Samuel Maldonado B.
Morelia, Ciudad peligrosa
Martes 25 de Septiembre de 2018
A- A A+

Por asuntos profesionales, llegué a esta hermosa ciudad de Morelia en los primeros días del año de 1981. Me encontré con una localidad verdaderamente de lujo, hermosa, comparada con la tranquila capital, en la que había estudiado los primeros años de la educación primaria.

Era prácticamente un vecindario realmente fraterno; una ciudad que no pasaba de los 700 mil habitantes que ambulaban por sus barrios, calles y no se diga por el hermoso Centro Histórico.

TAVO
TAVO
(Foto: TAVO)

Una capital, que era y es todavía, orgullo para todos los nacidos aquí o los que llegaron huyendo de la gran capital de la República Mexicana debido a los sismos ocasionados en la ciudad de México, en el año de 1985, centro de los tres poderes: El Ejecutivo, El Legislativo y El poder Judicial.

Caminar por los tranquilos barrios morelianos, merodear por los mercados, recrearse con las imágenes de los hermosos templos católicos, pasear por Villalongín, deambular por la calzada “única de cantera rosa”, descansar en sus bancadas del mismo material, popularmente llamada Calzada de San Diego. Adentrarse en esa Iglesia en honor a La virgen Guadalupana, o bien, regresar por la misma y llegar hasta la Catedral, adentrarse en ésta en las horas de trabajo de la comunidad citadina, sentarse en una de sus bancas para admirar cuadros de santos, observar el “Manifestador”, que es una obra construida de oro y plata de tres metros de altura, localizado enfrente del Consistorio, situado bajo la cúpula principal, llena de paz y de tranquilidad a cualquiera que desde la hilera de bancas se ponga admirar todo el interior de esta hermosa construcción realizada en los finales años del siglo XVII.

Desafortunadamente, este escenario descrito brevemente es el pasado. Morelia en el presente es una ciudad descuidada por las autoridades, manchada sus calles por la sangre de muchos que han sido asaltados y muertos en sus avenidas. Ni siquiera en calles o jardines localizados en rúas tranquilas se está exento de ser asaltado.
En lo particular, la capital Morelia y el estado en lo general, ya no existe la tranquilidad: disparos constantes en las noches, la venta de alcohol en cantinuchas o en restaurantes de lujo; suceden asaltos frente a los bancos y durante el día; en las noches con frecuencia se escuchan los disparos a toda hora.

Si uno no tiene “cochera” y deja su automóvil en la calle, a cualquier hora del día y o la noche, le darán un cristalazo, o de plano, se lo llevan y lo deshuesan.
Prácticamene hasta los años de 1980, el país estaba tranquilo, pero llegado el inútil de Jelipe, éste quiso legitimarse y para demostrar su poderío militar, vinieron los soldados y con un resultado totalmente a su propósito, quiso acabar con las abejas y lo único que logró, fue espantarlas y desde entonces, el país ha cambiado para mal.
¿Cuántos soldados y policías han muertos por la aplicación de esa fallida y estúpida determinación del hijo desobediente? Cuánto se ha gastado en la compre de utilería y equipamiento militar tanto para la marina como la del ejército y, desde luego, para los sicarios? Sobre todo, ¿cuantos soldados y contrabandistas han muerto en esta equivoca determinación presidencial?

Son muchas, son miles de familias que han quedado en el olvido, ocasionado por los muertos de un lado y del otro? ¿por qué continuar con esta fallida determinación en contra del cultivo de opiáceos y compra constante de armamento tanto de los sicarios como la del gobierno, que provocan más y más muertos, robos, y gastos inútiles de uno y de otro lado?

¿Cuando parara toda esta estupidez que lleva ya varios sexenios?
¡Nuestra única esperanza esta cifrada en el próximo gobierno de la República?

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Mr. Trump...oso!

¡La locura del pelirojo!

¡Al que madruga, Dios lo ayuda!

Cresceré o decresceré

En días no laborables

Fin de una etapa

México ensangrentado, la guerra del petróleo

Que no saben de gobierno

¿Miedo en los expresidentes?

¡Perdón sí, pero castigo también!

El PAN, en el desfiladero

Morelia, ciudad sucia

México y las drogas

La Fiscalía carnal

Críticos falsarios y el beneficio de la duda

¡ Deseducación del estado !

¡ México y el misterio del oro perdido !

Un peligroso payaso

¡Muertos y heridos!

¡Guachicoleros y guachiculeros!

2019 ¡ Feliz año, amor mio!

¡Despacio Andrés Manuel... que vas de prisa¡

¡AMLO NO TIENE DERECHO…

En la antesala del poder

“Reconstrucción o refundición” ¡El perdere¡

De antologías y de analogías

De huracanes 'el más peligroso en el Hemisferio Norte'

Dos tipos de cuidado (Felipón y Chente)

¡Ponen alas en sus pies¡ Los miserables peregrinos

¡En 1988, nace¡ ¿en 2018, lo enterraran?

Para desandar el camino ¡hay tiempo Silvano¡

Los soldados al cuartel y los marinos a la mar

Morelia, Ciudad peligrosa

¡Lo que nos cuesta él que se va!

¡RIP AL PRD! ¿Lo querrán como socio?

!Muerto el rey, viva el rey¡

Don Porfirio

Senadores y diputados... ¡Hay que martillar y burilar o cincelar!

La doctrina Estrada y la mano que mece la cuna

La guerra de las drogas, tan tan o batin tín

El arte de gobernar

Mr. Bad Fake

El profesor Raúl Morón

Lo que sigue no será peor de lo que ha pasado...

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio