Alejandro Vázquez Cárdenas
El cerebro político
Miércoles 31 de Octubre de 2018
A- A A+

¿Ha intentado Usted, amable lector, debatir en plan civilizado con algún miembro de alguna de las sectas religiosas de moda en México? ¿Ha pretendido convencerlos de los errores y falacias que propalan utilizando argumentos con datos verificables y fundamentados? ¿Ha procurado llevarlos fuera del terreno de los dogmas, que es donde ellos se mueven, para enfrentarlos a la realidad? Si lo ha intentado se habrá dado cuenta que convencer a un fiel seguidor de esas sectas es prácticamente una misión imposible. En cuanto se sienten amenazados en sus creencias se refugian dentro de una muralla ideológica formada de duros bloques de impenetrables dogmas; y de ahí no hay quien los mueva.

Igual sucede en el terreno de la política, como ya lo habrán constatado muchos al querer dialogar con datos verificables con algunos de los abundantes fanáticos de alguna secta política disfrazada de partido. Y no, no es que los fieles seguidores de “X” Mesías no razonen, lo cual en ocasiones también es verdad, sino que se ha demostrado que las regiones cerebrales implicadas en la política no muestran la actividad que deberían cuando se trata de confrontar realidades.

Históricamente consideramos que la razón es la función cerebral más valiosa, sobre todo cuando se toma una decisión.
Históricamente consideramos que la razón es la función cerebral más valiosa, sobre todo cuando se toma una decisión.
(Foto: Cuartoscuro)

Resulta que cuando se trata de formarse opiniones y emitir juicios sobre temas políticos, digamos que conflictivos o espinosos, los simpatizantes de cada partido político no permiten que los hechos determinen o afecten sus decisiones. Según un estudio del psicólogo Drew Western en la Universidad Emory, en Atlanta.

Solemos creer que nuestra decisión de votar por X candidato es resultado de un proceso razonado para llegar a una conclusión lógica. Deseamos creer que únicamente los fanáticos y los ignorantes toman decisiones irracionales pues son fáciles víctimas de una manipulación emocional perversamente diseñada; nos agrada suponer que nosotros si estamos bien informados y no vamos a caer en las trampas de una propaganda.

Eso creemos, pero resulta que tomar una decisión es un fenómeno altamente complejo, en el que intervienen numerosas áreas del cerebro, muchas de las cuales se oponen entre sí.

Históricamente consideramos que la razón es la función cerebral más valiosa, sobre todo cuando se toma una decisión; la desarrollada corteza frontal cerebral, el asiento de la razón y el pensamiento analítico, es un rasgo distintivo entre el cerebro humano y el cerebro de otros animales. Sin embargo existe un gran “pero”, pues como diría Pascal, “el corazón tiene razones que la razón no conoce”. Resulta que las emociones, aparentemente más primitivas, en muchos casos predominan sobre la razón a la hora de tomar una decisión.

Los investigadores emplearon neuroimagen funcional (fMRI, que permite observar la actividad del cerebro) para estudiar una muestra de republicanos y demócratas comprometidos en la vida de sus partidos. Se les dio una tarea de razonamiento en la cual debían evaluar información amenazante para su propio candidato. Lo que encontraron los investigadores fue notable.

“No vimos ningún incremento en la actividad de las partes del cerebro normalmente involucradas en el razonamiento, en vez de eso, vimos encenderse una red de circuitos emocionales, incluyendo algunos que se suponen involucrados en regular la emoción”.

Una vez que los militantes de partidos habían llegado a conclusiones equivocadas, esencialmente encontrando los medios para ignorar la información en contra, se apagaron los circuitos que median las emociones negativas. “Esencialmente, parece como si los militantes giraran el calidoscopio cognitivo hasta lograr las conclusiones que desean”.

Estuvieron notablemente ausentes las activaciones de la corteza dorsolateral prefrontal, la parte del cerebro más asociada con el razonamiento. Esto sugiere que el sesgo del juicio ocurre fuera de la conciencia. Los militantes no saben que están distorsionando información. “El resultado es que las creencias de los partidarios están calcificadas y la persona puede aprender muy pocos datos nuevos”, concluye Westen.

Conclusión. Es extremadamente difícil convencer a un firme creyente de una secta, religiosa o política. Será la vida la que les demuestre su error.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto