Alma Gloria Chávez
La invención de América
Jueves 11 de Octubre de 2018
A- A A+

Años antes de 1992, en octubre de 1989, en Bogotá, Colombia, se lanzaba la campaña “500 años de Resistencia Indígena y Popular”, surgida de varias reuniones y encuentros convocados por líderes indígenas de todo el continente americano y con el objetivo central de oponerse a la “celebración” del V Centenario del acontecimiento que los pueblos originarios consideraron la invasión colonialista del territorio que ellos reconocen como “Ab ya Yala”.

En 1990, después de realizarse el Primer Encuentro Latinoamericano de Organizaciones Indígenas, el día 21 de julio se produjo la “Declaración de Quito”, emanada de las reflexiones de 120 representantes de Naciones Indias, en la que mostraban un absoluto rechazo al término “festejo” para conmemorar la fecha en que nuestro territorio no fue “descubierto” de pronto, sino imaginado, reconocido y saqueado gradualmente, en un largo y complejo proceso que no ha sido frenado hasta nuestros días.

El 12 de octubre de 1492 nuestras tierras fueron ocupadas militarmente por los españoles.
El 12 de octubre de 1492 nuestras tierras fueron ocupadas militarmente por los españoles.
(Foto: Cuartoscuro)

En el documento declaratorio de Quito, se mencionaba que “El 12 de octubre de 1492 nuestras tierras fueron ocupadas militarmente por los españoles. Se iniciaban así 300 años de dominación extranjera. En 1521, Hernán Cortés arrasó hasta los cimientos la mayor ciudad del continente: Tenochtitlan, capital del imperio azteca. En 1533, Francisco Pizarro, un analfabeto criador de cerdos, destruyó el Templo del Sol, en el Cuzco, corazón del imperio inca. En 1562, en Yucatán, Fray Diego de Landa convirtió en cenizas toda la literatura y la ciencia del pueblo maya, la civilización más avanzada que hubo en América. Para mantenernos sometidos quisieron sepultar nuestras culturas. Todavía en 1780, el Gobernador del Virreinato del Perú prohibía el idioma quechua y el aymara; prohibía usar las túnicas tradicionales y tocar la quena o celebrar las fiestas antiguas: los indígenas tenían que vestirse, peinarse y hablar como lo hacían los invasores”.

En cuanto al saqueo: “En los primeros 150 años de colonia, llegaron a puertos españoles, desde las minas de América y según las cifras oficiales, más de 185 mil kilos de oro y 35 millones de libras de plata pura. Jamás Europa había visto tanta riqueza junta: tres veces más que la guardada por aquel entonces en todos los bancos del viejo continente. Nunca en la historia de la humanidad se había acumulado tanto dinero en tan poco tiempo. Esta acumulación de capital fue la que permitió el desarrollo económico de los que hoy llamamos países de la Comunidad Europea. Con este saqueo, Europa realizó el mayor robo del que hasta hoy se tenga noticia”.

Este desafortunado “encuentro” produjo también un genocidio de enormes e incalculables proporciones. “Cuando los conquistadores llegaron a tierras de América, vivían en nuestro continente unos 70 millones de indígenas. Después de siglo y medio de colonia, esta población se había reducido a menos de la décima parte. Morían a filo de espada, en trabajos forzados, contagiados de viruela… Los habitantes de las islas del Caribe fueron prácticamente exterminados a los 20 años de la llegada de los españoles. Sólo en los socavones de la mina de plata del Potosí murieron ocho millones de indígenas trabajando día y noche hasta reventárseles los pulmones, para enriquecer a sus amos. La colonia española contó con más mano de obra esclava que ningún otro imperio en la historia de la humanidad. Así amasaron enormes riquezas. El precio fue la vida de 65 millones de seres humanos: 500 mil víctimas por año, mil muertos por día durante los primeros 150 años del encuentro con los llegados del otro lado del mar”.

En 1992, representantes de todos los pueblos indios de América, reunidos en el corazón de Ab Ya Yala: México-Tenochtitlan el día 12 de octubre, ratificaron la Declaración emanada del Primer Encuentro Continental de Quito, que además de rechazar la celebración del Quinto Centenario, como se planeaba en Europa y con el apoyo de gobiernos colonialistas, exigieron respeto a la vida, a la tierra, a la libre organización y expresión de sus distintas culturas; reconocieron el importante papel de la mujer indígena en las luchas de los pueblos indios; reafirmaron el derecho de practicar ancestrales creencias y de utilizar sus lugares sagrados; consideraron vital la defensa y conservación de los recursos naturales que se encuentran en territorios indígenas, exigiendo además ser nombrados como ellos mismos se reconocen y no como se les denominó por los colonizadores. Finalmente, consideraron que para los pueblos indios el 12 de octubre no debe ser el Día de la Raza o del Descubrimiento, sino un día de luto por la destrucción y saqueo de las culturas originarias.

Durante varias centurias, nuestro continente fue considerado inferior, porque era un territorio que no había llegado al “desarrollo” al mismo tiempo que los del viejo continente. Y es en este contexto que las obras de un reducido grupo de humanistas del siglo XVIII, celebraron por vez primera la sabiduría política y moral de los antiguos pueblos de México. Escribe Carlos Montemayor: “Varios rasgos tuvieron en común estos humanistas, primero, haber nacido todos en el territorio de México y alrededor de los últimos años de la tercera década del siglo XVIII. Segundo, haber escrito la mayor parte de sus obras en latín. Tercero, haber pertenecido a la orden de los jesuitas. En la década de los cincuenta comenzaron a tener en la Nueva España una influencia decisiva en el rectorado de colegios. Enseñaban historia, filosofía, física, matemáticas, teología, latín; dominaban varias lenguas indígenas, luchaban porque se extendiera la ciencia experimental y porque el pensamiento cartesiano tomara en la vida universitaria el lugar de la tradición escolástica. Pero sobre todo, acaso sin saberlo, se preparaban para la comprensión histórica de México, por primera vez, como un país diferenciado de España”.

Seguramente esta fue la causa mayor para que la Corona Española decretara la expulsión de los miembros de la Compañía de Jesús de tierras americanas. “El año de 1767 la corona española decretó la expulsión de los jesuitas de todos sus territorios. La mayor parte de ellos fueron acogidos en Italia, especialmente en Bolonia. Por ello en Europa formularon en forma acabada la nueva visión histórica de México. A Francisco Xavier Clavijero, a José Luis Maneiro, a Manuel Cavo, a Diego José Abad, a Francisco Xavier Alegre, a Rafael Landívar, a Rafael Campoy, entre otros, debemos este cambio en el pensamiento histórico y político.” Menciona Carlos Montemayor en su obra Los Pueblos Indios de México hoy.

Es también este autor quien documenta que apenas fue en el siglo XX cuando al arribo de Cristóbal Colón a nuestro territorio se le llamó el ‘encuentro de dos mundos’, y con mayor exactitud, ‘la invención de América’, término que está más cerca del complejo proceso que empezó a modificar el mundo a partir del reconocimiento de la entidad geográfica y política que hoy llamamos Continente Americano.

Quienes habitamos territorio americano (indios y no indios) no hemos terminado de conocernos del todo. Toda esta memoria sirva para reafirmar el rostro que negamos ver de nosotros mismos.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

Fiesta religiosa en Pátzcuaro

Mahatma Gandhi y la no violencia

Por una vida sin violencia

16 de noviembre. Día de la tolerancia

Días de ánimas, días de ofrenda

Ética para médicos

Un hombre de principios

La invención de América

Laudato sí, mi signore.

Pátzcuaro y su legado patrimonial

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia