Juan Pérez Medina
El Movimiento magisterial michoacano y las condiciones que lo hicieron posible
Martes 23 de Octubre de 2018
A- A A+

En 1989, el magisterio irrumpió como nunca en el escenario nacional, con una fortaleza ética y moral demasiada alta. Sus exigencias se redujeron a dos: aumento salarial del 100 por ciento y democracia sindical. Dentro de estas dos grandes consignas había otras menores que respondían a la lógica de las anteriores, como la rezonificación por vida cara, mejores prestaciones económicas del ISSSTE y la exigencia política de la emisión de las convocatorias para llevar a cabo los congresos seccionales en la XXII y la VII de Oaxaca y Chiapas respectivamente, en donde la CNTE era evidente mayoría y el CEN del SNTE se negaba a realizar los congresos estatutarios; además de la exigencia del cese a la represión, aparición con vida de los desaparecidos, libertad a los presos políticos y castigo a los responsables por los asesinatos de maestros en esas dos entidades.

Hasta 1989, el magisterio estatal emergió a la lucha nacional de manera masiva.
Hasta 1989, el magisterio estatal emergió a la lucha nacional de manera masiva.
(Foto: Cuartoscuro)

Aquel 17 de abril de 1989 no fue fortuito, las condiciones objetivas estaban dadas a partir de una feroz represión sindical y un férreo control del SNTE sobre la voluntad de los maestros y una profunda crisis económica que había llevado a los salarios a una situación terriblemente precaria. De ante mano, es de destacarse el avance de la CNTE en entidades como Chiapas y Oaxaca principalmente, sin menospreciar la fuerza que habían alcanzado pequeños grupos en el D. F., el Estado de México, Guerrero, Hidalgo y Tabasco.

Además, la primavera de 1989 fue precedida por una serie de movilizaciones importantes en el Valle de México, principalmente por la Sección IX, X y XI del aún Distrito Federal en aquel entonces y la XXXVI del Valle de México. Movilizaciones que de febrero a marzo fueron creciendo y tomando un papel central en la exponencial suma de contingentes para el paro nacional convocado por la CNTE para el 17 de abril, al regreso de las vacaciones. Los “charros” del SNTE, confiados en sus mecanismos de control por vía de los secretarios generales y representantes de centros de trabajo, de los directores, supervisores y jefes de sector y, además, por medio de la propia SEP y las autoridades locales, creyeron que al regreso a las aulas, la ofensiva de los trabajadores de base del centro del país se habría diluido; sin embargo, el 17 de abril, hasta los directivos del centro del país se declararon en paro, haciéndolo público en una inserción pagada en un diario de circulación nacional.

La determinación de los docentes en el desafío al poder del Gobierno y del mismo SNTE, fue acompañado por casi la totalidad de las organizaciones sociales de todo el país, quienes de manera solidaria se sumaron a las movilizaciones, a los plantones y a nutrir con alimentos a los maestros movilizados. En las escuelas, las cuales en un primer momento estuvieron custodiadas por los propios maestros, fueron siendo fortalecidas con la presencia de los padres de familia que en barrios, colonias y comunidades se sumaron sin condiciones a la justa causa del magisterio. Reciente estaba aún la lucha dada por el pueblo en la jornada electoral de 1988, cuando el PRI con el apoyo del PAN arrebataron el triunfo popular y consumaron de la mano del estado, la imposición de Carlos Salinas de Gortari como presidente de México. Esa efervescencia fue también un elemento que contribuyó a generar alrededor del magisterio nacional una amplísima solidaridad.

Para ese entonces, en Michoacán existía un grupo de trabajadores de la educación que desde la disidencia habían venido intentando organizar la lucha contra el charrismo sindical a través de la integración del Movimiento de Liberación Político Sindical (MLPS). De ese grupo emergieron las primeras acciones en contra del cacicazgo que venía ejerciendo Antonio Jaimes Aguilar en la Sección XVIII. Figuras como Delfino Paredes, Javier Acuña, Isaías Diéguez, Felimón Solache y Medardo Gutiérrez Guzmán, entre otros varios, se destacaron como los iniciadores del movimiento magisterial democrático en la entidad. Formados ideológicamente en los movimientos sociales de izquierda y varios de ellos como elementos destacados de las luchas estudiantiles, fundamentalmente en las normales rurales y con la influencia del movimiento estudiantil de 1968; fueron garantes de que la lucha contra el charrismo sindical y por el socialismo se mantuviera constante a pesar del permanente acoso y la represión de que eran sujetos de manera cotidiana.

Sin embargo, no fue sino hasta 1989 que el magisterio estatal emergió a la lucha nacional de manera masiva junto con el resto de los contingentes que desde meses atrás ya venían dando la pauta. El cercano congreso seccional en donde se había elegido Carlos Acosta Mora, había dejado una secuela de imposición que fue caldo de cultivo para la lucha por democracia sindical, pues a diferencia de los estados de Oaxaca, Chiapas, Sección XXXVI del Valle de México y la Sección IX del Distrito Federal, aquí la lucha era eminentemente por aumento salarial, pero como los representantes sindicales charros no quisieron sumarse y, por el contrario, intentaron detenerla, fueron rebasados por la base trabajadora y desconocidos, por lo que la exigencia de democracia sindical se convirtió en la segunda demanda legítima del magisterio en lucha.

Fueron las regiones en donde estaban adscritos los más preclaros representantes de la disidencia magisterial, las que rápidamente se incorporaron a la lucha. Destacarían en ese sentido, las regiones de Uruapan, Zamora, Tacámbaro, Apatzingán, Zacapu y la Ciénega de Chapala; además de importantes contingentes de Región Morelia que era en ese entonces y como lo es ahora el centro neurálgico del poder y, por tanto, el lugar en donde el charrismo y el gobierno actuaban con mayor fortaleza. La determinación de los compañeros de Morelia, sobre todo de oficinas centrales, fue muy importante para consolidar el Movimiento, pues fueron baluarte en una región completamente asediada por los charros.

En el marco de esta estruendosa ola magisterial, se conformó la Coordinadora de Organizaciones Sociales (CEOS), que aglutinó al movimiento estudiantil, campesino y popular de la entidad, como elemento vigorizador de la ampliación de la lucha junto con otros sectores organizados del pueblo.

Grandes batallas se escribieron en ese entonces de la mano de un pequeño grupo de militantes de izquierda que, parafraseando a Gabriela Mistral en analogía con el heroico ejército nicaragüense que combatía la invasión yanqui en ese país, de la mano de Cesar Augusto Sandino, eran un verdadero “ejercito de locos”, pero para ser más precisos, éstos no llegaban a ser un ejército, sino solamente un puñado de locos que con la firme conciencia de lucha contra el charrismo y el gobierno, cargados de determinación, verdadera formación política, una férrea vocación democrática y los principios éticos y morales de la izquierda, asumieron su papel histórico poniéndose al frente de una pléyade amplia de inconformidad y hambre de justicia. El magisterio michoacano estaba en lucha y avanzaba escribiendo en las aulas y las calles, el nuevo rumbo de la historia sindical en la entidad. Lo hizo de la mano del pueblo, sin engaños y sin trampas.

Manteniendo en todo momento el valor ético de sus acciones. En ese entonces nadie abandonaba su puesto. Las escuelas estaban siempre vigiladas de día y de noche y desde ahí se fraguaban las acciones a realizar. En esas reuniones se escuchaba la voz de los padres de familia y éstos se sumaban a las acciones incluso, de carácter estatal y nacional.

Las movilizaciones eran altamente combativas y llenas de consignas, volantes informativos y afiches diversos. Se realizaban brigadeos aprovechando la presencia amplia de compañeros en las marchas, se conformaban comisiones para visitar a los medios de comunicación, se realizaban acciones de presión en contra de las autoridades y se llevaban a cabo mítines relámpago en mercados y tiendas departamentales; incluso, se visitaban los centros de trabajo de obreros y empleados y a boca de fábrica se les informaba y repartía un volante. De esa forma era que el pueblo estaba claro de nuestra versión de los hechos y no sólo de la de nuestros enemigos, que controlaban todos los medios de comunicación masiva.

Eran otros tiempos y otras circunstancias, pero campeaba la unidad entre todos los movilizados. Aun no éramos de la CNTE, pero estábamos en esa ruta que años más tarde concretaríamos por consulta de base. Sin embargo, es necesario que el nuevo magisterio conozca esta historia y la haga suya. Ahí está la historia de lo que fuimos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Un cúmulo de emociones por lo nuevo que llega

La CNTE y la disputa por la dirección nacional del SNTE

El Movimiento magisterial michoacano y las condiciones que lo hicieron posible

Organización, lucha y unidad popular ahora y desde abajo

Y para transformar la ciudad (Segunda parte)

¡No debe haber gobierno rico en un país de pobres!

Reflexiones sobre los días últimos por venir

El inútil voto útil

Los trabajadores ante la conmemoración del 1 de mayo

A construir el triunfo con alegría

La elección del 1º de julio y el cambio posible

Morena: falta de compromiso

Los saldos en la Sección XVIII

Que sea tu cruel adiós mi Navidad

La Ley de Seguridad Interior

De los Panama Papers a los Paradise Papers

El “bloque” electorero

¡Por un congreso de los trabajadores independientes en Michoacán!

El conflicto en el IIFEEM

¿Otro Mezcalito?

Organización popular, plataforma y acción política para enfrentar la actual coyuntura política

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Llámenme Mike

Hill Arturo del Río, Gaudencio y sus sindicatos venales de protección

Morena en su laberinto

Los trabajadores ante los contratos de protección: una muestra

¿Por qué la urgente defensa de la FECSM?

¿Y después del día de mañana?

La imposición que viene en 2018 y las vías para evitarla

Por la construcción de un nuevo sujeto político de cambio de los trabajadores

Por la construcción de la unidad política de los trabajadores

El cambio que se necesita

La inviabilidad del capital

El Nuevo Modelo Educativo

El nuevo modelo educativo

El nuevo modelo educativo

A deslegitimar el consenso neoliberal en México

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Contra los embates del gobierno neoliberal, la urgente organización popular

La manifestación de la contra

Por un nuevo constituyente y una nueva Constitución

A fortalecer la lucha ciudadana y popular en contra del gasolinazo

La insurgencia contra el hartazgo es la lucha por la vida misma

¿Por qué los adultos no respetan los derechos de los niños?

De aviadores y otras criaturas partidistas

Fidel visto por otros

La urgente y necesaria unidad sindical

¿Hasta dónde somos capaces de aguantar?

La encrucijada

Los males del neoliberalismo en la UMSNH

El derecho a exigir justicia y vida digna

En 2017, como siempre los sacrificados serán los trabajadores

Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa

Lo que sigue

¿De qué independencia estamos hablando?

¡Barbarie capitalista de este siglo!

Las nuevas dimensiones de la lucha

La imposibilidad y complejidad de la construcción de una propuesta consensuada

Lo inviable del modelo neoliberal

Sin novedad en el frente

Los mártires de Nochixtlán

¡El sargento Nuño debe renunciar!, ¡Peña Nieto asesino!

Ante la indolencia del gobierno, la organización y la movilización

Y sin embargo se mueven

¿Cómo prepararse para estallar el paro de labores el 15 de mayo próximo?

La soberbia y el despilfarro que le pagamos al señor gobernador

Los trabajadores ante la conmemoración del 1º de mayo

Paro nacional y represión gubernamental: gobierno vs CNTE.

El Consejo de Participación Empresarial en la educación de Silvano

¡Zapata vive! ¡La lucha sigue!

Una historia de amor y traición: La Expropiación Petrolera

Los grupos y el protagonismo de la base en la Sección XVIII del SNTE-CNTE

La huelga del SPUM

El Séptimo Congreso Seccional de Bases

Lo que sigue para el magisterio

Un necesario balance a las seis tareas del proyecto político sindical de la Sección XVIII

El Estado laico, el gobierno de Michoacán y la visita papal

La construcción del sujeto histórico en la Sección XVIII del SNTE

Reflexiones iniciales hacia el nuevo congreso sindical de magisterio democrático

Augurios

El discreto encanto de la burguesía local

Las circunstancias actuales y la renovación en la Sección XVIII del SNTE

El fracaso del gobierno en la evaluación del domingo negro

El Congreso Estatal de Morena

El gobierno de izquierda en Michoacán

El flamante gobierno michoacano del “orden y progreso”

Una nueva etapa en la resistencia de los maestros contra la Reforma Educativa

Morena se renueva

Las enseñanzas de las manifestaciones del 26 de septiembre

A 50 años del asalto al Cuartel Madera

15 de septiembre, ¿qué festejamos?

El derecho social y humano a la educación y la toma de la UMSNH

30 de agosto: Día del Detenido-Desaparecido

El camino de concreción de la evaluación docente emanada de la Ley General del SPD

La verdadera oposición que necesitamos

A 120 años de la muerte de Federico Engels, el padre del proletariado mundial

¡No podrán!

Un gobierno que no pasa la evaluación de su desempeño es el gobierno del ignorante Peña Nieto

El magisterio michoacano no dejará pasar la evaluación para la permanencia

La Reforma Educativa, la acción opositora de la CNTE y los imponderables

Todo sigue igual

Silvano, el verdadero candidato del PRI

Incongruencias

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Para qué aprender en la escuela: concientización o productivismo

En la elección que viene: Morena vs los partidos firmantes del “Pacto contra México”

El Programa de Escuelas de Tiempo Completo: Una reivindicación del magisterio estatal

Escuela Licenciado Juan Ortiz Murillo: El coctel

Las elecciones de 2015 en la entidad

¡Vamos por el cambio, vamos con Morena!

Las razones de mi registro a Morena y los argumentos del CEN para negarlo

En el 2015 los ciudadanos con Morena vamos a construir el cambio verdadero

El que termina, un mal año para los trabajadores de la SEE

Las elecciones del 2015 en Michoacán y las expectativas del campo popular

El Segundo Informe

El país que somos (parte 1)

El derecho social a decidir y las perversiones de la Suprema Corte de (in) Justicia de la Nación

Juan Pérez Medina

El narcoestado y la descomposición social y humana en México

¿Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa?

¿Elecciones en Michoacán?

En honor a los caídos en Ciudad Madera, Chihuahua, el 23 de septiembre de 1965

¿De qué tipo de fervor patrio estamos hablando?

El año de la evaluación, el año que estamos en peligro

El Estado en quiebra

¡El regreso a clases!

Germán Martínez, el despreciable estúpido y los panistas de la Vela Perpetua

Corrupción en el gobierno y su clase económica ¿Cuál de ellos cerrará la puerta?

Confesos el diputado Ernesto Núñez y el edil Juan Carlos Campos: ladrones, corruptos y cínicos que deberían estar en la cárcel

La contrarreforma energética: regresa 74 años después el petróleo a sus antiguos dueños

2015: El festín electoral que viene

Relevos en SEE, vaticinios de una encrucijada con más de lo mismo

AMLO, el político opositor más importante de México

Fausto: el gobernador que nunca fue

Mentirosos Primero: La manipulación de la conciencia

Fin al abuso, otra vertiente de la estrategia en contra de los maestros

Los trabajadores de la educación vs la LGSPD: miedo, incertidumbre y soledad

Entre el temor, la incertidumbre y la soledad: los trabajadores ante la implementación de la Reforma

Día del Maestro: la precarización sin precedente de la labor del maestro

El robo de las aportaciones pensionarias de los trabajadores de la educación por parte del gobierno del estado

La situación de los trabajadores en 2014 peor que 1886

Día del Niño: entre la pobreza, la marginación y la violencia

Por siempre Gabriel García Márquez

La catástrofe capitalista michoacana

La crisis capitalista: sin salida

Golpes exportados

Venezuela está pariendo revolución

La acción tutorial en educación a través de la historia

Inventario de JEP