Arturo Alejandro Bribiesca Gil
Es cuestión estética no cromosómica
Viernes 12 de Octubre de 2018

“Todos los hombres son iguales. La diferencia entre ellos no está en su nacimiento, sino en su virtud” Voltaire

A- A A+

La española Ángela Ponce y la mongola Belguun Batsukh, son dos mujeres trans que están haciendo historia, ambas representaran a sus respectivos países –España y Mongolia- en el certamen de belleza Miss Universo edición 2018, que se celebrará en el mes de diciembre próximo en Tailandia.

Varias voces nacionales e internacionales del mundo de la belleza han criticado la participación de mujeres trans en el certamen, no vale la pena mencionar sus nombres, sería tanto como darles una importancia que sin duda no merecen por su mentalidad cerrada.

Este tipo de concursos, para bien o para mal, están encaminados a destacar y exaltar a la belleza femenina, en términos muy generales y subjetivos, acorde a las modas de cada época; porqué sin duda, los cánones de belleza de los años 50 son muy distintos a los de hoy día, además, cada cabeza es un gusto. Ahora, si su naturaleza es machista o contribuyen a la “cosificación” de la mujer, es materia de una discusión diversa y más profunda, que nada tiene que ver con el tema trans que nos ocupa, más bien identificado con cuestiones de discriminación e identidad de género.

Miss España, Ángela Ponce.
Miss España, Ángela Ponce.
(Foto: Cuartoscuro)

Antes que otra cosa, mi reconocimiento a los organizadores y jurados de los certámenes de España y Mongolia, que no tuvieron atavismos y están siendo un gran ejemplo mundial sobre inclusión y respeto a la diversidad.

Aplaudo esta historia como defensor de la comunidad LGBTI, enemigo de la discriminación en cualquier presentación y como abogado progresista defensor de los derechos humanos.

Desde un punto de vista jurídico y de respeto a los derechos humanos, debemos destacar lo señalado en los Principios sobre la Aplicación de la Legislación Internacional de Derechos Humanos en Relación con la Orientación Sexual y la Identidad de Género, conocidos como los principios de Yogyakarta, en los cuales se señala que “la identidad de género se refiere a la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente profundamente, la cual podría corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo (que podría involucrar la modificación de la apariencia o la función corporal a través de medios médicos, quirúrgicos o de otra índole, siempre que la misma sea libremente escogida) y otras expresiones de género, incluyendo la vestimenta, el modo de hablar y los modales.”

Como podemos apreciar, la participación de mujeres trans en certámenes de belleza es un tema de identidad de género, y no tengo duda que tanto Angela y Belguun se sientes mujeres y legalmente lo son, por tanto, no veo motivo justo para la discusión. Conclusión, personalísima off course, cualquier comentario que descalifique la participación de estas mujeres es discriminación y debe ser sancionada socialmente, porque si la ley lo permite y las reglas del certamen también, pues que gane la subjetivamente mejor, desde un punto de vista estético y no cromosómico, ¿No creen?

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Es cuestión estética no cromosómica

Corrupción derivada

El juicio de la historia

Vuelvo a preguntar

Bebeto y Romario

De desconcentraciones y cosas parecidas

De reo a gobernante

Quinto partido a la vista

Hablemos del mundial

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano