto se empantanó al interior de la propia CNTE.
Una crisis interna existente desde hace años, se expresó con toda su nitidez en cada región del estado, haciendo ver que no sólo estaban de por medio las demandas de la base trabajadora, sino además, la disputa por la conducción política de la Jornada de lucha.

La inadecuada conducción política del CES, que no estableció los mecanismos de comunicación y toma de acuerdos con que se cuenta para estas circunstancias, elevó el grado de desinformación entre la base y generó con ello dilaciones innecesarias en la toma de acuerdos, crispando aún más la tensión entre la base magisterial. Los posicionamientos de unos y otros se ventilaron a través de las redes sociales y sirvieron para generar una despiadada guerra interna. Los ataques y descalificaciones subidas de tono no se hicieron esperar, generando con ello un daño enorme a la unidad sindical.

La jornada terminó y vale hacer un recuento de los daños. Para el gobierno de Silvano Aureoles le ha significado una bendición ante la permanente descalificación de que fue objeto. Una descalificación, por cierto, bien ganada, que se ha traducido en un deterioro personal como gobernante que difícilmente podrá recuperar.

El magisterio aun no realiza el recuento de los daños. Después de la jornada de lucha, se dispone a regresar a las aulas y reencontrarse con sus alumnos y padres de familia, donde también tendrá que rehacer lo perdido. Pero falta ese balance de esta jornada de lucha que ha sido sui géneris.

En lo personal creo que no es una batalla perdida. Me parece que el magisterio está poco a poco encontrando el camino por el cual debe transitar en el futuro, sin hacer concesiones innecesarias y dañinas a la unidad interna y al sujeto docente y sindical que soñamos construir en aquella primavera de 1989.

Ha habido páginas de la vida sindical que deben ser reconocidas y analizadas en su integralidad como elementos necesarios para reorientar la vida sindical y educativa en la entidad. Errores garrafales que han traído como consecuencia el debilitamiento ético y político del movimiento magisterial democrático. Hubo dirigencias sindicales en la Sección XVIII que se distinguieron por perseguir a los maestros de base que pensaban diferente; que se nutrieron de lealtades a través de aceptar que las plazas se heredaran sin importar si se tuviera el perfil para el puesto y al margen de nuestro escalafón sindical; de dejar pasar la venta de plazas; de convertir en eventuales a todos aquellos que no faltaran a manifestación alguna y a levantar listados para pagos de este tipo de trabajadores sin que hubieran laborado.

La compra de plazas, el otorgamiento de otras por medio “cursos de nivelación” para saltarse el perfil en la idea de que las plazas nos pertenecen y por ello a la hora de jubilarnos debemos dejarla a un familiar o venderla al mejor postor ha tenido un impacto negativo que muy pocos se atreven a reconocer.

Eso explica la actual situación. Eso es lo que hace que no se reconozca en la lucha sindical todas las aristas que ésta representa. Eso explica en gran medida ese alejamiento entre los maestros y las comunidades, entre nuestros intereses y las luchas del pueblo.

Traigo esto a colación, como un elemento que debe ser analizado y reconocer a aquellos que lo propiciaron. La frase que reza acerca de que “el fin justifica los medios” es, al cabo del tiempo, de consecuencias graves para quien la aplica en los hechos. Y quienes avalaron estas prácticas en su momento son hoy quienes han tomado distancia de la CNTE y aceptado que ya no pertenecen a ella. Es hora de hacer cuentas entre la base. El daño mayor en la jornada ha sido interno y existen responsables de ello.

Los resultados de la negociación son muy buenos. Haber logrado regularizar el pago de los trabajadores estatales; el inicio del pago de bonos pendientes a los maestros estatales y el pago igual con respecto a los federales; el compromiso para regularizar la vida laboral de los egresados de las generaciones 2014 – 2018 y, por igual para que los trabajadores jubilados y pensionados puedan recibir el pago de sus seguros, indudablemente representa un logro descomunal. Tan sólo la regularización de los egresados representa cinco generaciones que en total son cerca de cinco mil plazas en promedio. Pero la base tiene la última palabra y como lo enuncié anteriormente, falta su balance.

Quiero destacar que estos alcances no hubieran sido posible en el gobierno de Peña Nieto y que tampoco hubiera sido posible la toma de las vías del tren. Eso, como ya lo he expresado, es producto de los nuevos tiempos de la nación, que han abandonado el uso de la fuerza como elemento de disuasión y control político. Que esto no se nos olvide.



Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El MDM: A 30 años del congreso extraordinario del SNTE, (13 y 14 de octubre de 1989)

El MDM: hacia el congreso extraordinario del 13 y 14 de octubre de 1989

La educación

La ausencia de democracia y el sistema electoral

La práctica docente y el docente comprometido

La práctica docente, el docente comprometido y la nueva escuela mexicana (parte l).

Dios los hace

Militantes e interesados en el camino de renovación de la dirigencia de Morena estatal

La llegada de Leonel al CEN de Morena, sus circunstancias y sus consecuencias

Morena en su encrucijada

¿Quiénes dividen y nos alejan del partido que queremos?

La luna no es de queso

La luna es de queso

Otra vez ganó Morena, pero gracias al presidente

¡Cuidado con las rémoras!

Las retenciones de salario y las arbitrariedades de la autoridad

La unificación de los trabajadores de la educación

Luchar por las reivindicaciones de las bases

La gestoría democrática, una tarea permanente del magisterio

100 días sin el PRIAN

El proyecto político sindical, un balance necesario

El fiscal carnal

La jornada de lucha

¡ Manos fuera de Venezuela !

El conflicto magisterial y sus circunstancias

Los gobiernos huachicoleros del PRIAN

La validez del Zapatismo hoy

Un cúmulo de emociones por lo nuevo que llega

La CNTE y la disputa por la dirección nacional del SNTE

El Movimiento magisterial michoacano y las condiciones que lo hicieron posible

Organización, lucha y unidad popular ahora y desde abajo

Y para transformar la ciudad (Segunda parte)

¡No debe haber gobierno rico en un país de pobres!

Reflexiones sobre los días últimos por venir

El inútil voto útil

Los trabajadores ante la conmemoración del 1 de mayo

A construir el triunfo con alegría

La elección del 1º de julio y el cambio posible

Morena: falta de compromiso

Los saldos en la Sección XVIII

Que sea tu cruel adiós mi Navidad

La Ley de Seguridad Interior

De los Panama Papers a los Paradise Papers

El “bloque” electorero

¡Por un congreso de los trabajadores independientes en Michoacán!

El conflicto en el IIFEEM

¿Otro Mezcalito?

Organización popular, plataforma y acción política para enfrentar la actual coyuntura política

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Llámenme Mike

Hill Arturo del Río, Gaudencio y sus sindicatos venales de protección

Morena en su laberinto

Los trabajadores ante los contratos de protección: una muestra

¿Por qué la urgente defensa de la FECSM?

¿Y después del día de mañana?

La imposición que viene en 2018 y las vías para evitarla

Por la construcción de un nuevo sujeto político de cambio de los trabajadores

Por la construcción de la unidad política de los trabajadores

El cambio que se necesita

La inviabilidad del capital

El Nuevo Modelo Educativo

El nuevo modelo educativo

El nuevo modelo educativo

A deslegitimar el consenso neoliberal en México

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Contra los embates del gobierno neoliberal, la urgente organización popular

La manifestación de la contra

Por un nuevo constituyente y una nueva Constitución

A fortalecer la lucha ciudadana y popular en contra del gasolinazo

La insurgencia contra el hartazgo es la lucha por la vida misma

¿Por qué los adultos no respetan los derechos de los niños?

De aviadores y otras criaturas partidistas

Fidel visto por otros

La urgente y necesaria unidad sindical

¿Hasta dónde somos capaces de aguantar?

La encrucijada

Los males del neoliberalismo en la UMSNH

El derecho a exigir justicia y vida digna

En 2017, como siempre los sacrificados serán los trabajadores

Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa

Lo que sigue

¿De qué independencia estamos hablando?

¡Barbarie capitalista de este siglo!

Las nuevas dimensiones de la lucha

La imposibilidad y complejidad de la construcción de una propuesta consensuada

Lo inviable del modelo neoliberal

Sin novedad en el frente

Los mártires de Nochixtlán

¡El sargento Nuño debe renunciar!, ¡Peña Nieto asesino!

Ante la indolencia del gobierno, la organización y la movilización

Y sin embargo se mueven

¿Cómo prepararse para estallar el paro de labores el 15 de mayo próximo?

La soberbia y el despilfarro que le pagamos al señor gobernador

Los trabajadores ante la conmemoración del 1º de mayo

Paro nacional y represión gubernamental: gobierno vs CNTE.

El Consejo de Participación Empresarial en la educación de Silvano

¡Zapata vive! ¡La lucha sigue!

Una historia de amor y traición: La Expropiación Petrolera

Los grupos y el protagonismo de la base en la Sección XVIII del SNTE-CNTE

La huelga del SPUM

El Séptimo Congreso Seccional de Bases

Lo que sigue para el magisterio

Un necesario balance a las seis tareas del proyecto político sindical de la Sección XVIII

El Estado laico, el gobierno de Michoacán y la visita papal

La construcción del sujeto histórico en la Sección XVIII del SNTE

Reflexiones iniciales hacia el nuevo congreso sindical de magisterio democrático

Augurios

El discreto encanto de la burguesía local

Las circunstancias actuales y la renovación en la Sección XVIII del SNTE

El fracaso del gobierno en la evaluación del domingo negro

El Congreso Estatal de Morena

El gobierno de izquierda en Michoacán

El flamante gobierno michoacano del “orden y progreso”

Una nueva etapa en la resistencia de los maestros contra la Reforma Educativa

Morena se renueva

Las enseñanzas de las manifestaciones del 26 de septiembre

A 50 años del asalto al Cuartel Madera

15 de septiembre, ¿qué festejamos?

El derecho social y humano a la educación y la toma de la UMSNH

30 de agosto: Día del Detenido-Desaparecido

El camino de concreción de la evaluación docente emanada de la Ley General del SPD

La verdadera oposición que necesitamos

A 120 años de la muerte de Federico Engels, el padre del proletariado mundial

¡No podrán!

Un gobierno que no pasa la evaluación de su desempeño es el gobierno del ignorante Peña Nieto

El magisterio michoacano no dejará pasar la evaluación para la permanencia

La Reforma Educativa, la acción opositora de la CNTE y los imponderables

Todo sigue igual

Silvano, el verdadero candidato del PRI

Incongruencias

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Para qué aprender en la escuela: concientización o productivismo

En la elección que viene: Morena vs los partidos firmantes del “Pacto contra México”

El Programa de Escuelas de Tiempo Completo: Una reivindicación del magisterio estatal

Escuela Licenciado Juan Ortiz Murillo: El coctel

Las elecciones de 2015 en la entidad

¡Vamos por el cambio, vamos con Morena!

Las razones de mi registro a Morena y los argumentos del CEN para negarlo

En el 2015 los ciudadanos con Morena vamos a construir el cambio verdadero

El que termina, un mal año para los trabajadores de la SEE

Las elecciones del 2015 en Michoacán y las expectativas del campo popular

El Segundo Informe

El país que somos (parte 1)

El derecho social a decidir y las perversiones de la Suprema Corte de (in) Justicia de la Nación

Juan Pérez Medina

El narcoestado y la descomposición social y humana en México

¿Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa?

¿Elecciones en Michoacán?

En honor a los caídos en Ciudad Madera, Chihuahua, el 23 de septiembre de 1965