Rafael Mendoza Castillo
Hidalgo, la libertad y el fin elegido
Lunes 24 de Septiembre de 2018
A- A A+

Hidalgo y sus acciones constituyentes trascendieron su tiempo y su propia vida, porque eligieron a la libertad como el fundamento de la propia existencia y, sobre todo, su vocación por la libertad del otro, de los olvidados. Como bien dice Luis Villoro: “Hidalgo pone la libertad por fundamento y, en ese preciso instante, busca encontrarse con la fuente originaria de todo orden social: el pueblo y el pueblo lo engloba, lo absorbe en su movimiento, hasta convertirlo en la expresión de sus propios deseos”.

 Hidalgo y sus acciones constituyentes trascendieron su tiempo y su propia vida
Hidalgo y sus acciones constituyentes trascendieron su tiempo y su propia vida
(Foto: Especial)

Don Miguel Hidalgo no pudo conciliar las verdades reveladas y las verdades construidas por los propios hombres. ¿Qué implicaciones morales y éticas resultan de elegir unas u otras? Elegir las primeras asegura la vida, la existencia de quien elige. En la comodidad, no se corre riesgo alguno. Tomar partido en el análisis y la duda de las verdades que los hombres producen, para bien o para mal de ellos mismos, implica tomar la decisión, vía la acción política, para derribarlas. En ese acto de libertad se corre el riesgo de perder la propia vida. Esta última fue la vocación de Hidalgo. Como dice Luis Villoro: “Hidalgo ve en el origen de su acción ligereza e inclinación, imágenes perfectas de la libertad que es, a la vez, vuelo ingrávido, salto, y pasión por el fin elegido”.

Nuestro héroe entendió que la existencia de todos aquellos mexicanos se había convertido en un medio para servir a los intereses del poder de la monarquía española y de la iglesia católica, como dos instituciones representativas de la dominación hegemónica de la época. Con el grito de libertad demostró que la dignidad del pueblo no se puede intercambiar. Aunque se diga que todos tenemos un precio sabemos que hay un límite y ese límite es el que marca eso que llamamos precisamente dignidad. El primero de julio del presente, más de 30 millones de mexicanos demostraron dignidad.

Hidalgo encarna el valor en su triple dimensión. Primero, porque asumió los valores de libertad, de dignidad, de justicia, interiormente, esto es, la voluntad libre del sujeto. La otra dimensión del valor consiste en su validez real. Hidalgo y su acción política, al enfrentarse a los poderes establecidos, constituye una prueba suficiente de su valor, colocando en otro lugar, las buenas intenciones. Por último, su modo de ser, su manera de existir, modificó a los demás y los indujo a la transformación social. Por ello, la sombra de Hidalgo, como su modo de ser, es su máximo valor. En su tiempo muchos no trascendieron, porque su sombra era muy pequeña. Por eso, los traidores en la historia no tienen sombra. Como dice atinadamente Fernando Savater: “Héroe es quien logra ejemplificar con su acción la virtud como fuerza y excelencia.”

Mientras el pueblo se inscribía en la rutina de la vida cotidiana, Hidalgo tenía la vocación por la aventura, en donde el tiempo es el marco dramático de lo que pasa, mientras que en la rutina todo pasa para llenar de algún modo el hueco bostezante del tiempo. En la aventura la normalidad está ausente. La mayoría de las gentes y algunas instituciones (iglesia católica) se mueven en las certezas o las verdades reveladas que garantizan su conservación. En la aventura nadie decide por él ni está determinado de antemano.

También es cierto que el héroe no se juega la vida, pues ésta es la que pretende ganar de modo reafirmado y merecido. Hidalgo hizo de su acción un ethos, un destino libertario. Como bien afirma Eduardo Nicol: “También es prometeico el rapto del destino; pues Prometeo significa “el que piensa antes”, el que se adelanta al porvenir con su pensamiento. Lo que ha de pagar el previsor, al hacerse dueño de su propio destino, es la pena que llama responsabilidad. Las tribulaciones de los hombres ya no se pueden achacar a los dioses.”

¿Qué sentido encierra la memoria de nuestro héroe para este presente en que las tendencias más fuertes de la economía están destruyendo a la Nación mexicana? En donde las fuerzas del poder establecido (oligarquía financiera) han conducido, hasta hoy, a la República hacia un pensamiento único, de reiteración y consolidación de las estructuras sociales desiguales e injustas. Para la clase en el poder (derecha y ultraderecha prianista, perredista, hoy en extinción) la memoria de Hidalgo significa un pensamiento que ha muerto y en su lugar defienden la idea de la globalidad capitalista neoliberal. Sin embargo, para nosotros el sentido de su memoria histórica constituye un pensamiento de ruptura, de cambio y de dignidad. Frente al pensamiento macroeconómico, que parece inmutable y dogmatizado, nosotros oponemos la voluntad de los explotados de la tierra para derribar esos muros de la tiranía encarnados en las instituciones financieras internacionales y nacionales. Como bien lo dice Luis González: “la narración histórica es indigesta para la gente de mando.” Otro mundo es posible y necesario.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

La IV transformación, el poder y los símbolos.

El homo sapiens y sus creaciones

Razones para una nueva reforma educativa

La cuarta república hereda instituciones fetichizadas

Preguntas permanentes sobre la vida y la muerte

Liberemos el espacio de lo público

Ética crítica para la cuarta transformación

Cultura y memoria para la cuarta transformación

Batallas por la historia: el 2 de octubre de 1968 no se olvida

Hidalgo, la libertad y el fin elegido

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM