Rogelio Macías Sánchez
Algo de música
Tapabocas de la OCUM
Martes 2 de Octubre de 2018
A- A A+

El Diccionario de la Lengua Española tiene como tercera acepción de la palabra “tapaboca” lo siguiente: “Razón, dicho o acción con que se hace callar a alguien, especialmente cuando se le convence de que es falso lo que dice”.

“Tapabocas” era el seudónimo que usaba Cutberto Pérez, cronista y crítico taurino mexicano de la primera mitad del siglo pasado, cuyas columnas periodísticas eran verdaderos tapabocas.

El director invitado fue José Netza Pineda, moreliano de nacimiento, residencia y educación y ya con experiencia profesional importante como organista y director de coros.
El director invitado fue José Netza Pineda, moreliano de nacimiento, residencia y educación y ya con experiencia profesional importante como organista y director de coros.
(Foto: Especial)

Eso sucedió con el concierto de la Orquesta de Cámara de la Universidad Michoacana (OCUM) el pasado miércoles 26 de septiembre, ofrecido en su casa, el Auditorio Nicolaita. Desmintió por completo mis afirmaciones de hace dos semanas, cuando escribí que la OCUM es “una institución madura, con una personalidad propia, que ha tenido altas y bajas en su calidad, pero ahora es una buena orquesta. En ningún concierto decepciona.

No aburre ni molesta, gusta, pero no entusiasma. Y algo más: En cada concierto al que asisto encuentro que una o varias de las obras que presentan ya se las he escuchado, una o varias veces. Casi no hay novedad para mí.”

El miércoles pasado fue todo lo contrario: director invitado, solistas magníficos, programa moderno y novedoso muy bien interpretado y segunda parte auténticamente inédita. De alta calidad, hermoso y emocionante.

El director invitado fue José Netza Pineda, moreliano de nacimiento, residencia y educación y ya con experiencia profesional importante como organista y director de coros. Abrió la velada con Laetitis de William Ostjin (1913-1993), compositor belga. Su música es moderna y fue muy exitosa hasta los años 60. En sus primeros tiempos, romántica, al cambio del gusto del público compuso en el modo neoclásico. Después cayó del favor del público. Laetitis es neoclásica y no me pareció muy afortunada.

Es difícil seguirla en sus formas; se escucha y no molesta, pero nada más.
Pero habría de venir lo bueno, muy bueno, mejor de la noche y de muchas noches: el concierto para piano, violín y cuerdas llamado Nevertheless (Sin embargo), del compositor letón contemporáneo George Pelécis, que radica en su país natal, pero trabaja mucho en universidades inglesas. Los solistas invitados fueron Nika Jonicenoka, letona también, que reside entre nosotros como docente en el Conservatorio de las Rosas. En el violín, Miguel Ángel García, concertino de la OCUM.

El concierto es en un movimiento, moderno, tonal, muy complejo y hermoso. No pude reconocer en él una estructura formal de las clásicas ni se puede encasillar en estilo, aunque al principio parece minimalista. Pero es de gran belleza melódica y riqueza armónica y rítmica, además de ser muy exigente de virtuosismo con los solistas, particularmente el violín. No tiene nacionalismo, es universal e intemporal. Si se tiene la fortuna de escucharlo en una versión tan redonda y de buena calidad como la que los solistas, orquesta y director nos ofrecieron el miércoles pasado, habremos asistido a una audición verdaderamente memorable.

Así fue, pero también fue que evento tan magnífico recibiera del público un aplauso tan breve que no autorizó a regresar a los artistas al escenario a una segunda ovación. ¡Increíble!

Después del intermedio, seguramente dándose cuenta de que el concierto pintaba para muy corto, el director avisó que ofrecerían dos piezas más de las anunciadas: Danza y Jarabe, de un autor mexicano cuyo nombre no entendí. Por fortuna son cortas y se dieron sin pena ni gloria.

Cerraron con dos canciones de José Alfredo Jiménez: Un mundo raro, arreglada por José Netza Pineda, y Serenata huasteca, arreglada por Elías Breeskin. Son dos poemas, textuales y musicales, del mejor exponente de la canción vernácula mexicana. El arreglo de la primera manosea demasiado la armonía, el ritmo, el formato y hasta la melodía, desarreglándola mucho. El arreglo de la Serenata huasteca es muy bueno; sólo enriquece la armonía de la canción para hacerla lucir en una orquesta de cuerdas y sin canto.
Hasta la próxima.


Sobre el autor
Rogelio Macías Sánchez Médico cirujano por la UNAM, Especialidades de Neurología y Neurocirugía. Con ellas, ha ejercido en instituciones oficiales y en la práctica privada. Catedrático de la Universidad Michoacana Amante de la música clásica desde sus primeros años por inducción familiar, se desarrolló como melómano cultivado por iniciativa propia. Por confluencia de circunstancias se ha desarrollado como periodista aficionado en el ámbito cultural en la crónica y crítica de música clásica. También, y auténticamente por amor al arte, ha sido promotor de eventos magníficos de música clásica en Morelia.
Comentarios
Columnas recientes

Cerró el XXXI Festival de Música de Morelia

Abrió el XXXI Festival de Música de Morelia

Una vez más, habemus Festival de Música

Inédita, insólita e irrepetible

Rhapsody in blue en el Conservatorio de las Rosas

De Sylvia Ordóñez y Gerhart Muench

Del Festival Internacional de Guitarra de Morelia

“La Matraca” en “Todos los Jueves”

La OCUM estrena obra de Manuel Cuevas

La Sonata Hammerklavier y el Cuarteto Opus 130 de Beethoven

De mis mejores recuerdos de la música/6

Ilusión, frustración y gusto con la OCUM

Todos los jueves en el Conservatorio de las Rosas

De lo mejor de mis recuerdos en la música/5

De la veleidad humana y algunas de sus razones/2

De la veleidad humana y algunas de sus razones

De lo mejor de mis recuerdos en la música/4

De lo mejor de mis recuerdos en la música /3

De la música clásica en el 2018

Artículo 1000: Cerró el XXX Festival de Música de Morelia

Concierto de la Camerata Morelia

El mito de don Juan

Promesa cumplida: De Tonantzin Ortega con la OCUM

Medicina, música y neurología con la OCUM

Tapabocas de la OCUM

Dmitri Shostakovich en el Conservatorio de las Rosas

Domingo Ortega y la OCUM

Del teatro lírico

El trovador de Giuseppe Verdi en León

Algo de música

Regresó la música a Morelia.

De algunas mujeres músicas (compositoras de música)

De las mujeres de los músicos/6

ALGO DE MÚSICA

Concierto histórico de la OCUM

¡Ser poco el amor y desperdiciarlo en celos!

Parece ser que regresamos a la normalidad

De los directores de la Osidem

Volver a recordar

Como chango sin mecate

Algunas reflexiones sobre sociología de la música

Música, arte, cultura y sociedad

22 años sin Eduardo Mata

De la música clásica en 2017

La Creación de Haydn

El Coro de la Transformación en el Sanatorio La Luz

Ensamble Contemporáneo de Morelia

XXIX Festival de Música de Morelia. Tercer fin de semana

XXIX Festival de Música de Morelia. Segundo fin de semana

“Cuicayólotl” o “Canto del corazón”

Habemus XXIX Festival de Música de Morelia

Música y béisbol

De la música en las bodas

La Universidad Michoacana festeja su Centenario

Magnífico concierto con fines benéficos

Un poco de historia de mi pasión por la música clásica

La música y los terremotos de México

Rafael Méndez en “Todos los jueves”

De nueva cuenta con la OCUM

Un poco de historia de mi pasión por la ópera

Carmen de Bizet en León

Vuelve la Orquesta de Cámara de la Universidad Michoacana

A seguir inventando

Con Bola Suriana, de protesta

Si no hay para pan, buenas son tortillas

Para seguir hablando de música

Se canceló el concierto de la Osidem

Del orden de las obras en los programas de música clásica

Erika Dobosiewicz y la Osidem

De la abundancia a la filosofía

Del Festival Internacional de Guitarra de Morelia

Hermosa Schubertiada, la tercera

Segunda Schubertiada en el Conservatorio de las Rosas

Schubertiadas con Alexandr Pashkov

En el centenario natal de Juan Rulfo: 16 de mayo de 1917

Desconcierto mata música

De la Quinta sinfonía de Beethoven

De los conciertos para piano de Mozart

Verdad y belleza de la pirekua con Nana Rocío Próspero

Música y religión

El Stabat Mater de Dvorák en Coatepec, Veracruz

En verdad, ¿sabré yo qué es la música?

Buen concierto de la OCUM

¡Muy buen concierto de la Osidem!

Una vez más, de la Osidem en su primera temporada del año

Entrega sin título

En una velada de Todos los Jueves del Conservatorio

La Osidem en su primera temporada del año

Almas gemelas: Monarcas Morelia y la Osidem

¿Puede intentarse una sociología de la música?

¡Mal comienza la semana para los que ahorcan en domingo!

De la obligación de compartir

De la música en las crisis sociales

Las estaciones de Vivaldi o el colmo de la música programática

De la música clásica en 2016

Cumpleaños de Beethoven

Artículo 900. De entregas y mucha música en Morelia

Melodía y armonía, vocales y consonantes

Siguió y terminó el Festival de Música de Morelia

Memorable jornada con The Orchestra of the Swan

Abrió el XXVIII Festival de Música de Morelia

XXVIII Festival de Música de Morelia

El Conservatorio de las Rosas en la UNAM

Las Variaciones Goldberg de Bach

Hoy haré un artículo sobre mí

El elixir de amor de Donizetti

De la música ambiental

De la música clásica mexicana

Reapareció la OCUM

En septiembre, de la música clásica mexicana

En septiembre, de la música clásica mexicana

Con la Orquesta Juvenil Universitaria Eduardo Mata

A propósito de nuestra Osidem, ¿qué hace un director de orquesta?

De la música en las Olimpiadas

Música para una intervención quirúrgica

Mis experiencias con las Carmina Burana

Las Carmina Burana con la Osidem

De nueva cuenta, en miércoles de la OCUM

La crítica y el comentario musical

Concierto-festival novedoso e interesante de la OCUM

Buen concierto con la Orquesta Sinfónica de Michoacán

Opiniones personales de la cultura y el arte

Franco Rivero y Ernesto Lecuona en Morelia

El Conservatorio de las Rosas en la UNAM

Futbol mata música

En ausencia de un presente, recordar

De nueva cuenta con la OCUM

¿Soy yo o es la orquesta?

¿Es el hombre un animal musical?

Una vez más, de la música viva

Del tema y variaciones

De los programas de mano en los conciertos sinfónicos

Luces y sombras en el concierto de la Osidem

La OCUM adelanta la Semana Santa

De la música litúrgica de Michoacán

Alexander Pashkov y los estados de ánimo de un artista

Con la OCUM, en plena temporada

Concierto de Año Nuevo de la Osidem

Más de la música clásica

¿De qué trata Algo de Música?

In memoriam Pierre Boulez

De la música clásica en 2015 (segunda parte)

De la música clásica en el 2015 (primera parte)

Beethoven cumplió años la semana pasada

De la Banda La Asunción de Comachuén

Del \"bajo continuo\" en la música barroca. A propósito de un concierto reciente

Lindo concierto para cerrar el Festival de Música de Morelia

Magna función del FMM: Máscara Vs. cabellera

Abrió el XXVII Festival de Música de Morelia

Homenaje a Ana María Martínez Estrada