Hugo Rangel Vargas
¿Combatir la riqueza?
Viernes 12 de Octubre de 2018
A- A A+

La reconocida revista Forbes acaba de publicar la lista de los hombres más ricos del mundo para el año 2018. Según las estimaciones de este órgano, el ser humano mas caudalado es el estadounidense Jeff Bezos, quien además de escalar hasta esta posición a partir del crecimiento del valor de sus inversiones fundamentalmente en la industria tecnológica, se ha convertido en la persona más rica que la humanidad haya registrado en su historia y cuyo patrimonio se mide en 12 cifras.

Al jefe de Amazon, cuya fortuna rebasa los 126 MMD; le siguen Bill Gates, fundador de Microsoft, con 91 MMD; Warren Buffett, director del corporativo Berkshire Hathaway, con 87 MMD; Bernard Arnault, CEO de marcas como Louis Vuitton y Sephora, con 75 MMD; y Mark Zuckerberg, Cofundador de Facebook, con 73 MMD.

Estas cifras espectaculares de riqueza, quizá sean el equivalente en economía a lo que es el número gúgol en la imaginación de las matemáticas, y que sirvió a Edward Kasner para ilustrar a su sobrino sobre la cifra más grande jamás imaginada. Sin embargo, ellas retratan una realidad de profunda disparidad en la distribución de la riqueza y de los bienes que el actual sistema económico produce.


¿Combatir la riqueza?
¿Combatir la riqueza?
(Foto: TAVO)

Para ejemplificar algunas de estas disparidades habrá que decir que la riqueza de Bezos equivale aproximadamente al valor del Producto Interno Bruto de las 32 economías más pequeñas del mundo, lista que incluye a países como Belice, Liberia o Dominica; y significa casi tres veces el PIB de Honduras. Si sumamos las fortunas de estos cinco acaudalados personajes, alcanzarían los 452 MMD, algo así como el PIB de Perú o dos veces la producción anual de Etiopía.

Y es que una de las contradicciones fundamentales de la economía capitalista se encuentra en que su crecimiento se basa en la concentración de los beneficios del mismo. OXFAM, una organización internacional conformada por diversas agrupaciones que realizan actividades de combate a la desigualdad, ha señalado de manera reiterada este vicio.

Los estudios de este agrupamiento dan cuenta de que a partir de 2015 el 1 por ciento de la población más rica del mundo, posee más riqueza que el resto de la humanidad y de que en la actualidad, ocho personas poseen la misma riqueza que la mitad de la población. 

En México, la situación no es muy diferente. Nuestro país se encuentra situado en el ranking de los 10 países más desiguales del mundo según el Banco Mundial. Y es que el 1 por ciento de la población más rica acumula el 21 por ciento de los ingresos de todo el país; y las 10 personas más ricas de México poseen la misma riqueza que el 50 por ciento más pobre.

Recientemente, el Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz ha sostenido que si un país pretende crecer más aceleradamente debe apostar por la economía social. El economista, señaló además en una conferencia dictada en Costa Rica, que hay una desconexión entre el crecimiento de la productividad laboral y los salarios; realidad que padecen muchos países como México en donde la contracción de las percepciones de los trabajadores es un factor que impacta negativamente en los niveles pobreza derivada de ingresos por debajo de la línea mínima de bienestar y que sin embargo ha sido una apuesta de los gobiernos neoliberales para la atracción de inversiones al país.

Quizá sea tiempo de atender las desigualdades antes de que se piense que es más fácil combatir la riqueza, dado que los ricos son menos que los pobres.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural