Rafael Mendoza Castillo
La IV transformación, el poder y los símbolos.
Lunes 10 de Diciembre de 2018
A- A A+

Si el poder es un pleito de voluntades reales, materiales, pero también imaginarias, simbólicas. Todo ello se manifiesta en una lucha política entre los dueños del capital ( voluntad de poder ) y los que solamente tienen su fuerza de trabajo, su cuerpo y su mente( voluntad de vida ).

Por supuesto, que lo dicho se inscribe en una categoría que se denomina relaciones de explotación. Esta última adquiere sentido y significado en una categoría llamada capitalismo corporativo, realmente existente. Desde este campo podemos pensar el presente donde actúa, hoy día, el Movimiento de Regeneración Nacional, el cual ganó las elecciones el primero de julio de 2018, con más de 30 millones de votos. Evento histórico.

Para algunos investigadores de lo social un símbolo es una síntesis sensible de una contradicción irresoluble.

Es cierto que los símbolos despiertan un conjunto de emociones, sentimientos, que nos ayudan a sobrellevar los conflictos del mundo, pero que no son suficientes para entender y comprender lo real, lo subjetivo y la acción constituyente, de nuestra existencia y su transformación. Por ejemplo, los mitos como narrativas simbólicas son buenos calmantes corporales, mentales, imaginarios, para estar en el mundo y cohesionarnos, como seres humanos.

Es indudable que tienen elementos racionales y sus presencia está en todas las culturas del mundo. El poder los sigue utilizando, y lo vimos el primero de diciembre en el Zócalo. Este hecho no los demerita.

Andrés Manuel López Obrador
Andrés Manuel López Obrador
(Foto: Cuartoscuro)

El pensar filosófico tiene entre sus tareas determinar, es decir, trazar el límite entre lo simbólico y lo que tiene que ver con el pensamiento conceptual y categorial( lucidez y claridad).

Es importante evitar las confusiones en las ideas. No se trata de acceder al poder político y decir que éste se utilizará para servir a la gente.

En este caso la relación de dominio se mantiene entre gobernantes y gobernados. Los gobernados son mayoría y siguen delegando el poder en una minoría, aunque sea de izquierda o de derecha.

Es necesario que esa relación entre gobernantes y gobernados( es histórica, no es natural), ya no exista en la IV transformación y ésta se asuma en la idea de mandar-obedeciendo.

La IV transformación, que ya se instaló en el poder político, en el Estado y piensa cambiar las estructuras y sentidos que permitieron la corrupción y la impunidad en el modelo neoliberal, requiere también la creación de una filosofía política y cultural, para formar un sujeto colectivo crítico y que éste asuma la dirección de un proyecto alternativo de nación, compartido. De lo contrario, seguiremos quitando lo filoso del capitalismo corporativo, pero dejando intacta la relación de explotación. Los símbolos nos producen placeres para estar contentos con el mundo del capital, pero no lo transforman.

De ahí la necesidad de ir más allá de las narrativas mitológicas. No se trata de desaparecerlas, de eliminarlas de nuestras culturas, pero es importante subrayar las insuficiencias epistémicas en la comprensión de las contradicciones que se presentan en el mundo socio- histórico real. Recordemos, que en muchas ocasiones, las primeras, se usan para esconder o reprimir a estas últimas. La realidad, la subjetividad y nuestras prácticas, no se piensan adecuadamente, desde las narraciones simbólicas.

Muchos investigadores de lo social entendieron que el poder, no solo es imponerle la voluntad a otros como dominio, sino que descubrieron, que en ese dominio sobre los otros, había una relación de explotación, de robo, de valor de cambio.

Estas conceptualizaciones, categorizaciones potencian la comprensión del pensamiento crítico sobre las lógicas que mueven las estructuras, procesos y tendencias, que orientan las reglas específicas del capitalismo corporativo, donde se está moviendo Morena y todos nosotros. Ir más allá de esas reglas es la meta política ( lo posible ).

El primero de diciembre fuimos testigos, que en el Congreso estuvo presente el pensamiento conceptual, al señalar que la existencia de las reglas neoliberales habían dañado emocional y físicamente a la mayoría de mexicanos( 70 millones de pobres).Se dijo, con mucha claridad, que esas reglas favorecieron la riqueza y privilegios de unos pocos y que la economía no creció mas allá del 2 por ciento. En el Zócalo, por la tarde-noche, vimos la presencia de los símbolos de nuestras culturas originarias.

Los momentos anteriores despertaron el entusiasmo en el imaginario de millones de mexicanos y fortalecieron las ideas, las actitudes, para transformar la realidad, que heredamos del prianismo-perredismo, y su Pacto por México. Lo simbólico y lo conceptual, son momentos de la razón cultural y sus voces. Pero es necesario poner los límites en el momento de comprender las lógicas que soportan al mundo de nuestra época. Los símbolos son conservadores y ocultan las contradicciones reales. Muchas veces en los sueños entretenemos nuestras miserias.

Recordemos, que todos los sistemas económicos, políticos, sociales y las reglas que los mueven son históricas. Tienen fecha de caducidad. Todo lo sólido, como decía el clásico, se desvanece en el aire y lo sagrado es profanado. También es cierto, que no se derrumban solos, sino que los grupos, las clases, que los sufren los transforman, empujando, vía la acción constituyente, las contradicciones reales y las imaginarias. Esto implica la reforma de la realidad, de la subjetividad y de la acción.

El neoliberalismo en México está en crisis estructural. Preguntas,¿ Es Morena quien le dará la puntilla o hay que construir el sujeto colectivo para sepultarlo, un contrapoder, desde abajo? ¿ Se tocará la regla clave del sistema corporativo capitalista, que es la búsqueda de una acumulación infinita del capital? ¿ Morena romperá el equilibrio que lo mantiene o lo seguirá sosteniendo, recuperando el Estado de bienestar? ¿Morena creará un Estado menos achicado y más interventor con reglas que limiten la acumulación de capital en pocos? El futuro y los hechos lo dirán.

La oligarquía está preocupada porque el prianismo llevó al sistema capitalista o neoliberal a un desequilibrio, el cual ha venido afectando sus ganancias y sus privilegios. Y la mayoría explotada y marginada, por dicho sistema, reclama una nueva formación social con nuevas reglas, que proteja la voluntad de vida. Lo bueno de la historia es que no se pone de parte de nadie. Es una batalla por la libertad, la emancipación y en contra de la opresión de unos hombres, sobre otros. No basta llegar al poder, sino pensar el mundo en el que deseamos tener una vida digna, solidaria y en comunidad. Otro mundo es posible y necesario.

Andrés Manuel López Obrador
Andrés Manuel López Obrador
(Foto: Cuartoscuro)

Andrés Manuel López Obrador
Andrés Manuel López Obrador
(Foto: Especial)

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Juárez, fundamentalismo de mercado, religioso y laicidad

La universidad y el sindicalismo en el siglo XXI

Neoliberalismo, educador popular y 4T

Refundar a las escuelas normales públicas del país

La Cuarta Transformación y el proceso de la historia

La Cuarta Transformación y el estado laico

Ciencias sociales para el congreso de normales

Ideas para el próximo congreso nacional de normales

Filosofía, modernidad, educación y colonización

Descolonizar y emancipar a la educación

Fortalecer y transformar a las instituciones públicas formadoras

Aborto, laicidad, vida y vida humana

Pedagogía crítica, ética y moral

El aborto, la vida y la vida humana

El saber universitario y el pensamiento crítico

La escuela no es una empresa

Fiosofía,Lenguaje Y La Cuarta Transformación

En educación no hay neutralidad ideológica

Pensar lo educativo desde la cuarta transformación

El pacto social neoliberal y la cuarta transformación

La libertad, la dicha y lo establecido

La cuarta transformación necesita nuevas instituciones

La cuarta transformación y el problema del sujeto y la identidad

Racionalidad crítica versus positivismo

Dialogar, pensar y preguntar

Pensar el mundo y la acción constituyente

México dividido y polarizado

Crítica a lo instituido en la UMSNH

La IV transformación, el poder y los símbolos.

El homo sapiens y sus creaciones

Razones para una nueva reforma educativa

La cuarta república hereda instituciones fetichizadas

Preguntas permanentes sobre la vida y la muerte

Liberemos el espacio de lo público

Ética crítica para la cuarta transformación

Cultura y memoria para la cuarta transformación

Batallas por la historia: el 2 de octubre de 1968 no se olvida

Hidalgo, la libertad y el fin elegido

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía