Alejandro Vázquez Cárdenas
Una personalidad patológica.
Miércoles 19 de Diciembre de 2018
A- A A+

De músico, poeta o loco, todos tenemos un poco, popular refrán que incluso sirvió para dar título a una muy vieja película del cómico pachuco Tin Tan en el ya lejano 1947. Y si, algo de verdad tiene el dicho. Sobre todo en lo que se refiere a “loco” pues bien, lo que se dice bien desde el punto de vista mental como que no todos andamos al cien por ciento, y menos en estas fechas.

Tintan
Tintan
(Foto: Especial)

Los usuarios habituales de las redes sociales se habrán dado cuenta de lo frecuente que es encontrar adjetivos para distintos personajes, a los cuales se les cuelgan diversas etiquetas, desde los insultos más simples hasta acusarlos de cursar con cuanta enfermedad mental se les ocurre. Y no siendo todos médicos, es muy posible que reine cierta confusión entre los lectores.

Repaso en esta ocasión una de las patologías más popular en redes, el llamado Trastorno paranoide de personalidad, el cual se usa con gran liberalidad adjudicándoselo a quien ha mostrado conductas, vamos a decir que inusuales, extrañas o de plano atípicas. Si lo pensamos con detenimiento nos daremos cuenta de que prácticamente todos tenemos a un amigo o conocido que cursa con alguna de esas características en mayor o menor grado.

La sintomatología principal, digamos que “pivote”, consiste en una tendencia generalizada e injustificada a interpretar las acciones de los demás como agresivas o amenazantes para él.

La prevalencia en la población general oscila, según los diferentes estudios, entre el 0.5 por ciento y el 2.5 por ciento, que equivale, en una población como México a una cifra que supera holgadamente los dos millones de personas. Las personas que presentan este trastorno raramente buscan tratamiento por sí mismos, por lo general son enviados a consulta por su cónyuge o por su jefe.

En el trabajo pueden son capaces de simular una normalidad que no la tienen, dato este por lo que se estima que este trastorno es más abundante de lo que parece. Son individuos aparentemente congruentes.

Por lo general estas personas se creen explotadas por los demás, son desconfiados, patológicamente celosos, reaccionan a menudo de forma agresiva. Afectivamente son individuos fríos, egocéntricos y rígidos.

Tienen una cierta incapacidad para perdonar los agravios, reales o supuestos, presentan un sentido combativo y tenaz de los propios derechos al margen de la realidad, hay una predisposición a sentirse excesivamente importantes con una actitud autorreferencial constante, sienten preocupación por conspiraciones sin fundamento, son rencorosos, reticentes a confiar en los demás por temor injustificado a que la información que compartan vaya a ser utilizada en su contra. Se muestran muy impresionados por el poder y el rango social y expresan desdén por aquellas personas que consideran débiles.

Tienen ideas falsas de la realidad, y la dificultad estriba en que, sobre esa premisa falsa, se construye un edificio de ideas que parecen estar correctamente hilvanadas. Buscan indefectiblemente una situación de ataque, y para enfrentar a ese enemigo articulan una serie de argumentos bien estructurados, creíbles, con la salvedad de que el enemigo o la situación amenazante es falsa, no existe, pero ellos están genuinamente convencidos de que la amenaza es real.

Lo más frecuente es que el trastorno perdure a lo largo de la vida del sujeto, siendo en algunas ocasiones un preludio de cuadros esquizofrénicos. En situaciones de estrés la sintomatología se exacerba.

El tratamiento no es fácil ni garantiza buenos resultados, básicamente es psicoterapia. si bien hay que reconocer la enorme dificultad que tienen estas personas para tomar conciencia de que su forma de comportarse esta alterada, ya que interpretará todo como un complot en su contra.

El uso de los sedantes habituales es poco útil, salvo que existe una marcada agitación y ansiedad. Pero en los casos donde ya se sospeche el inicio de un problema mayor como lo es la esquizofrenia, padecimiento altamente incapacitante, entonces está indicado el uso de antipsicóticos potentes como la quetiapina, la olanzapina y otros.

Obvio, el paciente debe ser manejado por psiquiatría y su espectro laboral debe ser restringido

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Colosio, a 25 años

Pactar con el narco. Pax narca

Ignorancia e incompetencia

Corrupción y futbol

Los intelectuales ¿Qué son?

POPULISMO, LA INTOLERANCIA

La Tierra plana

La izquierda ¿qué es?

Izquierda e hipocresía.

Un plan maquiavélico.

Bertrand Russell y la religión, apuntes

Regreso al pasado

Siempre podemos estar peor

Pemex y su sindicato

Gasolina, otro problema

A propósito de entelequias Freud y Marx

Una personalidad patológica.

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros