Samuel Maldonado B.
REPERCUSIONES
Un peligroso payaso
Martes 29 de Enero de 2019
A- A A+

Genéricamente, niños y adultos, en lo general, sabemos lo que es un payaso; es decir todo aquel que es vestido y maquillado en tal y única forma que hace llamar nuestra atención, precisamente por indumentaria, gestos y movimientos, mismos que nos hacen reír en lo general; en ocasiones su triste cara nos hace entristecernos y nos lleva a tener compasión por ellos y en otras, sus rostros nos hacen sentir cierta pena o contrición, y a veces nos provocan mucha risa.

Desde luego que abundan en las calles de las grandes ciudades, otros son actores en nuestro mundo llenando los circos y otros más, aún sin llegar a ser payasos y con la vestimenta que en forma genérica usamos, nos llaman la atención, no por su vestimenta, ni por su cara, ni su cuerpo ni cabeza, sino por la imbecilidad con la que actúan. Uno de estos famosos bufones (tal vez el de mayor excentricidad o extravagancia internacional) incluso espantan por la ridiculez y fealdad de sus rostros y figuras y, desde luego, por su trágica e inadecuada conducta asumida como primera autoridad del país más poderoso del mundo.

El poderoso y ambicioso presidente, quien seguramente pasará en la historia de los espantados unidos, como el peor ¿estadista?.
El poderoso y ambicioso presidente, quien seguramente pasará en la historia de los espantados unidos, como el peor ¿estadista?.
(Foto: Especial)

No sé cuál sea el gran pecado de los amigos ciudadanos del país del norte, que han sido castigados por la naturaleza con tan desastroso y siniestro personaje, que con su sola figura ya causa nauseas. Estos clásicos personajes, son los causantes de grandes disturbios, son los herederos de Hitler, de Stalin: ¡son asesinos seriales!

En América del Sur hay otros aprendices del hitlerismo; buscan permanentemente la camorra, se estrechan y confabulan a efecto de erradicar, no solamente a sus enemigos sino que buscan en el basurero de sus conciencias, la mejor ruta para deshacerse, por ejemplo, de Lula da silva; de buscar los herederos hitlerianos en Argentina o en Brasil. ¡Son gobiernos carroñeros¡

Buscan hacer la guerra en Venezuela, apoyados por Mr. Trump y colocar en Presidencia de éste país a otro Bolsonero, y fácilmente consiguen el apoyo “fraterno y económico” en la Presidencia de Colombia.

Buscan en los países de América del Sur imponer a ciertos Clowns; es decir, ya no usaran el disfraz de payaso para cometer sus fechorías, sino que buscarán trabajar para complementar un círculo que les permitirá “legalmente” compartir sus ambiciones, sus sueños de controlar políticamente a los países de América del Sur en forma genérica. Ya, asociados otros países a sus sueños, tienen a Argentina, a Brasil, a Colombia, etc.

Su arquetipo es seguir trabajando bajo la sombra del poderoso vecino nuestro; quieren ser amados de sus pueblos pero lo que recibirán será el hazmerreír de los ciudadanos de esta América nuestra tan explotada y vilipendiada por el poderoso país norteño.

No olvidemos que el poderoso vecino allende la frontera, tiene la personalidad de Arlecchino; es astuto, camaleónico e intrigante; astuto, necio, grosero, cruel y brutal, pero ingenuo, saltarín y sin una filosofía fraterna.

Ese es el espectro que veo en nuestro poderoso vecino, y más aún, agravado por la poca cultura del poderoso y ambicioso presidente, quien seguramente pasará en la historia de los espantados unidos, como el peor ¿estadista?, norteamericano.


Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

Que no saben de gobierno

¿Miedo en los expresidentes?

¡Perdón sí, pero castigo también!

El PAN, en el desfiladero

Morelia, ciudad sucia

México y las drogas

La Fiscalía carnal

Críticos falsarios y el beneficio de la duda

¡ Deseducación del estado !

¡ México y el misterio del oro perdido !

Un peligroso payaso

¡Muertos y heridos!

¡Guachicoleros y guachiculeros!

2019 ¡ Feliz año, amor mio!

¡Despacio Andrés Manuel... que vas de prisa¡

¡AMLO NO TIENE DERECHO…

En la antesala del poder

“Reconstrucción o refundición” ¡El perdere¡

De antologías y de analogías

De huracanes 'el más peligroso en el Hemisferio Norte'

Dos tipos de cuidado (Felipón y Chente)

¡Ponen alas en sus pies¡ Los miserables peregrinos

¡En 1988, nace¡ ¿en 2018, lo enterraran?

Para desandar el camino ¡hay tiempo Silvano¡

Los soldados al cuartel y los marinos a la mar

Morelia, Ciudad peligrosa

¡Lo que nos cuesta él que se va!

¡RIP AL PRD! ¿Lo querrán como socio?

!Muerto el rey, viva el rey¡

Don Porfirio

Senadores y diputados... ¡Hay que martillar y burilar o cincelar!

La doctrina Estrada y la mano que mece la cuna

La guerra de las drogas, tan tan o batin tín

El arte de gobernar

Mr. Bad Fake

El profesor Raúl Morón

Lo que sigue no será peor de lo que ha pasado...

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura