Hugo Rangel Vargas
Roma y la capacidad de asombro
Viernes 21 de Diciembre de 2018
A- A A+

La vorágine de sucesos y el hiperrealismo que exacerba los estímulos a los que están expuestos nuestros sentidos cotidianamente, han comenzado a atrofiar nuestra básica y vital capacidad de asombro. Como un tejido que cicatriza después de laceraciones permanentes y que termina haciendo fibrosis, una buena parte de nuestra sensibilidad ha sido sepultada por un alud de información y sentimientos que se teletrasmiten en un entorno multimedia.

Quizá por eso Roma, el filme de Alfonso Cuarón recientemente estrenado, ese que desató un jaloneo entre una reconocida plataforma streaming y las dos principales cadenas de salas de exhibición de cine en México, la galardonada cinta que podría dar al cineasta mexicano una estatuilla más de la Academia de Ciencias y Artes, la película llamada a revivir las glorias nacionales en el séptimo arte; terminó siendo un “fiasco”, una tortura que desató “bostezos” y que decepcionó a muchos.

Y es que, más allá de la trama, el lenguaje, los contenidos y el estilo del cine que la generalidad de los mexicanos acostumbramos a presenciar en una sala comercial; detrás de lo “delusorio” que pudo haber resultado esta obra cinematográfica, se encuentra esa pérdida de la sensibilidad, ese deterioro de las fronteras entre la ilusión y la verdad que vivimos día a día y que ha derivado en el encumbramiento del falso absoluto.

Alfonso Ruaron
Alfonso Ruaron
(Foto: TAVO)

No sé si la intención de Cuarón fue redimensionar lo cotidiano para llevarlo al terreno de lo verdaderamente extraordinario, si al confundir nuestros sentidos con la ausencia de colores intentó reestablecer los parámetros de normalidad en ellos, si quiso que la sobriedad de imágenes y tramas se colocaran como una aguja de acupuntura en alguna parte extraviada del alma, desconozco finalmente si está lanzando un reto al hiperrealismo; pero algo se ha movido después de Roma.

Su llamado al rompimiento es una sacudida de hombros para retornar a la excelsa sobriedad, para reanimar la gran herencia de los pequeños detalles, para reabrir los ojos que nos hacen ver más allá de colores, para volver a poner en la ruta de la escucha a los oídos ahora extraviados en la alharaca, para volver a fascinarnos con el tránsito de seres humanos por las banquetas de nuestros hogares y para saber que nuestra historia es parte de la gran Historia.

Roma, se ha dicho, “no es para cualquiera”. En efecto así lo creo, y no por una petulancia pseudointelectual, ni mucho menos por una pose falsa de crítico de cine o de arte. No. Roma está hecho para el reencuentro, para la celebración de lo ordinario, para la cancelación del museo de realidades falsarias que nos invitan al olvido y la desmemoria; es un flashazo que nos permite proyectarnos sobre un espejo que ha dejado de mostrarnos nuestra capacidad de asombro.

Las revistas de espectáculos, los afamados críticos de cine y las publicaciones del corazón seguirán desorientadas sobre las características raciales de Yalitza Aparicio y se perderán en la reivindicación de la mujer oaxaqueña. En algunos espacios el debate quizá se centre en el punto de rompimiento que representa para la industria el que una plataforma de Internet haya impuesto condiciones. Se queda sin embargo, la lucha contra la inmunidad de lo cotidiano mismo que se libra como consecuencia de la hiperrealidad que tiraniza a nuestros sentidos

Yalitza Aparicio
Yalitza Aparicio
(Foto: Cuartoscuro)

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Paz en Michoacán

Trump el incomprendido

Vuelta al estado de naturaleza

El coletazo electoral de los Estado Unidos

La derrota moral de la oposición

Los efectos “anti expectativas” de los programas del bienestar

El cambio que aún no llega

El fin del neoliberalismo

El tiempo perdido de Trump en Venezuela

Perspectivas económicas

Sanders: Running Again

Al diablo con sus instituciones

Turismo y Cuarta Transformación

Los ecos del desabasto

Una nueva carrera tributaria

2019: Presupuesto base cero

Roma y la capacidad de asombro

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia