Hugo Rangel Vargas
Autismo perredista
Viernes 26 de Octubre de 2018
A- A A+

El partido que nació después de la coyuntura electoral de 1988, el que había servido de instrumento de la consecución de muchas transformaciones del país, el mismo que había ganado dos veces la Presidencia de la República; hoy languidece como una caricatura que en sus últimos suspiros se aferra a verse al ombligo como si eso fuese a evitar su fatal destino. Ya lo dijo el legendario “traga balas”, caricatura también de su pasado y ahora devenido en operador ramplón de intereses facciones, el PRD agotó su ciclo de vida y se enfila a su extinción.

Sin embargo, aun cuando esto es inevitable, los administradores de las cenizas perredistas profundizan su dislocamiento respecto de la realidad y ofrecen a la agenda del país la bizantina discusión sobre el cambio de siglas de su partido. No, para la burocracia aurinegra no se asoma ni siquiera una discusión sobre alguna contribución al nueva realidad política del país, no levantan la voz sobre la coyuntura de la crisis migratoria, no tienen posicionamiento respecto al tema del aeropuerto internacional; vaya, no los ha movido ni siquiera el ventarrón del huracán Willa.

Haciendo gala de autismo y de una pérdida total de reflejos, el moribundo PRD regurgitó a su dirigente nacional, quien seguramente desistió de ser el sepulturero de un apestoso cadáver; y ahora ha quedado al frente del cortejo un liderazgo menor, carente de trayectoria y acostumbrado a vivir a la sombra de su mentor político, Jesús Zambrano.

En él acta de defunción aurinegra seguramente se anotarán diversas causales del deceso: la firma del pacto por México, las recurrentes alianzas con la derecha, el encumbramiento de una casta de burócratas que privilegiaron la administración de las prerrogativas y las plurinominales, así como el desvinculamiento paulatino de causas sociales y el abandono de liderazgos con prestigio de sus filas. Sin embargo, es probable que quien contemple a aquel desahuciado se dé cuenta de que, en sus últimas horas, éste padece de cierto trastorno psicológico caracterizado por una intensa concentración en sí mismo e incluso ciertas rachas esquizofrénicas en su personalidad.

Frente a esta realidad, el debate sobre cambiarle el nombre o no al PRD parece inútil, desprovisto de importancia en medio de la transición que vive el país y sin ningún estímulo, ni siquiera el del sano esparcimiento, para sus participantes. Viciada de origen por la calidad y los antecedentes de quienes convocan a esta discusión, esta parece ser el velo detrás del que se esconde el fin de reconstituir una franquicia que siga otorgando recursos públicos a sus posesionarios, los Chuchos y sus aliados.

Y es que el 1 de julio poco faltó para que el sol azteca perdiera su registro. La falsedad de argumentos con los que construyeron su alianza impensable con Acción Nacional, sus reyertas internas cifradas en una hoguera de vanidades y las indefiniciones de actores como el gobernador de Michoacán; colocaron al PRD en la justa dimensión de un partido menor, de palacio, apto para la negociación, una mercancía en venta; pero ya no una alternativa para la sociedad mexicana.

México seguirá su curso en los siguientes meses. Seguramente veremos el desmantelamiento de estructuras de poder que daban consistencia al anterior régimen, el ocaso de muchos cuadros del antiguo sistema que vivieron de lucrar con causas sociales, seremos testigos de un cambio en la relación entre gobierno y gobernados y de una alteración sustantiva de los privilegios de las clases política y empresarial del país; sin embargo es probable que también, en un rincón un desahuciado patalee mientras contempla su ombligo; ahí estará el PRD.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Los efectos “anti expectativas” de los programas del bienestar

El cambio que aún no llega

El fin del neoliberalismo

El tiempo perdido de Trump en Venezuela

Perspectivas económicas

Sanders: Running Again

Al diablo con sus instituciones

Turismo y Cuarta Transformación

Los ecos del desabasto

Una nueva carrera tributaria

2019: Presupuesto base cero

Roma y la capacidad de asombro

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura