Hugo Rangel Vargas
El día que AMLO ganó
Lunes 5 de Noviembre de 2018
A- A A+

Al parecer Andrés Manuel López Obrador tendrá un sexenio bajo el asedio permanente de una clase empresarial encumbrada y acostumbrada al capitalismo de “cuates” que durante más de tres décadas sirvió de arropo a fortunas que se construyeron bajo el amparo del poder público. El dicho del presidente electo de que había llegado el momento de la separación del poder político del poder económico, tiene ese antecedente que sirve para llenar una lista pequeña nominalmente, pero sobrada en el caudal de la riqueza que han acumulado a quienes en ella podrían anotarse.

El hecho de que durante su campaña, López Obrador haya propuesto la cancelación del aeropuerto de Texcoco de manera inicial y que después haya deslizado la posibilidad de revisar su pretensión a la luz de los resultados de una consulta, debiera ser la razón para que nadie se llamara a sorpresa después de los acontecimientos de la última semana, pero no ha sido así. La cúpula empresarial se ha dicho traicionada y han emprendido una guerra argumentativa que invoca a toda clase de demonios y flagelos, como si la marcha atrás del llamado NAIM fuese el primero y único proyecto que se hubiese cancelado en la historia del país.
El nerviosismo cundió y sigue presente en la retórica de los grandes empresarios que ven en la lógica con la que el gobierno entrante tomó la decisión mencionada, un “mal precedente”. El tabasqueño sin embargo, ya avanzó. Sabe que la única forma de que el país transite a un nuevo momento histórico en el que las prioridades sean definidas por el pueblo en ejercicio de su soberanía, es convocando recurrentemente a la sociedad a movilizarse. Así ha sido en otros momentos en los que el país ha demandado de decisiones trascendentes: el gobernante no ha actuado sólo.

Por ello es que no puede haber marcha atrás en la decisión con relación al aeropuerto, de hacerlo, el futuro presidente habrá cedido un ápice de terreno que es estratégico en los años que están por venir. La cúpula con la que se enfrentó no ha confiado ni confiará en él, así que pretender una alianza con ellos parecería iluso. Las cartas están echadas y tanto empresarios como gobierno han mostrado, en este round de sombra, las herramientas con las que jugarán.

Por lo pronto López Obrador ha llevado su triunfo más allá del 1 de julio. Su victoria ha logrado restituir la vocación democrática del estado mexicano, con una acción de poder tomada aún sin ser presidente. El logro de la cancelación del NAIM aún no muestra todos sus efectos: quizá termine fundiendo de corrupción a la clase política actualmente dominante una vez que se transparenten los mecanismos de asignación de obra y lleve a la extinción a los empresarios coludidos con ella.

La cuarta transformación que llegó a la presidencia a través de las elecciones, ha construido un triunfo contundente para su presidente después de la consulta del fin de semana pasado. López Obrador ganó las elecciones, pero su enorme conquista está aún en construcción: la devolución del poder político al pueblo.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Autocracia silvanista

El coletazo electoral de los Estados Unidos

Armas, drogas y Chapo

Mexiconomía

¿Estaríamos mejor cómo íbamos?

AMLO: Las cartas bajo la manga

Paz en Michoacán

Trump el incomprendido

Vuelta al estado de naturaleza

El coletazo electoral de los Estado Unidos

La derrota moral de la oposición

Los efectos “anti expectativas” de los programas del bienestar

El cambio que aún no llega

El fin del neoliberalismo

El tiempo perdido de Trump en Venezuela

Perspectivas económicas

Sanders: Running Again

Al diablo con sus instituciones

Turismo y Cuarta Transformación

Los ecos del desabasto

Una nueva carrera tributaria

2019: Presupuesto base cero

Roma y la capacidad de asombro

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma