Carlos Enrique Tapia
Migración México-Eu
Huachicol, corrupción y tragedia
Miércoles 23 de Enero de 2019
A- A A+

A. No sorprende que el PAN medre con la tragedia humana, cuyo actual dirigente es moral e intelectualmente cuestionable, pues así lo hizo con sus propios muertos, la gobernadora y su esposo el senador que murieron en un accidente aéreo. Tampoco es extraño que el PRD se le sume. La amoralidad de ambos partidos es proverbial.

La tragedia de Tlalhuelilpan no debió suceder, dicen unos, culpable el gobierno federal, afirman otros, los habitantes actuaron irresponsablemente, vociferan más. Fue sin duda un conjunto de circunstancias en la que hubo omisiones oficiales, pero las mentiras del cierre tardío del ducto ya están siendo desmontadas (La Jornada, 01/22/2019).

El combate al huachicol, emprendido por el actual gobierno federal, es revelador del impacto de la corrupción comandada por PAN y PRI en los últimos 18 años. Tres sexenios de consolidación e institucionalización del modelo neoliberal que generó mercados paralelos legales e ilegales, fomentando saqueo y rapiña, normalizando la corrupción.

Peritos y militares trabajan en la zona de la comunidad de San Primitivo
Peritos y militares trabajan en la zona de la comunidad de San Primitivo
(Foto: Cuartoscuro)

Sin embargo, no se trata nada más de mercados paralelos de combustibles, tolerados y fomentados desde las altas esferas gubernamentales federal, estatales y municipales, sino también del crecimiento de las redes sociales y gubernamentales que estructuran la corrupción. Sí, múltiples grupos de mexicanos y poblados participan de la corrupción.

Asimismo, en tres sexenios de gobiernos neoliberales el abandono, marginación y pobreza se desbordaron. Municipios y comunidades enteras participan en actividades ilegales y peligrosas, como el huachicol, en respuesta a situaciones locales, colectivas e individuales, haciendo de la rapiña una actividad creciente y dañina.

En redes sociales hay una batalla abierta a favor y en contra; algunos columneros identifican, del lado proAMLO, simple ejercicio de fe, pero del otro, arrecia la defensa soterrada de voces que descalifican cada acción gubernamental, incluso algunas que favorecerían una agenda golpista. Lamentable situación que polariza.

Así, expresidentes, partidos políticos, líderes partidistas, medios chayoteros, comentócratas, únicamente defienden el estatus quo anterior, es decir, su rebatinga mediática y en redes sociales defiende el régimen en el que PAN y PRI fomentaron y normalizaron la corrupción, destacando el huachicoleo.

B. Los 50 días del actual gobierno dan cuenta de la emergencia, las prisas sin aparente objetivo, la crítica subida de tono y una minoría que se presenta como oposición, pero PAN, PRI, PRD, MC, carecen de líderes intelectuales que defienda con argumentos sus posiciones, pues los encabezan personajes mediocres, intelectualmente cuestionables.

En este sentido, es una oposicioncita técnica no política, por eso arremeten contra el gobierno federal, particularmente contra AMLO, pero sin argumentos políticos. Por ello ocho oligarcas de Monterrey están ofreciendo al PAN –y a quienes se sumen- 160 MDD, para apuntalar la guerra sucia, que no ha parado, para desprestigiar al gobierno.

Incluso, columneros afirman que la guerra contra el huachicol es una estrategia para legitimar a AMLO, comparable a la guerra esquizofrénica de Felipe Calderón o el encarcelamiento de Elba Esther Gordillo por Enrique Peña Nieto, pero omiten decir que arribó al Poder Ejecutivo con una legitimidad sustentada en 30 millones de votos.

C. Plausible la solidaridad de intelectuales, académicos y activistas orgánicos del EZLN, pero no presentan vías de diálogo a una declaración de guerra contra un gobierno electo democráticamente. Si bien el EZLN es “ejemplo de resistencia, dignidad y resistencia”, lo que no se cuestiona, los abajo firmantes reafirman la beligerancia de ese grupo.

Buena parte de la problemática que las comunidades indígenas enfrentan se acentuó en los pasados 18 años, mientras esa organización y sus defensores se aislaron. Igualmente, no pasemos por alto que varios de los defensores del EZLN defienden la espantosa realidad en la que Nicolás Maduro ha hundido a Venezuela.

Este escribano apoya la no intervención y el derecho a la autodeterminación de los pueblos, rechazando la intentona golpista del Grupo de Lima, apoyada sin vergüenza por la OEA y Estados Unidos, pero no justifica la crisis humanitaria en Venezuela, menos el desastre económico, social y político que prevalece en ese país.

D. La Guardia Nacional fue aprobada en la Cámara de Diputados por 362 votos a favor de Morena, PT, PS, PVEM, PRI y cinco perredistas. Arribó enseguida a la Cámara de Senadores, junto con la solicitud del presidente AMLO de incluir de nuevo un polémico artículo cuarto transitorio, el cual no debe pasar como está.

Si bien es una apuesta riesgosa del gobierno de AMLO, pues su accionar podría poner en entredicho el respeto a los derechos humanos sin contrapesos, más allá del tallerismo desarrollohumanista, moda costosísima e inútil impuesta en los últimos 18 años, la nueva corporación tiene un largo camino por recorrer.

En este contexto es necesario contextualizar su importancia: una estrategia fallida que privilegió la cacería a los principales capos del narcotráfico, mientras la letalidad y la violencia institucional y delincuencial crecían sin contención, con miles de víctimas colaterales, dejando la prevención del delito en el olvido.

Asimismo, la estrategia ha implicado 250 mil muertes (ejecuciones, homicidios), 270 mil desplazados, 40 mil desaparecidos; una guerra esquizofrénica del gobierno de Felipe Calderón, quien jamás se ha responsabilizado de crímenes en los que las fuerzas armadas mexicanas están involucradas y cuyas órdenes obedecieron.

La guerra caldeornista-peñanietista pretendió el control territorial, el que finalmente se perdió, implicando, por ejemplo, la criminalización de los jóvenes y el alza de feminicidios. La Guardia Nacional impulsa una estrategia que cubre aspectos, económicos, sociales, culturales, cuya operatividad y relevancia se probarán.

Con todo, la nueva corporación tendrá éxito si paralelamente se capacita y profesionaliza a las policías y se extirpa la corrupción que prevalece a nivel federal, estatal y municipal. Las ONG empresariales argumentan que se les desprecia, pero sus indagaciones solo relevan la información oficial de sexenios pasados y gobiernos estatales, no de campo.

La última y nos vamos:



1. Y siguen las evidencias del saqueo neoliberal: 50 mil MDP obsequió el Conacyt a empresas privadas, con el falaz argumento de la innovación y el desarrollo científico impulsado por la IP, lo que canceló el impulso a la investigación en áreas como las ciencias sociales y humanidades.

2. El gobernador michoacano en soñado viaje en España y el magisterio sin cobrar, pero su pago en Michoacán sigue siendo responsabilidad estatal, pues aún no se oficializa la federalización de la educación.

3. El PRD, la derecha michoacana, hace su mejor acción populista: primero, acatando lo mandado por el gobernador, aprueba nuevos impuestos, segundo, congela dos para favorecer a los empresarios, pero golpea política y económicamente a los ayuntamientos con supuesto “impuesto ecologista”.

4. Para mayor ignominia de los familiares de los más de 40 mil desaparecidos, en las entidades donde el flagelo es evidente, hay 1,500 cadáveres desaparecidos, expedientes no clarificados y entrega de cuerpos equivocados. El pandemónium de la esquizofrénica guerra de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

5. Bien por Hirepan Maya Martínez, diputado federal de Morena, al atajar el agandalle de un integrante de su partido en Michoacán para hacerse del Instituto de Formación Política del mismo. A toda costa, con argumentos sólidos, se deben evitar estos casos y el invento de grupúsculos, “corrientes” políticas y tribus en un movimiento social que deberá conserva su esencia y transitar a un partido político sin las corruptelas tipo PRD.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Los odios de las derechas mexicanas

Codicia ilimitada y predatoria

La transición política bajo fuego

Amedrentar a la 4T

Migración mexicana, acuerdo posible, redadas

El México profundo de la 4T

La 4T

Nxivm: una secta trilateral

Un acuerdo posible

Acuerdo México-EEUU, guardería ABC, izquierda bastarda, CNDH

Combatir la corrupción; locura trumpista

El desafío del éxodo centroamericano

Fuegos primaverales

Golpes mediáticos y financieros

Marchar por los privilegiados

Inseguridad y agenda derechista

¿Oposición y contrapesos?

Incertidumbre económica y bienestar

Hombres al borde de un ataque de nervios

Fronteras y caravanas migrantes

¿Postneoliberalismo?

Los falsos debates de la derecha

Encasillamiento, prejuicio y arrogancia

Autonomías

Intermediarios, reguladores y negocios

Feminicidios, intermediarismo

Leer

Venezuela, intervencionismo e ilegalidad

Huachicol, corrupción y tragedia

Trump, obsesiones electorales; huchicol, saqueo neoliberal

2019 ¿el año de la 4T?

Del azoro al odio

Nostalgia por el saqueo neoliberal

La derecha y sus tragicomedias

¿Una nueva época?

Retos y realidades

Polarización y desigualdad

Oportunidades y oportunismos

La furia derechista: medios y redes sociales

Cambio de régimen

Una caravana en crisis

El saqueo neoliberal

Cuarta transformación o transformación de cuarta

Mentiras históricas

Bancarrota, bonanza, crisis o estancamiento

Transitar hacia otros rumbos

Migración México-Estados Unidos

Dos países

Acotar la cuarta transformación: neoliberalismo y contraofensiva

Discrecionalidad, privilegios y estado de derecho

Fin de la fiesta del chayote

¿Rumbo a Morelia?

Rehacer la agenda

Criminalizar la solidaridad, comentocracia traumada

La agenda del nuevo gobierno

Damnificados y ganadores

La última y nos vamos

Ofensiva desestabilizadora 2

Meade, entre la nada y la violencia de género

Anaya, patético y provocador, Meade, la nada

Verdad y justicia

Apología del delito

Anaya, el mitómano

Las mentiras de Anaya y Meade

Arbitrariedad e ilegalidad

Falsos debates, guerras de odio

¿Competencia o guerra?

Migración México-EU peligros para México (segunda parte)

Peligros para México

Viejas nuevas guerras sucias

Migración México-EU

El tufo de la corrupción y una supuesta superioridad moral

Peligros, encuestas e inseguridad

Un sexenio de sangre y corrupción

(Pre)campañas: viejas marrullerías y politiquería

“Acuerdo” de civilidad, autismo intelectual, redes sociales irritantes, corrupción

Feminicidio, Chihuahua, Iglesia católica, Marichuy, Meade y la corrupción

Chihuahua, “países de mierda”, guerra sucia, berrinche

2017: autoritarismo, violencia y corrupción

Vivir en un país ajeno

Amnistía, perdón, justicia o militarización

Meade: simulación e impunidad

Simulaciones predecibles

Corrupción en México

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate