Alma Gloria Chávez
Pátzcuaro y su legado patrimonial
Jueves 27 de Septiembre de 2018
A- A A+

Como muchas ciudades coloniales, Pátzcuaro, a través del tiempo, ha venido reconstruyendo una historia que durante centurias transcurrió paralelamente a la historiografía “oficial”, ésa que suele ser dictada y escrita para complacencia de quienes tratan de imponer su manera de ser, de hacer y de controlar los ideales libertarios surgidos de mentes claras y justas, fundamentados en la conciencia de vivir en respeto, honradez, equidad, solidaridad y paz, con justicia y dignidad para todos, no para unos cuantos.

Este año, que celebramos el 484 aniversario de que el Licenciado Vasco de Quiroga obtuvo para el lugar el título de Ciudad, es de celebrar igualmente que cada vez sea mayor el número de docentes, profesionistas y ciudadanos interesados en recuperar esa otra mitad de nuestra historia, aún desconocida por muchos, y que hoy representa la invaluable oportunidad para jóvenes generaciones que tienen ante sí el reto de rectificar el rumbo de tantos planes y proyectos, que carentes de bases histórico-humanísticas, han contribuido a agudizar problemas sociales en el entorno, en el Estado y en la Nación.

TAVO
TAVO
(Foto: TAVO)

Es el viernes 28 de septiembre cuando recordaremos al hombre visionario que fue Vasco de Quiroga (nombrado por sus afanes pacificadores Primer Obispo de Michoacán) quien clavó su mirada en el sitio que encontró devastado por las atrocidades de Nuño de Guzmán, entendiendo la importancia de repoblar un lugar considerado sagrado para quienes habitaban y custodiaban este territorio de gente noble, laboriosa, creativa… y de probada religiosidad.

Seguramente una de las principales contribuciones de estos festejos para la ciudad, es el reconocimiento de ser un lugar con más de 800 años de historia, de fuerte impronta indígena y marcada interculturalidad. Si bien la importancia de Pátzcuaro se vio acrecentada con los privilegios que le concedió el emperador Carlos V al otorgarle el título de “Muy Noble y Leal Ciudad”, mediante Real Cédula expedida en Palencia (España), el año de 1534, la historia más antigua ofrece testimonios de que este sitio, como parte de la Cuenca lacustre, contaba con las características de una metrópoli: lugar de culto religioso, de comercio, de intercambio, de encuentro.

El noble Curátame le llamó “Petatzécuaro”, que significa “lugar de cimientos” o “lugar de cuatro cúes”, pues cuentan que él interpretó como los puntos cardinales, cuatro grandes piedras que encontró aquí y que serían el asiento o cimiento de los adoratorios para los dioses. Según la Relación de Michoacán, el nombre original de Pátzcuaro fue el de Tzacapu-Hamacutin Pazcuaro, que se ha traducido como “lugar en donde está la piedra que señala la entrada al paraíso”, o sea, la entrada al Tlalocan purépecha.

Aquí fue el centro religioso donde se encontraba el templo mayor dedicado a Cuerauaperi (Creación), donde residían el Gran Petámuti y las Huananchas (jóvenes doncellas dedicadas al culto a los dioses); lugar de descanso y recreo para la nobleza indígena y el centro de intercambio y comercio de mayor importancia en la comarca, pues resulta punto de convergencia entre la tierra caliente y la tierra fría. También fue el último baluarte de resistencia a la conquista: el sitio fue defendido de las atrocidades de Nuño de Guzmán por un puñado de valientes al mando del noble cacique Timas y su gentil hija Eréndira, quienes no pudieron evitar la destrucción y el saqueo de que fue objeto el lugar sagrado.

Reducido a la tristeza y abandono, lo encontró el licenciado Vasco de Quiroga en 1533, cuando visitó Michoacán por primera vez; y después, para repoblarlo, en el año 1540 trajo 30 mil indígenas y 28 familias españolas, al trasladar su obispado de Tzintzúntzan a Pátzcuaro, en donde iniciaría la edificación de su famosa iglesia Catedral de cinco naves, cuyo plano ha quedado plasmado en nuestro Escudo de Armas.

Durante la Colonia, Pátzcuaro fue importante sitio de aduana para las mercancías llegadas del Oriente en la Nao de China. Añejas casonas atestiguan el movimiento comercial que atrajo a numerosas familias llegadas de diversos lugares del país y del extranjero, algunas cuyos descendientes (muy pocos) contribuyeron con generosidad y honestidad a dar realce a la historia local. Durante la Independencia, fueron varios los personajes que participaron en la gesta libertaria, distinguiéndose dos mujeres sencillas y valerosas: la señora María Gertrudis Bocanegra Mendoza de Lazo de la Vega y doña Antonia La Correo; ambas sacrificadas por el ejército realista.

Y si el porfiriato nos dejó marcas profundas, no sólo en el aspecto arquitectónico, sino también en ciertas costumbres e intolerancias adoptadas, que pusieron en riesgo muchas de las ceremonias y festejos indígenas, fue el cardenismo de la tercera década del siglo XX el que propició que Pátzcuaro y la región lacustre fuesen señalados como destino turístico, poniendo en especial lugar las manifestaciones culturales de los pueblos originarios, situación que nos ha dado oportunidad de apreciar la diversidad cultural que nos rodea y reforzar lo propio como sinónimo de identidad.

No podemos hablar de Pátzcuaro sin pensar en su lago y en las demás poblaciones con las que ha compartido una historia de muchas centurias. Fusión de paisajes y rincones cargados de nostalgia, la región que ocupa Pátzcuaro es marco y motivo donde el tiempo se afirma y el trabajo cotidiano reitera valores que actualizan y dan continuidad al desarrollo creativo de un pueblo portador de su destino histórico.

Sitio de culto a Cuerauáperi, a Nana Yurixhe o a la Señora de la Salud, de indudable raíz indígena, hoy, como antaño, Pátzcuaro y sus alrededores albergan una diversa y rica gama cultural entre la que prevalece el interés por conservar el carácter y la personalidad que le han llevado a trascender fronteras y que en su magia continúa planteando grandes interrogantes a propios y extraños.

Tenemos mucho para compartir con quienes nos visitan: paisajes naturales, vestigios arqueológicos, casonas y edificios coloniales, barrios de calles y callejones modelados de acuerdo a la conformación del terreno; artesanía variada, gastronomía, ceremonias y fiestas tradicionales que durante generaciones se han venido heredando, además de un clima envidiable de montaña.

Pero sin duda y lo más importante: contamos con la presencia cada vez más viva de esa raíz indígena cuya dignidad permea un gran porcentaje de nuestro legado patrimonial. Aquellos ancestros que eligieron este lugar para vivir, agradecer y festejar.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

Fiesta religiosa en Pátzcuaro

Mahatma Gandhi y la no violencia

Por una vida sin violencia

16 de noviembre. Día de la tolerancia

Días de ánimas, días de ofrenda

Ética para médicos

Un hombre de principios

La invención de América

Laudato sí, mi signore.

Pátzcuaro y su legado patrimonial

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia