Gilberto Vivanco González
Vivilladas
Feliz Día del despido… perdón, del Maestro
Viernes 20 de Mayo de 2016
A- A A+

¿Qué sentirían las mamás de México que en su día les llevaran serenata y al salir a recibir los abrazos y las vivas se encontraran con abucheos, abusos y abandono?, ¿qué sentiría un cirujano con años de servicio en el Sector Salud, que después de una operación complicada y exitosa, al salir del quirófano su jefe le tuviera firmada su renuncia sin ninguna garantía económica para su futuro? Algo parecido está ocurriendo con los maestros. Según muchos reconocimientos, muchas felicitaciones del gobierno, del sindicato oficialista y cada día los están atacando y denigrando. No es falsedad lo aquí sustentado, todo el país sólo observa, por cualquier medio y a cualquier hora, las múltiples amenazas del secretario de Educación Pública, cuyo nombre de plano omitimos, así como de sus jilguerillos como Mexicanos Primero o de la iniciativa privada, según ellos en favor de la educación de los niños, pero eso es una falacia, una manipulación: al gobierno no le ha interesado la educación de los niños, le interesa manipular a las fuerzas docentes que piensan, le urge destrozar los beneficios laborales, acabar con las pensiones y jubilaciones de ellos porque entrarían a un esquema de contratación abusiva e inhumana.

La SEP, junto con el Instituto de Evaluación Educativa y otros, está abriendo las puertas para que cualquier profesionista se pare frente a grupo sin bases pedagógicas, sicológicas y didácticas. Si les importara la educación como tanto pregonan, ¿tendría lógica lo que están planteando?, ¿no acaso el secretario del ramo dice que están dispuestos a correr a más de 26 mil profesores, que al fin y al cabo tienen a casi 20 que tienen solicitud para aplicar el examen y a otros miles que son jubilados y pensionados? Insistimos, en primer lugar quieren correr a tanto profesor porque no quieren pagar ningún derecho laboral ni seguir pagándolo; en segundo término, ¿a poco creeremos el cuento de que las miles de personas desempleadas, la enorme mayoría profesionistas que nada tienen que ver con la docencia, saldrán idóneos sólo porque tengan habilidades para contestar un examen por computadora que dura casi doce horas en su aplicación?; en otra lógica, ¿no les dará o daría vergüenza al gobierno federal y a la propia sociedad que se recontraten maestros de la tercera edad, que si anhelan encontrar trabajo es porque no les alcanza su mísera pensión y que toda su vida de esfuerzo no bastó para vivir una vida digna? Más aún, ¿también ellos serían idóneos para estar frente a grupo cuando han existido innovaciones en programas o en libros de texto, así como en la manera de enseñar?

Al gobierno no le ha interesado la educación de los niños, le interesa manipular a las fuerzas docentes
Al gobierno no le ha interesado la educación de los niños, le interesa manipular a las fuerzas docentes
(Foto: Cambio de Michoacán)

No debemos chuparnos el dedo, los profesores que reflexionan, que incluso pelean por aquellos incondicionales o entreguistas al gobierno, no le temen a una evaluación justa, éstos rechazan una calificación anti pedagógica, nada educativa, que busca controlarlos, alienarlos, destrozar sus derechos y, por supuesto, están conscientes de que para nada, o muy poco, servirá para la educación de calidad que tanto presumen las autoridades, porque es una reforma sobre todo laboral e impuesta por el Ejecutivo y los legisladores comprados, ya que los legítimos ejecutores, los que aplican las estrategias y los programas, los más agraviados como lo son los maestros, no fueron tomados en cuenta.

Lástima que exista un serio problema para difundir a granel la auténtica realidad: el gobierno de Peña Nieto tiene todo el poder, tanto económico e informativo como militar para obligar al maestro, para desinformar a la sociedad y para reprimir a quienes protesten aunque la razón les asista; no obstante el orgullo, la dignidad y el dolor de la injustica deben ser la palanca que siga impulsando a los profesores a luchar, a no desfallecer; cada quien desde su trinchera, cada cual con sus facultades y posibilidades. Vivilladas no es un revolucionario ni incendiario, es también un simple maestro que sólo tiene la posibilidad de hacer pública la verdad, de ventilar los hechos con autenticidad y de no abrazar la práctica que varios medios de información o columnistas han consentido: la humillante desinformación.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

¿Narcoterrorismo?

Marko Cortés… Mala estrategia

¿Cambio de imagen a Morelia?

López Obrador ante el acoso de la nostalgia

Estrés laboral, atendido por empresas

Sindicalismo corrupto

Escuelas normales rurales

Libre manifestación vs violencia

El chiflido de Silvano

Terremotos… solidaridad y corrupción

Alistemos las monedas

Vandalismo en la UNAM

Cristóbal Arias, ¡va con todo!

Liberación femenina

Morón: informe y respaldarazo

Cáncer y alimentación

Ni perdón, ni olvido

Imposición legislativa en Baja California

Temblores en la Ciudad de Mexico

Colonias populares, privatizadas

Examen de admisión en escuelas normales… en riesgo

Deportistas y los riesgos de la fama

Y Moron?... ¿dónde está?

Lluvias… ¡preocupación permanente!

La mañanera de televisa

AMLO: defender lo defendible

Aniversario de Morelia... su fundación

ENUF, un año más trascendiendo

Michoacán… por industria

Entre perdones

Mexicanos ¿Felices?

Sociedad y medio ambiente

Gasolineras ¿Y los litros de a litro?

Persecución de la SEE

La Bandera Nacional

Los abuelos y las estancias infantiles

Monarcas Morelia ¿acosado?

Líderes sindicales... a la rendición de cuentas

El magisterio en el limbo

Incertidumbre energética

Día de los Inocentes

Navidad, regalo de amor

Giro en educación

Educación básica en Michoacán ¿en el limbo?

Nuevo gobierno… nuevas esperanzas

Guardia Nacional

Comisiones bancarias en la mira

Morelia, improductiva

Morelia, bajo el agua

Carmen Aristegui, el regreso

Normalismo, en el olvido

López Obrador: clroscuros

Los abuelitos

Morelia, de mal en peor

Elba Esther… ¿libertad pactada?

Morelia, reto complicado para Morón

PRI Y PRD… ¿Sobrevivirán?

Morelia, ¡bajo el agua!

¡Cerca de la definición!

El verdadero peligro para México

¡¡Alto a la violencia electoral!!

AMLO... la batalla continúa

Estacionamientos públicos, sin responsabilidades

Todos somos Luis

La depresión…mal silencioso

La vocación magisterial

Las elecciones y la pobreza

XXIX Coloquio de Educación en la ENUF

Sufragio efectivo, ¡sí reelección!

Elba Esther Gordillo, ¿un peligro para México?

Candidatos y elecciones

Asesinato de tiburones

¡La cuesta de enero!

Trabajadores de la educación, pagos pendientes

Año Nuevo y propósitos

Ley de Seguridad Interna, militarización abierta

Meade… ¡el ungido!

Encuestas, ¿el arte de engañar?

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados