Gilberto Vivanco González
VIVILLADAS
Educación básica en Michoacán ¿en el limbo?
Viernes 7 de Diciembre de 2018
A- A A+

Resulta increíble que uno de los rubros más importantes para la sociedad en general y para los michoacanos en particular ande de cabeza o ni tenga, porque , en lo que respecta a educación básica y normal, el gobernador Silvano Aureoles no quiere saber nada de ellas y la federación plantea que eso de soltar la educación de buenas a primeras no es posible porque se debe a una normatividad, incluso hay quien maneja que está estipulada por ley, todo esto a partir del acuerdo de adhesión al Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica, signado en 1992. De modo que el destino del sector educativo anda como pelota de aquí para allá y de allá para acá.

Silvano Aureoles Conejo, gobernador del estado
Silvano Aureoles Conejo, gobernador del estado
(Foto: Especial)

La posición del mandatario michoacano ha provocado muchas declaraciones, la mayoría de ellas polémicas y ha levantado suspicacias: ahora resulta que no quiere hacerse responsable del sector educativo a unos cuantos días de cerrar el año, cuando tiene pagos pendientes, bonos y aguinaldos que su administración debe cubrir.

Tal parece que el agua le ha llegado al cuello y ya no puede respirar; la situación puede ser entendible porque habla de un déficit de 3000 mil millones al año por todo un conjunto de conceptos para el gremio pero no menciona que muchos de los recursos que aplicó correspondían a la operatividad educativa, a la infraestructura y desde luego a los trabajadores de la educación y fueron desviados a otros apartados, en otras palabras: tapando un pozo y destapando el otro.

Baste recordar, porque Vivilladas lo denunció, que los recursos financieros para el estímulo a trabajadores de escuelas normales, UPN y CAM, que año con año se les pagan y cuyos montos están asignados y entregados por la Secretaría de Hacienda simplemente están desaparecidos o pulverizados en otras vertientes, lo que significa que Santa Claus no visitará hogares normalistas. La pregunta es ¿De quién es la culpa? ¿De los trabajadores o de la administración? ¿Quién reparte el pan a su libre albedrío, el sindicato, los maestros, los no docentes o el gobierno en funciones? Estás interrogantes pueden servir en cualquier nivel educativo o subsistema educativo y las respuestas, sin temor a equivocarnos llevarían al mismo destinatario.

¿Qué acaso, el hoy ejecutivo , cuando era candidato y que ofrecía soluciones a diestra y siniestra para Michoacán en todas sus aristas, no sabía de la gran responsabilidad a la que se iba a enfrentar, o no vislumbraba los compromisos que se tienen con la educación local?

Desde luego que si, además también sabía que las arcas estatales estaban como bolsillo de asalariado antes del fin de semana o de la quincena, sobre todo que ya existían fuertes rumores y evidencias en varios casos, de la anarquía que el gobierno de Leonel Godoy tenía en la secretaría de finanzas donde los sectores salud, obras públicas y educación eran los más vulnerables. A pesar de todo ello y de otros problemas existentes, se apuntó para la gubernatura, que por cierto ganó claramente, de modo que no se vale que de buenas a primeras y al cuarto para las doce salga, como dicen en tierra caliente y en otras regiones: “que dice mi mamá que siempre no”.

El asunto de traspasar la educación básica a la federación, no es tan fácil como regresar un libro, una plancha o un caballo prestado, las cuestiones institucionales son más complicadas que eso, ya que permean una serie de protocolos, de métodos para llevar un proceso formal, además debe existir un comité, o como gusten llamarlo, de entrega_ recepción y al mismo tiempo, quienes reciben, tienen que promover sendas auditorias o controles fiscalizadores, porque el absorber una dependencia tan complicada e importante no debe estar a contentillas de cualquier funcionario, llámese como se llame.

Es muy fácil tirar el arpa ante la desesperación, la incapacidad financiera o ante la limitación gestora, pero seguir los caminos adecuados y a tiempo es indispensable.

De modo tal que Silvano Aureoles podrá realizar marchas, mítines o hasta huelga de hambre (que en su salud lo haya) pero eso no le ayudará para esquivar los cauces gubernamentales. Por cierto, ayer los maestros hicieron una mega marcha para presionarlo y debemos decir que la situación se pone color de hormiga porque bachilleres y Cecytem están en la misma sintonía: exigen cumplimiento de obligaciones. A propósito de marchas, ¿quién acompañará a Silvano a la propia? Sólo que el secretario de educación, Alberto Frutis, quien pidió al magisterio que se sume a la futura caminata en contra de la federación ¿Pues dónde tendrá la cabeza este señor?

El mandatario estatal declaró “No es que no me importe la educación, pero ese tema no es mi responsabilidad, sino del gobierno federal. La administración tiene 30 días para nombrar un representante y solucionar el problema” ¡Lo bueno es que dijo que le importa y que siempre se ha notado! ¿alguien tiene duda de ello?

La postura del actual gobernador es vista en redes sociales como una cortina de humo ante el déficit tesorero de su administración y ante la enorme problemática económica que implica responder a los maestros en fin de año. Seamos concretos: los tiempos cronometrados no le ayudan porque está por cerrarse el año fiscal ni tampoco le auxilian los tiempos políticos porque no puede pasarse por alto que la relación con Andrés Manuel López Obrador no es muy armónica que digamos. La pregunta es ¿hubiera hecho lo mismo si Meade fuera presidente? Nos da la impresión que desea lavarse las manos y aventar un alacrán al nuevo gobierno federal.

Por el bien de la educación, ojalá el gobernador tenga apoyo de la federación para resolver las urgencias financieras, porque a final de cuantas el compromiso social es de ambos gobiernos y deseamos que en los próximos años se establezcan medidas de austeridad gubernamental y una reingeniería económico-administrativa donde uno de los puntos clave deberá definirse como: no a la corrupción, si a la honestidad.

La educación es tan importante para un país , para un estado, que merece que ningún funcionario juegue con ella ni con los principales autores que la sustentan.

Napoleón advirtió: Interesarse por los intereses de todos es propio de un gobierno ordinario; preverlos es digno de un gran gobierno” y Alexander Pope , poeta inglés, sentenció: Que discutan algunos sobre la forma de gobierno. El que mejor administra es el que mejor gobierna. Con esta visión ¿Silvano Aureoles será un buen gobernador? Cada quien tiene la respuesta.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Aniversario de Morelia... su fundación

ENUF, un año más trascendiendo

Michoacán… por industria

Entre perdones

Mexicanos ¿Felices?

Sociedad y medio ambiente

Gasolineras ¿Y los litros de a litro?

Persecución de la SEE

La Bandera Nacional

Los abuelos y las estancias infantiles

Monarcas Morelia ¿acosado?

Líderes sindicales... a la rendición de cuentas

El magisterio en el limbo

Incertidumbre energética

Día de los Inocentes

Navidad, regalo de amor

Giro en educación

Educación básica en Michoacán ¿en el limbo?

Nuevo gobierno… nuevas esperanzas

Guardia Nacional

Comisiones bancarias en la mira

Morelia, improductiva

Morelia, bajo el agua

Carmen Aristegui, el regreso

Normalismo, en el olvido

López Obrador: clroscuros

Los abuelitos

Morelia, de mal en peor

Elba Esther… ¿libertad pactada?

Morelia, reto complicado para Morón

PRI Y PRD… ¿Sobrevivirán?

Morelia, ¡bajo el agua!

¡Cerca de la definición!

El verdadero peligro para México

¡¡Alto a la violencia electoral!!

AMLO... la batalla continúa

Estacionamientos públicos, sin responsabilidades

Todos somos Luis

La depresión…mal silencioso

La vocación magisterial

Las elecciones y la pobreza

XXIX Coloquio de Educación en la ENUF

Sufragio efectivo, ¡sí reelección!

Elba Esther Gordillo, ¿un peligro para México?

Candidatos y elecciones

Asesinato de tiburones

¡La cuesta de enero!

Trabajadores de la educación, pagos pendientes

Año Nuevo y propósitos

Ley de Seguridad Interna, militarización abierta

Meade… ¡el ungido!

Encuestas, ¿el arte de engañar?

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones