Julio Santoyo Guerrero
Protagonistas de piedra
Lunes 1 de Octubre de 2018
A- A A+

Ni duda cabe que la Venus de Milo tiene un valor estético altamente apreciado, no importa que sea de piedra y que no tenga manos. Para el arte eso no cuenta tanto. Si tuviera manos sería como muchas esculturas, una obra que sí tiene manos. Pero no es lo mismo cuando de instituciones se trata.

Las hay, y bastantes, que tiene un armonioso diseño, poseen marcos jurídicos que por su contenido hasta parecen poesía, sin embargo alguien les destrozó las manos y las han convertido en frías entidades de piedra. Le cuestan mucho dinero a los ciudadanos y sus resultados son penosos.

TAVO
TAVO
(Foto: TAVO)

Si se quisiera contar la historia de cómo es que Michoacán ha perdido su riqueza natural y se debate hoy en crisis ambiental, tendrían que escribirse varios capítulos sobre la permisibilidad de las instituciones federales. Algún capítulo merecería, obligadamente, la complicidad de algunos de sus funcionarios que de manos cruzadas o como el caballo de Troya, promueven desde adentro la tala ilegal y el ecocidio.

A simple vista cualquiera que viaje por las carreteras michoacanas puede cerciorarse de la rapidez con la que nuestros bosques están siendo arrasados y de la proliferación descontrolada de huertos aguacateros y de otros frutos.

Pueden apreciar el preocupante paisaje de ollas enormes cavadas en los altos de las lomas y las montañas. Y pueden, desde luego, preguntarse, ¿y quién debería desde el Estado parar esta tragedia? ¿Y por qué no lo hace?

De acuerdo a las leyes existentes las instituciones federales en materia ambiental son mano en el cuidado del medio ambiente. Los recursos que se asignan a ellas son muy superiores a los que se proporciona a los estados, considerando desde luego el criterio de la proporción. Y no se diga las facultades que la Constitución y las leyes secundarias les otorgan. Estado y municipios, en bastantes temas, dependen de la iniciativa y de los recursos federales.

En Michoacán las instituciones federales son efectivamente como la estatua de la Venus de Milo, mucha estética, fría piedra y... sin manos. No hay necesidad de que los ciudadanos hagan denuncias de delitos ambientales pues son tantos y tan evidentes que un recorrido cómodo por los caminos de Michoacán les bastará para que en los primeros 40 kilómetros sus bitácoras estén repletas de reportes, solamente por mirar el paisaje.

El desastre ambiental en nuestro estado debe pararse. Ya no hay opción para posponer la tarea, mucho menos refugiados en el vomitable "qué tanto es tantito". Ese perverso "tantito" se ha convertido en la pérdida de la mitad de nuestros bosques en menos de 25 años. 25 años en que las instituciones federales sólo han estado ahí para mirar y en el mejor de los casos escribir la crónica de la destrucción. El obituario ambiental ha sido su mayor logro.

Quienes han sido electos por Michoacán para la representación federal en el Senado y la Cámara de Diputados deben tener en su agenda la condición fallida de las instituciones ambientales federales. Estas deben ser reformadas de la punta a la cabeza y fumigadas en todos sus rincones para expulsar a los corruptos que han protegido el accionar ecocida de los poderosos capitales que ven en el campo sólo la manera de hacer dinero, llevándose entre los pies los derechos humanos de todos.

Quienes hoy son mayoría en las cámaras, si al regodearse de su poder no alcanzan a mirar en qué asuntos pueden invertir bien ese poder arrasador, no lo duden, traten de desdoblar el discurso de su cuarta transformación para derivar en contenidos de cambio para las políticas medioambientales. ¿De qué serviría una cuarta transformación si está no adopta como uno de sus propósitos centrales defender a rajatabla el medio ambiente? Ese que nada más y nada menos es el soporte de la vida de todos los mexicanos. Parafraseando a alguien diríamos que sin un medio ambiente sano no existirá gente que haga tal transformación.

Las instituciones federales medioambientales que se necesitan en Michoacán tienen que asumir el liderazgo para detener la tendencia ecocida que se ha impuesto. La Venus de Milo -metáfora de estas instituciones- debe tener manos para hacer, y despojarse del cuerpo pétreo y frio para ser sensible a una realidad que se le ha escapado de las manos. Y ello depende del nuevo gobierno federal, para nuestro caso de los legisladores federales, y por supuesto de la nueva mayoría. Si el próximo gobierno no es ambiental -parafraseando a otro alguien- entonces no lo será.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios

El bono de confianza

Silvano y el recurso de la política

Días de mea máxima culpa

El paso decisivo

Libres y cortesanos

Informe oficial de la realidad

Silvano y el minotauro de papel

No debe pasar

Sembradores de lumbre

Los hombres del presidente

Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno

\"Inteligencia, honestidad y huevos, si no va a valer madres\"

De resultados y de oficio político debe ser

El respiro del 7 de junio