Alejandro Vázquez Cárdenas
LOGOS
El humano y sus errores
Miércoles 5 de Diciembre de 2018
A- A A+

¿Cuántos errores puede cometer un humano? Al parecer un número inimaginable, pues es evidente que nadie escarmienta en cabeza ajena y el número de posibilidades de que alguien cometa un error es prácticamente infinito.

Y nada de que con los años se comenten menos errores, pues todos, a la edad que sea, estamos expuestos a cometer desde una pequeña tontería hasta una megababosada de gran calibre. Esto aplica tanto al individuo en forma aislada como a una sociedad completa del país que se nos ocurra.

Da igual que se trate de un de atrasado país del África subsahariana o una potencia mundial como lo son los EUA o Reino Unido, todos, en algún momento han cometido graves errores en sus políticas tantos internas como externas. Por mencionar solo dos, el resultado del referéndum sobre el Brexit en UK y la elección de un patán como Trump en los EUA.

Mario Vargas Llosa, escritor
Mario Vargas Llosa, escritor
(Foto: Cuartoscuro)

México no es la excepción, en el catalogo de errores nacionales debemos ocupar uno de los primeros lugares, solo así se explica cómo es que siendo un país con dos siglos de existencia, que no padeció en su suelo ningún problema en las últimas dos conflagraciones mundiales , que ni de lejos sufrió lo que padecieron Alemania o Japón con sus dos bombas nucleares, un país que dispone de una gran cantidad de valiosos recursos naturales, minería, petróleo, costas, puertos, una geografía y un clima envidiable, ausencia de esas guerrillas que han padecido otros países latinoamericanos como las FARC en Colombia, Sendero Luminoso en Perú, terrorismo como el Uruguay con los Montoneros etc. etc. y con una enorme frontera con el principal consumidor mundial, a pesar de todo lo anterior nos encontremos a la cola de los países industrializados , en el ultimo furgón de la tecnología, con una educación ruinosa , de las peores de la OCDE, con unas universidades que jamás han estado dentro de las primeras 100 del mundo a pesar de ser muchos más antiguas que Harvard y Yale, un país que depende de muchas importaciones de artículos básicos hasta prácticamente el 100% de la tecnología y electrónica.

¿Cómo es posible que un país como Corea del Sur, que en 1953 era más pobre que la mayoría de las naciones latinoamericanas e encuentre a años luz delante de nosotros? La experiencia del país ha sido motivo de múltiples análisis para comprender qué fue lo que permitió ese crecimiento económico tan rápido.

Para Jasper Kim, profesor de la Universidad Ewha en Seúl, la respuesta fue apostar por el único recurso que tenía en abundancia: su gente.

Tanto el gobierno como el pueblo se dieron cuenta del valor de la educación e invirtieron en ello de modo extraordinario. ¿Merito de quien? de un gobierno que tomo las cosas en serio privilegiando la educación por sobre todo y un pueblo laborioso, con dignidad, responsabilidad y orgullo. Así de fácil. Y así de difícil.

Mario Vargas Llosa, en su novela "Conversación en la Catedral" hace una de las preguntas más parafraseadas: ¿En qué momento se jodió el Perú? En el caso de México, sobran los “momentos,” mismos que se pueden rastrear hasta la Colonia cuando el rey de España pretendió regular desde el otro lado del Atlántico la vida de la Nueva España, y el virrey pronunció la frase "acátese pero no se cumpla". Cuando esa costumbre de poner la norma lejos de la realidad se continuó en la era independiente, fingiendo un estado de derecho y sobre todo cuando la sociedad se acostumbró a esa simulación. Cuando el tiempo hizo costumbre la cultura de la corrupción.

Los mexicanos echamos a perder a México. Porque es más cómodo estirar la mano para recibir una dádiva que partirse el lomo en un trabajo. Porque es mejor “estar bien” con el poderoso que decir la verdad. Cuando se vio que “el que no transa no avanza” Porque la filosofía de millones de nuestros trabajadores es “Yo hago como que trabajo y ellos hacen como que me pagan”. Porque nuestro sistema educativo es una basura, y como basura que es, solo produce basura. Y así podemos seguir enumerando.

¿Tenemos remedio? Si, mejorando nuestra educación y cambiando nuestra mentalidad y cultura. Pero eso será en otro siglo, con otras generaciones, con estas definitivamente no, vean lo que han elegido como mandatario, un analfabeta funcional con problemas severos de personalidad.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Populismo, ¿qué es?

IFE y el periodismo, una historia

IMSS, una tragedia que se pudo evitar

El café y los antioxidantes

La corrupción, ese gran problema

Para entender a López

Colosio, a 25 años

Pactar con el narco. Pax narca

Ignorancia e incompetencia

Corrupción y futbol

Los intelectuales ¿Qué son?

POPULISMO, LA INTOLERANCIA

La Tierra plana

La izquierda ¿qué es?

Izquierda e hipocresía.

Un plan maquiavélico.

Bertrand Russell y la religión, apuntes

Regreso al pasado

Siempre podemos estar peor

Pemex y su sindicato

Gasolina, otro problema

A propósito de entelequias Freud y Marx

Una personalidad patológica.

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana