Julio Santoyo Guerrero
No avivemos la hoguera
Lunes 5 de Noviembre de 2018
A- A A+

De por si la campaña electoral para elegir presidente de la república estuvo marcada por las expresiones de odio. Se dijo que esa tonalidad, si bien preocupante, formaba parte de una contienda, que dadas las condiciones de México, era de esperarse debido a la pérdida de credibilidad en la clase política por su permanente desfiguro. Sin embargo, lo que entonces eran sólo pincelazos de rencor, que dieron cierto color a la disputa electoral, parecen desplegarse ahora como tendencias sólidas que caracterizarían al nuevo gobierno.

La democracia tiene sus propios medios, por cierto muy sanos por dondequiera que se les mire, para resolver las transiciones de poder y el ejercicio del gobierno por más complejos que estos sean. Lo peor que puede ocurrir es que los medios democráticos sean abandonados y finalmente rebasados por el prejuicio, el odio y el avasallamiento. Sin la observancia del estado de derecho no hay régimen democrático que se sostenga porque las medidas del gobernante no alcanzarán la legitimidad que necesita para hacerse valer con todas las partes que intervengan en cualquier diferendo. Sin el estado de derecho de por medio, toda acción gubernamental corre el riesgo del voluntarismo personalista, que es el punto de partida de la tiranía. Sin el respeto a los diferentes y a las minorías la idea de democracia ni siquiera vale la pena mencionarla. Una democracia sana se valora por la manera en cómo un régimen incorpora a sus minorías, del tipo que sean, y por la capacidad de construir consensos para el ejercicio del gobierno. El reconocimiento de las minorías está estrechamente relacionado con el respeto a la libertad de pensamiento y de asociación, vaya con la idea de libertad, por eso su avasallamiento, censura o persecución representa la muerte de la democracia.

Cuando se quiere la democracia se quieren todos los medios que le son propios. Es la manera en que una sociedad civilizada reconoce que en su seno existen diferencias, de la naturaleza que sean, nos gusten o no, y que con ellas deben construirse consensos y el gobierno mismo. Otra vía distinta supone la extinción de quien es diferente, su no reconocimiento, lanzando anatemas contra los distintos o satanizando a los adversarios-diferentes. De eso está plagada nuestra historia.

Causa enorme preocupación que la clase política, como ya lo ha demostrado en otros momentos de la historia reciente del país, abandone todo sentido de prudente responsabilidad, y aborde los espacios públicos con discursos prejuiciados y de odio para expresar sus discordias. No tienen el mínimo cuidado para evitar que la sociedad mexicana se involucre en una espiral de confrontaciones que pueden llegar muy lejos, tan lejos como la violencia social. Ni las instituciones mexicanas ni los vínculos que nos cohesionan como sociedad son tan maduros y fuertes que puedan resistir el ácido del odio y las convocatorias al arrasamiento del diferente.

Los problemas que tiene el país en verdad que son complejos y no encontrarán solución en el corto plazo. Son grandes problemas frente a los cuales los gobiernos tienen responsabilidades precisas, pero también frente a los cuales los ciudadanos tenemos responsabilidades que atender y que debemos tener muy claras.

Pero estos problemas deben ser abordados primero en el marco del estado de derecho, con el concurso de científicos y técnicos experimentados en cada una de las áreas, desde luego con acciones de comunicación que permitan el máximo conocimiento de los ciudadanos, con la voluntad ponderada por la eficacia política de quienes ejercen el gobierno, con el concurso de los diferentes en los espacios de representación y en todos los espacios de concurrencia social, y con el estilo propio de los demócratas: subordinados a las instituciones, a la ley, y a los principios de paz y concordia nacionales.

No avivemos la hoguera de la discordia con el odio hacia los otros. Quien diga que habla en nombre de la verdad miente y termina buscando el arrasamiento del otro; quien diga que su preferencia política es la única digna y válida camina hacia el totalitarismo; quien diga que es el único honesto y puro está mistificando la política, terminará derrotado por su ingenuidad y candidez; quien mire a sus líderes políticos como dioses debería hacer el básico ejercicio para diferenciar su religiosidad de su pensamiento político, confundirse es sumamente peligroso, y frustrante.

No debe ser a través de los "argumentos" de odio como deban promoverse las opciones de política pública. El odio es el consejero más oscuro e insaciable de los pueblos, no sólo termina con el interés por la paz, conduce a los arsenales y a la sangre. Se requiere mucha insensatez y nula memoria histórica para emplear estos métodos. Políticamente es el medio más contraproducente para construir una país fuerte, en el más amplio sentido de la palabra, pues del odio sólo crece la fractura social permanente, nunca el bienestar.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

La arrogancia de la libertad

Uruapan y los límites de la imaginación

El presidente y la expansión ilegal del aguacate

Los extravíos tienen permiso

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita