Julio Santoyo Guerrero
La caída de los buenos
Lunes 28 de Enero de 2019
A- A A+

La dolorosa tragedia de Tlahuelilpan ha marcado la vida nacional en la medida en que un evento pone en entredicho los valores de una sociedad, el papel del Estado, la empatía, la aversión social y las motivaciones intimas que hacen que una persona camine hacia la muerte en aras de unos litros de gasolina. Marca también, en consecuencia, el inicio y los augurios del presente sexenio.

ha sido recurrente la rapiña contra el autotransporte de bienes que suelen accidentarse en las carreteras y el saqueo de trenes o el hurto masivo de plazas comerciales
ha sido recurrente la rapiña contra el autotransporte de bienes que suelen accidentarse en las carreteras y el saqueo de trenes o el hurto masivo de plazas comerciales
(Foto: Archivo)

La concepción sociopolítica, muy en boga durante la campaña electoral y luego empleada como punto de partida para la construcción de la política pública en curso, según la cual "el pueblo es bueno y sabio" ha sido cuestionada en su argumento central: la naturaleza bondadosa y sabia de las personas.

La idea pues ha sido demolida por los dolorosos hechos y por enésima vez en los últimos siglos el debate retorna al punto de las condiciones histórico sociales como factor que construye al ser humano. Que "el hombre es y sus circunstancias" -Ortega y Gasset- permite incluso una comprensión más adecuada de las conductas complejas que adopta un grupo social determinado.

El riesgo de adoptar "categorías" maniqueas, que deifican un hecho, para con ellas interpretar la realidad social, que siempre tendrá infinidad de aristas, ya generó una ruptura entre millones de seguidores del partido gobernante y también en el resto de los mexicanos. Mientras las implicaciones de la "categoría", o más bien del estereotipo, no fueron más allá del romanticismo que daba alas para mistificar al pueblo, todo fue "unidad" en el pueblo.

El problema vino después y Tlahuelilpan fue un balde de agua fría o un centenar de cadáveres sobre los creyentes de este estereotipo. Al no haber otra concepción oficial disponible para comprender lo que ocurrió en Tlahuelilpan muchos de los "buenos" que creían en el "pueblo bueno" tronaron contra la herejía de los pobladores: ¡el pueblo bueno y sabio no roba gasolina! ¿Cómo explicar esto? La realidad los golpeó. Fue la caída moral de los buenos.

Sin embargo, no era la primera vez que un grupo de pobladores escenificaba actos de robo o de rapiña. En los últimos años esto ha venido ocurriendo con cierta frecuencia en Puebla, Estado de México e Hidalgo. También ha sido recurrente la rapiña contra el autotransporte de bienes que suelen accidentarse en las carreteras y el saqueo de trenes o el hurto masivo de plazas comerciales.

Pero es la primera vez que el evento tiene un desenlace trágico de magnitudes apocalípticas. Evento que coloca a la población en una condición de estrés porque chocan en su cabeza dos visiones, la primera que el pueblo es "bueno y sabio", concepción impulsada doctrinalmente desde el gobierno, y la segunda que los hechos son claramente ilegales, proveniente de la cultura por la legalidad que la flaca democracia mexicana ha impulsado en la historia reciente.


No hacer el esfuerzo por comprender las circunstancias sociales que generan hechos como el de Tlahuelilpan limita el alcance de las políticas públicas que deben ponerse en marcha para atender las causas del problema. Otorgar dinero a los pobladores que viven en las zonas críticas de huachicoleo, pensando en que sólo es un problema de dinero es un error. Eso no garantiza que quienes se dedican e ello dejen de hacerlo, es más pueden sentirse estimulados para seguirlo haciendo, creerán que los están premiando, asumirán que el indulto implícito es un certificado de impunidad.

Hasta ahora no se ha hablado de la motivación íntima para saquear, esa que no ocurriría si los valores que conforman la cultura de la legalidad estuvieran presentes en cada ciudadano. La crisis más desastrosa que vivimos los mexicanos tiene que ver con esa ausencia. Lo que ocurrió en Tlahuelilpan debe verse como riesgo potencial para cualquier lugar de la república y eso no se arregla con dinero, implica educación en todos los ámbitos de la convivencia social.

No es que los ductos pasen por ahí y alguien los pinche, pueden pasar por cualquier lugar del país, el problema está en que los mexicanos solemos despreciar el Estado de Derecho. Incluso la doctrina del "pueblo bueno y sabio" contribuye a esa cultura negativa. ¿Quiere decir que si el pueblo roba, debe ser disculpado en automático porque su bondad y sabiduría están por encima de la comprensión y atribución de la ley?

El pueblo no es ni bueno ni sabio, el pueblo es y sus circunstancias, el pueblo es y sus condiciones históricas, económicas, sociales, culturales, políticas y espirituales. El gobierno no debe mistificarlo, tiene que ser realista y asumir la comprensión de su complejidad y derivado de ello debe generar políticas públicas responsables y eficientes. El problema no es gastar millones en cuidar los ductos para que no sean robados, el problema es invertir en mejor educación para que nadie tenga por decoroso robarlos. Lo demás, es solo retórica.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

La arrogancia de la libertad

Uruapan y los límites de la imaginación

El presidente y la expansión ilegal del aguacate

Los extravíos tienen permiso

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita