Hugo Rangel Vargas
Al diablo con sus instituciones
Sábado 9 de Febrero de 2019
A- A A+

México sigue acumulando desastrosos resultados en las evaluaciones sobre percepción de corrupción que año con año realiza la reconocida organización Transparencia Internacional. De 2017 a 2018, nuestro país pasó del peldaño 135 al 138 de 180 naciones evaluadas. Esta situación refuerza la tendencia que se ha acumulado en las últimas dos administraciones federales. Y es que, en el periodo de Felipe Calderón, México descendió 35 lugares pasando del 70 al 105, mientras que la administración peñanietista concluyó con un descenso de 33 escaños más.

Esto ha ocurrido muy a pesar del enorme entramado burocrático y el complejo tejido institucional y jurídico que se ha gestado en los últimos años para combatir a la corrupción. Por sólo citar un ejemplo, el Instituto Nacional de Transparencia y el marco jurídico que le regula es creación de los gobiernos panistas y pese a que en 2019 no tuvo incrementos en sus presupuestos, de 2014 a 2018 acumuló un 80 por ciento de crecimiento en los recursos públicos que ejerció.

Al aparato burocrático que combate la corrupción habrá que agregar al Tribunal de Justicia Administrativa, la Fiscalía Anticorrupción dependiente de la Fiscalía General de la República, la Auditoria Superior de la Federación, la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y ahora recientemente el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional Anticorrupción. En fin, una pléyade de aparatos y entramados, pero con pocos resultados.

El Instituto Nacional de Transparencia y el marco jurídico que le regula es creación de los gobiernos panistas y pese a que en 2019 no tuvo incrementos en sus presupuestos
El Instituto Nacional de Transparencia y el marco jurídico que le regula es creación de los gobiernos panistas y pese a que en 2019 no tuvo incrementos en sus presupuestos
(Foto: Especial)

Pese a ello, la exigencia de que estas instituciones recibirán más presupuesto se dejó sentir con fuerza en los medios de comunicación por parte de opinologos y comentocratas que decían que las reducciones presupuestales que sufrirían estas instituciones impactarían en la forma en la que se combate a la corrupción en el país y que esto era un desdén por parte del gobierno de la cuarta transformación hacia este tema que es una de sus banderas fundamentales.

Sin embargo, a la luz de los resultados, resulta irracional destinar recursos a todo un aparato burocrático sin que se revise su funcionamiento, además de que esto sería contrario al principio básico del presupuesto basado en resultados que jurídicamente está postulado en la Ley General de Contabilidad Gubernamental.

Es urgente que en el país se avance en una serie de temas que podrían ser más importantes que el destinar recursos por consigna al combate a la corrupción por muy pomposo y defendible que esto resulte. La incorporación de tecnologías, la modernización del aparato público y la simplificación de los servicios y trámites gubernamentales deberían ser una prioridad en todos los órdenes de gobierno para inhibir la corrupción.

De manera adicional, la generación de mecanismos de participación ciudadana como la contraloría social y los presupuestos participativos coadyuvarían a hacer corresponsables a los ciudadanos en la actividad pública. Esto además de que genera sinergias y crea ciudadanía, pone un cerco a las tentaciones de corrupción que prevalecen, por ejemplo, en la asignación y ejecución de la obra pública.

Finalmente, poco útiles son todas las instancias que se crean para combatir al flagelo de la corrupción y los cuantiosos presupuestos que pudieran destinarse, si la impunidad sigue galopando por el país generando importantes incentivos para este tipo de comportamientos.

Sí, “al diablo con sus instituciones”, con esas que exigen presupuestos crecientes año con año y que siguen entregando resultados cuestionables a los ciudadanos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Paz en Michoacán

Trump el incomprendido

Vuelta al estado de naturaleza

El coletazo electoral de los Estado Unidos

La derrota moral de la oposición

Los efectos “anti expectativas” de los programas del bienestar

El cambio que aún no llega

El fin del neoliberalismo

El tiempo perdido de Trump en Venezuela

Perspectivas económicas

Sanders: Running Again

Al diablo con sus instituciones

Turismo y Cuarta Transformación

Los ecos del desabasto

Una nueva carrera tributaria

2019: Presupuesto base cero

Roma y la capacidad de asombro

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia