Rafael Calderón
ELEGÍA DEL DESTINO
Marco Antonio Campos y los territorios de la poesía
Miércoles 30 de Enero de 2019
A- A A+

Marco Antonio Francisco Campos Álvarez Tostado (Ciudad de México, 23 de febrero de 1949) es el nombre completo de Marco Antonio Campos, quien es poeta, cronista, narrador, ensayista y traductor.

Lo primero es que hay que conocerlo por su poesía; y, segundo, recordar que es el principal organizador del Encuentro de Poetas del Mundo Latino, el más importante en su género de México, que se realiza anualmente desde 1999 y, en Morelia, hay que resaltar esa condición extraordinaria para rendir homenaje a Alí Chumacero, Eduardo Lizalde, José Emilio Pacheco, Hugo Gutiérrez Vega y Tomás Segovia; desde luego, en sus lecturas promueve la presencia de autores novísimos y contemporáneos; homenajea autores de otras latitudes: Juan Gelman, Luis García Montero, Nuno Júdice, Stefaan van den Bremt; igual, se rinde homenaje a Elsa Cross, promueve un reconocimiento a Gaspar Aguilera Díaz y, se lleva a cabo, el merecidísimo homenaje a Sergio Mondragón.

Marco Antonio Francisco Campos Álvarez Tostado, poeta
Marco Antonio Francisco Campos Álvarez Tostado, poeta
(Foto: Especial)

Al poeta Marco Antonio Campos –nombre con el que firma su literatura– hay que reconocerle directrices de la poesía propia, la suya, y la que corresponde a las traducciones y llegar al encuentro de su condición de escritor excepcional. Como recordar que su nombre en el terreno de las traducciones se asocia a esa larga tradición mexicana de poetas traductores: Alfonso Reyes, Octavio Paz, Jaime García Terrés, José Emilio Pacheco y Guillermo Fernández.

La poesía es la primera condición que permite anotar esa directriz a partir de poemas fechados del año 1970: en éstos se encuentra una respiración densa y profunda. Por lo mismo en sus poemas conserva intacta su novedad lírica.

La primera vez que publica Poesía reunida es en 1997, en una bella edición que en aquel momento, si no lo había leído, puedo afirmar que la sola edición resulta ser definitiva, la carta de su presentación; la segunda compilación corresponde a la que impulsará como definición suya: El forastero en la tierra, que, igualmente, abre con poemas de 1970, y ese corte corresponde al siglo XXI, al cerrar con poemas del 2004, cuando ha llegado a los 55 años. Estos momentos definen su biografía literaria y la presencia generacional.

Es parte de una misma presentación para reconocer sus viajes, la evolución de su voz, visitas a ciudades mexicanas y extranjeras, o situar homenajes dedicados por él tanto a ciudades que son entrevistas o visitadas, así como por dedicatorias a amigos y reconocer que su voz es una poética del ir y venir, constante y en movimiento.

Los títulos individuales publicados de su poesía son Muertos y disfraces, Una señal en la sepultura, La ceniza en la frente, Los adioses del forastero, Viernes en Jerusalén, asimismo, Monólogos, Dime dónde, en qué país y De lo poco de vida. Por eso, hay que confirmar que la novedad de 1997, al publicar Poesía Reunida incluye ese corte y registra la primera etapa; la siguiente –como ya anotábamos– El forastero en la tierra consagra la búsqueda, el ejercicio de la poesía como esencia de su biografía secreta, decantada. Por esto y otras razones es reconocido como uno de los mejores poetas de México y difusor cultural. Recientemente –en 2017– la editorial Visor Libros México lanzó como primer número de su colección de poesía su libro Dime dónde, en qué país, junto a los poemarios de los premios Nobel de Literatura Wislawa Szymborska y Tomas Transtromer. El siguiente hecho notable y ya visible por poemas traídos por él a nuestro idioma, con rigor poético ha traducido a Baudelaire, Arthur Rimbaud, André Gide, Antonin Artaud, Roger Munier, Emili Nelligan, Gaston Miron, Umberto Saba, Ungaretti, Quasimodo, Georg Trakl, Stefaan van den Bremt.

Hay que recordar que estudió leyes en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México y ha sido lector de poesía en las universidades de Salzburgo y Viena, profesor invitado de las universidades de Buenos Aires y de la Plata, e impartió la cátedra Rosario Castellanos en la Universidad Hebrea de Jerusalén; ha recibido premios y distinciones tanto en México como en el extranjero. En 2004 se le distinguió con la Medalla Presidencial Centenario Pablo Neruda. Es miembro de la Academia Mallarmé, de Francia, desde 2005, y miembro del Seminario de Cultura Mexicana, desde 1999.

En el orden de los géneros literarios practicados por Campos, la poesía es la mayor de sus expresiones literarias, y el resumen de su exploración directa con el idioma, donde descubre mejor sus ritmos o registra su plenitud y determina la búsqueda de su huella poética.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La voz poética de Miguel León-Portilla

Marco Antonio Campos y los territorios de la poesía

Marco Antonio Campos y los territorios de la poesía

Marco Antonio Campos y los territorios de la poesía

Marco Antonio Campos y los territorios de la poesía

La persistente fascinación de José Emilio Pacheco

AMLO y la cuarta transformación política de México

Ida Vitale

Del premio estatal de las artes Eréndiera

Un recuerdo para José Antonio Alvarado

190 años de poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Gerardo Sánchez Díaz; profesor emérito

Homenaje al poeta Virgilio

Homenaje al poeta Virgilio

AMLO: misión cumplida

Una edición excepcional: libertad por el saber

Escribir es recobrarse: Octavio Paz

Mallarmé dado a la luz por Ximena Subercaseaux

Octavio Paz: homenaje a una estrella de mar

La Universidad Michoacana y la trayectoría de los rectores

Ante la muerte de Nicanor Parra

Contraelegía: José Emilio Pacheco

En honor del novelista Jaime Martínez Ochoa

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Las concordancias del verbo o 70 años de Gaspar Aguilera Díaz

“La muerte del Quijote”, poema de José Antonio Alvarado

José Antonio Alvarado, in memoriam

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

El Café del Prado, en el Centro Histórico de Morelia

La poeta Margarita Michelena

Pedro Garfias, 50 años después

La hora de la política: el regidor Osvaldo Ruiz Ramírez

Lucía Rivadeneyra: “Cuenta la estoria”

Pedro Garfias 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Ramón Xirau y la poesía iberoamericana

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Diario, páginas extraídas

El pensamiento lírico de Odisseas Elytis

Alfonso Reyes: Un puñado de citas gongorinas

Las visitas a Paseo del Guamúchil

La generación del tercer milenio

La generación del tercer milenio

Lucía Rivadeneyra: De culpa y expiación

La ruptura generacional de la poesía michoacana

Para gozar la poesía de José Antonio Alvarado

La ruptura generacional de la poesía michoacana

La ruptura generacional del medio siglo en la poesía de Michoacán

Juan Bañuelos, in memoriam

Alfonso Reyes y la ciencia de la literatura

Los pasos políticos de un peregrino

Corona de llamas: “Tu piel vuelve a mi boca”

Laboratorio para una poética del siglo XXI

La ciencia de la literatura de Alfonso Reyes

Gaspar Aguilera Díaz, entre el blues y el jazz

La Ilíada: traslado de Alfonso Reyes

Noticias de las Tesis filosóficas de Morelos

Yo no estoy a favor de los adeptos: André Breton

Gaspar Aguilera Díaz: la escritura en movimiento

Alfonso Reyes o la Grata compañía

Alfonso Reyes y su constancia poética

El turno y la presencia de Manuel Ponce

El turno y la presencia de Benjamín Fernández Valenzuela

El turno y la presencia de Concha Urquiza

El turno y la presencia de Enrique González Vázquez

El turno y la presencia de Carlos Eduardo Turón

Diario, páginas extraídas

El turno y la presencia de Tomás Rico Cano

El turno y la presencia de Francisco Elizalde García

El turno y la presencia de Alejandro Avilés

El turno y la presencia de Marco Antonio Millán

El turno y la presencia de Alfonso Rubio y Rubio

El turno y la presencia de Alfonso Méndez Plancarte

El turno y la presencia de Francisco Alday

El turno y la presencia de José Luz Ojeda

El turno y la presencia de Ezequiel Calderón Gómez

El turno y la presencia de Gabriel Méndez Plancarte

El turno y la presencia, una introducción

El turno y la presencia. Una introducción

El turno y la presencia: una introducción

Esbozo y acercamiento

Porfirio Martínez Peñaloza (1916-2016)

León Felipe, intrépida metáfora

Leer al poeta Rubén Dario

La Presea Generalísimo Morelos para José Mendoza Lara

Leer al poeta Rubén Darío

Rubén Darío, Del símbolo a la realidad

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rúben Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío