Samuel Ponce Morales
La Conspiración
La oscilante ZEE de Lázaro Cárdenas
Martes 20 de Noviembre de 2018
A- A A+

Desde hace dos años se ha venido trabajando en México en una política pública que si bien es una novedad en nuestro país, desde hace más de 40 años ha probado su éxito en diversos países del mundo, como son las Zonas Económicas Especiales.

Desde un inicio se vio que para Michoacán la implementación de la ZEE en Lázaro Cárdenas es un tema estratégico y prioritario y en ello enfocó sus baterías el gobierno del estado, a través de la Secretaría de Desarrollo Económico y respaldado por el sector empresarial de la entidad.

Como lo han manifestado el gobernador Silvano Aureoles y el titular de Sedeco, Jesús Melgoza, la ZEE de Lázaro Cárdenas – La Unión representa una magnifica alternativa para atraer inversiones de gran calado, que permitan generar encadenamientos productivos, y crear miles de empleos bien remunerados, lo que permitiría mejorar la calidad de vida no solo de la Ciudad y puerto de Lázaro Cárdenas sino de la región y del estado, incluso impactar en la competitividad del país en su conjunto.

Sin embargo, con el cambio de administración se han generado opiniones diversas e incluso contrastantes respecto a la viabilidad de esta política pública.

Cristina Portillo, diputada local
Cristina Portillo, diputada local
(Foto: Especial)

Revisando lo que ha sucedido en otros países del mundo como China, Singapur, Taiwán, donde las ZEE son práctica común se observa que esta política pública ha sido clave para la atracción de capitales, el desarrollo de zonas de desarrollo y el impacto en crecimiento económico y en generación de empleos.

El objetivo final es la generación de riqueza a través de la inversión productiva desde el sector privado, la creación de infraestructura, y la consecuente generación de empleos en manufactura de alto valor, que es el gran reto de Michoacán: lograr empleos de calidad y bien remunerados.

Las diferencias de opiniones e incluso el debate en temas de esta magnitud son algo normal, sin embargo es innegable que el propósito final de esta política pública coincide plenamente con la visión y planteamientos que ha hecho el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, de combatir la pobreza a través de la inversión productiva y la creación de empleos.

Si la meta es la misma, tal parece que lo que hoy hace falta, para que la política pública y la implementación de la ZEE en LC sean una realidad es un real cabildeo, un dialogo franco del próximo gobierno federal con los gobiernos estatales que tienen ZEE planeadas.

En el caso de Michoacán el gobierno del estado cuenta además con el respaldo pleno del sector empresarial, que ha hecho suyo el proyecto de la ZEE, al ver en ella la gran oportunidad de que Michoacán atraiga cuantiosas inversiones en sectores en los que tradicionalmente no había interés en venir a nuestro estado.

Y es que esos sectores se han venido instalando en la franja de la frontera norte del país, para aprovechar la cercanía con Estados Unidos. Tales sectores son: electrónico, electrodomésticos, automotriz y aeroespacial, entre otros.
Además del andamiaje legal y jurídico, en estos dos años, el gobierno de Michoacán ha avanzado de manera sustancial en la agenda de promoción de la ZEE y hay que capitalizar los esfuerzos que ha venido realizando, a través de la Sedeco en conjunto con las cámaras y organismos empresariales.

Durante el último año y medio hemos visto desfilar por el puerto a varias e importantes delegaciones de empresarios y embajadores de países como China, Corea, Malasia, Japón, Tailandia, entre otros, quienes han venido a conocer directamente las ventajas de Lázaro Cárdenas y las oportunidades de negocios que se abrirán con la ZEE.

Es fundamental que no se detengan estos trabajos, que se dé continuidad al proyecto y que detone la ZEE de LC - La Unión, con inversiones tractoras, como Arcelor Mittal, que crearán cadenas de valor y "jalarán" a miles de Mipymes michoacanas y por ende impulsará la economía del estado.

Nada es lo que parece



La diputada local Cristina Portillo tomó por sorpresa a muchos. Sí, hablamos de la iniciativa que presentó para regular "los altos salarios de funcionarios". Nadie, seguramente nadie -de los gobernados-, se opondría a tal planteamiento, menos aun cuando la clase política goza de un alto descrédito reflejado; sin embargo, lo que llama la atención y provoca polémica es quién hace la petición. La legisladora morenista ha sido, digamos, de las figuras políticas que más se ha visto favorecida con el sistema tabulador que ahora quiere eliminar; lo mejor hubiera sido que uno de sus pares presentara dicha iniciativa.

Conjuro



PRD, aparte de las corrientes también se deberían ir los corrientes…

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

Aguililla, ¿las cartas sobre la mesa?

Masacre en Aguililla

IEM, los que aspiran

PRI, la lucha por la gubernatura

Un bloque portuario inesperado

Urapicho, crónica no anunciada

TEEM, por una reforma electoral local

IEM, los que merecen

TEEM, el arribo

Morena, la diferencia

Silencio electoral

Morena, una elección de fundadores

El legado del TEEM

Esperando al auditor...

El legado del TEEM

Silvano, tercia de halagos

Violencia, tres en uno

Encuesta 2021, el PRD desaparece

MORENA, el reencuentro

AMLO, caso Mireles

De todos modos, SUEUM/SPUM se llaman

De todos modos, SUEUM/SPUM se llaman

Tepalcatepec, ambigüedad presidencial

Michoacán, la impensable alianza

ZEE, sepultada

Los pendientes del Sistema anticorrupción

Los pendientes del Sistema anticorrupción

Autodefensas, diálogo fallido

Otra vez Apatzingán

CNTE, SUEUM, sin miramientos

Conago, Michoacán en la mira

Morena, reunión casi imposible

La no guerra al narco

PRI Michoacán, la danza de los 10 millones

PRI Michoacán, llegó la hora

De la ley Bonilla a la del Garrote

Secuelas del encuentro en Palacio de Nacional

Educación, “de la tierra al cielo”

Michoacán, el encuentro presidencial

CEDH, #MissJessica

El patrón de la SSP

En los tiempos de Alfredo Castillo

Alito en Michoacán

El rescate por los bosques

La lucha por la Auditoría

Raúl Morón, al banquillo congresista

La Constitución de Michoacán, a 100 años

Auditoria, los de la terna

Otro golpe a Marco Polo Aguirre

La renuncia de Antonio Soto

AMLO, una sola mención de Michoacán

AMLO, y sigue cabalgando

Las cinco del TEEM

Marco Polo, el cobre

IEM, retos a la vista

Del INE al IEM

El fallido evento constitucionalista

Municipios de talla internacional

Mujeres policías: el arraigo por la familia

Los destapes

Más allá de Raúl Morón

Morena debilita al PRD

Congreso, la altura de un párroco

Observatorios ciudadanos, entre dimes y diretes

La crisis en el periodismo

Última llamada, última llamada...

Los dilemas de ADN

Jesús Reyna, el gran ausente

Morena Michoacán, uno menos

¿Cuidado con los militares?

El prematuro destape

A contra reloj la federalización

Cárdenas como los buenos vinos

La hora del PRI

Un juez a todo dar

Vendetta partidista

Nahuatzen, el deslinde

Nahuatzen, el conflicto de nunca acabar

Contra la madre tierra

Una historia que no contar

Junta de Caminos

Gobernadores en alerta, por las alertas

Y de qué habló con AMLO…

INE dará certeza a la renovación de la dirigencia nacional del PRI

Por un plan Marshall michoacano

Reaparecen priista y expanista

Y, dónde está Fabiola

El privilegio del PES en Michoacán

Los dos alcaldes con poderes

Más allá de la reforma educativa...

CNTE, hasta cuándo…

Pascual Sigala, la despedida

Fiscalía, una sorprendente elección

El adoctrinamiento ¡a niños!

Tercera llamada…

Fuerte mensaje silvanista

De nuevo, en riesgo nómina magisterial

La desigualdad entre la Federación y estados

UMSNH, sin vuelta…

¿Dónde está Jesús Reyna?

El abucheo de la discordia

Congreso, aferramiento ex priista

Reaparece Alfredo Ramírez

Morena, Morena...

STJE, el misterioso magistrado presidente

Michoacán, los penares del PRD, de ADN…

Guardia Nacional

Morena da palos de ciego

ADN se entrega a Morena

El futuro de la Fiscalía en Michoacán

Reforma electoral con perspectiva de género

La cátedra centista

Violencia política de género, sin estadística

El logro presidencial y el desmarque morenista

Casi lista la ley para la Fiscalía

Michoacán, #MissYeidckol

CNTE, primera llamada

Índice de violencia, ¿dónde están los michoacanos?

El empantanamiento

Michoacán, reforma electoral

CNTE, la vie en rose

SEP, el brutal desconocimiento

Más allá de la Contraloría

El zape amlista

«Así se comportó Fausto Vallejo…»

Los sin nombres de Jesús Reyna

Jesús Reyna al ataque

Los gandallas de MORENA

Telebachillerato, nepotismo y privilegios sindicales

La lucha por la fiscalía

“Ya párele con (…) los quemados de Obregón”

CNTE, la venganza política

¿Y si resistiremos el desabasto?

De AMLO a Silvano y viceversa

UMSNH, pinceladas del nuevo rectorado

UMSNH, rompiendo usos y costumbres

AMLO, dos puntos para Michoacán

Libra Michoacán examen policial

Frente antisilvanista

UMSNH, solo uno

UMSNH, dos decenas…

Seguridad: los seis puntos michoacanos

CNTE, contra la espalda y la pared

El diputado ex normalista

AMLO a favor de la federalización

UMSNH, incierto panorama

¿Michoacanos al TEPJF…?

Inició incómodo

¡Cuidado con los indígenas!

Morelia, ¡cuidado con la contaminación!