Samuel Maldonado B.
¡Ponen alas en sus pies¡ Los miserables peregrinos
Martes 23 de Octubre de 2018
A- A A+

¡Callar y obedecer! son las instrucciones giradas por el loco y mordaz presidente de los Espantados Unidos y, atrás, pero muy atrás y en el olvido, quedó el recuerdo de La Doctrina Estrada, misma teoría que fue uno de los orgullos diplomáticos con los que se significaba nuestro país, no solamente en el sur vecino, sino en gran parte de la América a Latina, conquistada por España.

Él, obediente en todo siendo el número uno en su casa, hizo sus genuflexiones ante el segundo representante del poderoso vecino norteño, mismo que lo visitaba para darle las instrucciones giradas por órdenes del poderoso millonario, representante del Poder Ejecutivo en su tierra, que consistieron en parar la marcha proveniente de del Sur de esta América, ennegreciendo así el prestigio de nuestro México, pues en lugar de la fraternidad conocida internacionalmente y siguiendo las instrucciones recibidas, ordenó se enviara a un agrupamiento de policías a la frontera sureña y, tal como lo hizo en Atenco, los policías, ya en los límites territoriales, golpearon y detuvieron a quienes, desprotegidos y débiles, en ese peregrinaje casi religioso, intentan llegar hasta la frontera con los Espantados Unidos.

Más rápido que una liebre, el huésped de Los Pinos, cumplió las órdenes recibidas y gira a su vez sus instrucciones a la policía, para que lleguen hasta la rivera del Suchiate, anchuroso río que divide el ancestral territorio Maya, y por esas bad instructions recibidas en Los Pinos, las fuerzas policiales arremetieron contra la caravana de varios cientos o miles de peregrinos que, prácticamente cansados y sin comer, son atacados por los “supuestos guardianes nacionales del orden”.

TAVO
TAVO
(Foto: TAVO)

El hincarse por primera vez ante el poderoso rompiendo así la regla de “hincaos ante Dios, no lo hagáis ante el poderoso” pudiera haber sido perdonado de no ser por su elección deshonesta, pero por segunda o no sé cuántas veces más, es prácticamente lamentable tener un Ejecutivo que debiera haber continuado con esa Doctrina heredada. Por fortuna para los mexicanos, la cuenta es decreciente y ya pronto saldrá de dónde nunca debió haber llegado.

Mientras los peregrinos hondureños hacen su larga caminata, no por gusto; no por cumplir un rito religioso, tampoco lo hacen por el ejercicio físico mismo, lo realizan obligados por las graves circunstancias económicas, políticas y sociales que prevalecen en casi todos nuestros países. La miseria es una de las enormes razones, la segunda es la búsqueda de sus familiares que están desaparecidos por los malos gobiernos que padecen, no solamente en Honduras, sino en la mayor parte de los países de América del Sur, incluido nuestro México, que está lleno de la rapacidad de las actuales y anteriores autoridades y que nunca se cansan de saquear las riqueza nacional.

La pobreza, la miseria y la marginación hacen poner “alas en los pies” a tantos viejos (hombres y mujeres) como de los jóvenes y de muchos niños, que van guiados y cuidados por sus padres, arriesgando la vida, tanto de la naciente generación como la de los viejos y los jóvenes.

Esa miseria prevaleciente en más de la mitad del Continente Americano, no es porque la gente no quiera trabajar, no es porque sean “güevónes, ni flojos, ni boludos (con sus excepciones, como lo marca la regla), sino por la explotación irracional que los poderosos han realizado prácticamente desde la conquista española.
De España vinieron para “Hacer la América”, para “Hacer la Patria”, como decían los conquistadores. Es decir, llegaron a “saquear las riquezas de los habitantes del nuevo continente” para luego regresar al viejo, con las bolsas llenas de oro, plata y las joyas de los oriundos del continente desconocido.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡AMLO NO TIENE DERECHO…

En la antesala del poder

“Reconstrucción o refundición” ¡El perdere¡

De antologías y de analogías

De huracanes 'el más peligroso en el Hemisferio Norte'

Dos tipos de cuidado (Felipón y Chente)

¡Ponen alas en sus pies¡ Los miserables peregrinos

¡En 1988, nace¡ ¿en 2018, lo enterraran?

Para desandar el camino ¡hay tiempo Silvano¡

Los soldados al cuartel y los marinos a la mar

Morelia, Ciudad peligrosa

¡Lo que nos cuesta él que se va!

¡RIP AL PRD! ¿Lo querrán como socio?

!Muerto el rey, viva el rey¡

Don Porfirio

Senadores y diputados... ¡Hay que martillar y burilar o cincelar!

La doctrina Estrada y la mano que mece la cuna

La guerra de las drogas, tan tan o batin tín

El arte de gobernar

Mr. Bad Fake

El profesor Raúl Morón

Lo que sigue no será peor de lo que ha pasado...

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo