Claudia Aguilar
Nómina educativa: Con más beneficios, las plazas federales
Lunes 17 de Diciembre de 2018
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Cada mañana, desde hace cinco años, la profesora Karla Aguilar Moreno acude a la escuela primaria donde labora para ofrecer clases de inglés a la mitad de las niñas y niños (pues sólo atiende de tercer año en adelante) en el plantel, que se encuentra en la periferia de la ciudad de Morelia.

La profesora no es, como buena parte de los mentores en la entidad, egresada de una Escuela Normal y la suya es una asignatura relativamente «nueva» en este nivel educativo; podría decirse que es, una maestra de ‘nueva generación’, pero espera continuar su labor, ahora que el sector educativo comienza a transformarse en dos vertientes:

En lo inmediato, tras el anuncio del Gobierno de Michoacán sobre federalizar la nómina estatal de los niveles Básico y Normal (la profesora ocupa una de estas plazas) y, en el mediano plazo, luego de que se concrete la derogación de la Reforma Educativa que ha anunciado el Gobierno de la República en días recientes.

Interior de escuela primaria en Morelia
Interior de escuela primaria en Morelia
(Foto: Especial)

Sobre esto último, la profesora Aguilar no está enterada a fondo y, dice, no alcanza a dimensionar cómo va a cambiar el modelo educativo una vez que el nuevo sistema entre en funciones, aunque espera poder seguir frente a grupo.

«Estamos al tanto de todos los cambios que están surgiendo últimamente, tanto de la Reforma Educativa como de los problemas (financieros) que estamos afrontando en el estado, pero no es algo que ocurra exclusivamente aquí, en otros lados también tienen problemas…, pero creo que es cuestión de irnos acoplando, de tomar lo bueno de estos cambios y tratar de aprovecharlos al máximo, siempre cuidando de nuestros derechos como trabajadores», indica.

Sobre la federalización de la nómina, le preocupa, como a otros mentores, la evolución de sus derechos laborales, aunque considera desde ahora que es buena idea que haya una sola instancia que se haga cargo de sus pagos quincenales ya que, en el pasado, ha visto la diferencia entre ella y sus compañeros, que tienen plazas federales.

«¿Si me ha tocado que no me llegue la nómina? Sí –se ríe–, aunque uno está aquí por la labor. Ha habido ocasiones que sí, los pagos se han atrasado mucho. Yo soy (parte de la nómina) estatal y, como menciona la base de compañeros, nos deben muchos bonos, no nos han pagado algunas prestaciones, aunque tal cual como quincena, no ha fallado; es hasta estos últimos meses que hemos estado padeciendo los contratiempos del sueldo con retraso, pero eso nunca se había visto antes».

Maestra Karla Aguilar
Maestra Karla Aguilar
(Foto: Especial)

Por lo que toca a los bonos, añade, es algo «que había escuchado desde el momento de entrar como docente, ya se hablaba de esos problemas de retrasos en esos apoyos docentes; desde que entré ha estado igual. Por ejemplo, nos han pagado bonos atrasados, unos que eran desde el 2015, y ahora va corriendo la lista de los de este año».

-En ese sentido, ¿está de acuerdo con la federalización de la nómina educativa estatal, para que se asegure su pago puntual?

«Bueno, la verdad no estoy enterada al 100 por ciento de los beneficios que esto nos traería, hay opiniones encontradas entre los mismos compañeros… Una de las principales causas por las que se está pidiendo esto, es por la diferencia que hay en el pago de los estatales y federales en el estado.

«Nosotros, aquí en la escuela, tenemos compañeros con clave estatal y federal, y sí vemos una gran diferencia. Por ejemplo, ha habido quincenas donde nos llega únicamente el pago de la quincena a los estatales, y a los federales les llega quincena, más uno, dos bonos, y ahí es donde decimos, ¿qué hizo ese maestro diferente al otro? Todos estamos trabajando a la par, entonces, por qué esa discriminación. Entonces, ese es el punto principal de partida.

«Pienso que (la federalización de la nómina) sería benéfica, si lo estamos hablando en cuestión de pagos y de apoyos al docente, estoy de acuerdo en que se federalice».

«No somos de un bando ni de otro»



El plantel donde imparte clases la maestra Aguilar es una de las llamadas Escuelas de Tiempo Completo, por lo que los niños permanecen ahí un promedio de ocho horas diarias. También reciben sus alimentos y cursan nuevas materias, como el idioma inglés.

Jared Martínez
Jared Martínez
(Foto: Especial)

Por esta situación, «es difícil para nosotros faltar un día a la semana y que nos vayamos a marchas o paros; tratamos de no parar y de no interrumpir las clases», indica la maestra, ya que es problemático dejar a los alumnos sin clases.

Aquí, explica «no somos de un bando ni de otro, simplemente hacemos nuestra función docente; llevamos todos los registros de evaluación según nos pide la Secretaría de Educación Pública, y no estamos ni en contra ni a favor» de las movilizaciones magisteriales.

Aunque se entienden, aclara la profesora Aguilar. «Aquí en la escuela ha habido un entendimiento con los padres de familia y el director les ha explicado que no se ha parado por una cuestión de capricho, tiene una justificación y por una necesidad que tenemos como maestros de apoyarnos y estar presentes por algo que nosotros también pidiendo porque nos falta, y eso lo entienden los padres».

La opinión ciudadana



El pasado 26 de noviembre, el gobernador Silvano Aureoles Conejo anunció que Michoacán devolvería los servicios educativos de nivel Básico y Normal a la Federación, dada la inoperatividad de un esquema centralista que, tras 26 años, ha dañado la estabilidad financiera del estado pues, argumentó, el pago de dicha nómina se ha vuelto insostenible.

Este domingo, volvió sobre el tema y llamó al gobierno federal a colaborar en la resolución de la problemática educativa, «de fondo», para mejorar estructuralmente al sistema educativo en Michoacán.

Al respecto de tal proceso, ciudadanos y ciudadanas señalaron durante un sondeo que no conocen a bien la cuestión, pero sí resienten la inasistencia de los docentes en el salón de clases, con todo y que comprendan sus razones, como Vianney Suárez, quien es madre de familia:

«La verdad sí han faltado bien mucho a clases, ya los papás somos los maestros (…) han estado faltando mucho porque supuestamente no les han pagado. Los maestros tienen que recibir su sueldo, no sé si sea poco o mucho, pero ellos tienen que recibir su sueldo porque a final de cuentas ellos son maestros y son los que se encargan de cuidar a nuestros hijos», señaló.
Por su parte, la estudiante universitaria Jared Martínez consideró que «está mal (lo de las movilizaciones) porque no deben de estar viniendo a esto, porque se supone que deben estar dando clases, pero pues también ellos tratan de luchar para que les paguen ¿no?».

La dicha federalización, implica que sea el gobierno federal quien pague el total de las 80 mil 571 plazas magisteriales de educación Básica y Normal en la entidad, como una medida para equilibrar las finanzas públicas en el estado.

La iniciativa fue considerada como algo positivo por los ciudadanos entrevistados, si con ello se asegura el pago puntual del salario para las y los maestros en el estado y, con éste, su asistencia al salón de clases.

Pedro Gerardo, estudiante de bachillerato, dijo que, «entiendo también a los maestros que obviamente lo hacen porque tienen la necesidad del dinero, como todo ser humano y yo creo que si eso va arreglar el problema de que los maestros falten y (…) yo creo que sí se pueden hacer las cosas de una manera más justa posible y si va a ayudar, está bien».

Otro joven, Jesús Sáenz, atajó: «Si el estado no tiene los suficientes recursos para poder pagar a los maestros, entonces que se encargue quien si tiene los fondos necesarios».