Hugo Rangel Vargas
45 años y contando
Viernes 14 de Septiembre de 2018
A- A A+

El pasado 11 de septiembre se cumplieron 45 años del fatal golpe militar que acabaría con el gobierno legítimo de Salvador Allende en Chile y con la vida misma del presidente socialista de aquella nación sudamericana quien habría arribado al poder por la vía democrática y en una alianza singular entre un partido cristiano y el bloque de izquierda que le había postulado como su candidato presidencial originalmente.
Por las redes sociales, en manifestaciones en las calles que no se limitaron a Chile, en la tinta de las rotativas de cientos de diarios por el mundo entero; se recordó a este mártir que entregó su vida a un proyecto de emancipación de su patria por la vía pacífica.

La garra del imperio se sigue extendiendo causando dolor y miseria, ahora en Palestina, Siria, etc.
La garra del imperio se sigue extendiendo causando dolor y miseria, ahora en Palestina, Siria, etc.
(Foto: Especial)

La vocación de Allende y su tenacidad sedujo al propio Fidel Castro y a muchos soñadores del mundo entero, pero pisó los callos de los intereses del imperio.
En septiembre de 1974, un reportaje publicado por The New York Times y suscrito por el periodista Seymour Hersh, señalaba: “La CIA financió secretamente huelgas sindicales y gremiales en Chile por más de 18 meses, antes de que el presidente Salvador Allende fuera derrocado, señalaron diversas fuentes de inteligencia”. El propio texto, que puso en jaque al gobierno norteamericano frente a la opinión pública apenas un año después del golpe militar, habla de 8 millones de dólares destinados, a través del señalado organismo de inteligencia norteamericano, para actividades clandestinas en aquel país.

Conforme han pasado los años y se han ido desclasificando documentos del gobierno estadounidense, ha sido evidenciada la intervención de éste en las maniobras tendientes a desestabilizar al gobierno socialista de Chile encabezado por Allende. No era para menos, en 1971 apenas ascendido al poder, el mandatario sudamericano decretó la nacionalización de grandes empresas mineras, entre ellas las norteamericanas Anaconda y Kenecott, situación que el gobierno estadounidense tomó como una declaratoria de guerra económica y respondió con un embargo comercial al cobre chileno.

Las hostilidades emprendidas por el gobierno norteamericano no pararon con esa medida. Prosiguió la creación de pánico a través de los medios de comunicación que fueron financiados por la CIA para difundir, en un inicio, noticias falsas sobre desabasto de alimentos (recientemente se ha revelado, por ejemplo, que el gobierno estadounidense adquirió una estación de radio en Chile por 25 mil dólares para hostigar al gobierno de la Unidad Popular). Esto derivó en un fenómeno especulativo que llevó a un alza de precios generalizada, lo cual parecía inexplicable frente al crecimiento del nivel de la producción que reflejaban las cifras de la economía chilena en aquellos años.

Las consecuencias de la dictadura militar que encabezó Augusto Pinochet por trece años son dolorosas: miles de familias separadas, un número incalculable de chilenos desaparecidos, el horror de los crímenes y la persecución por causas políticas, la tortura inhumana que sufrieron muchos a manos de los cuerpos de seguridad al servicio del Estado.

Pero la coincidencia histórica puso a Norteamérica frente al horror que causa la intromisión en la soberanía de los pueblos justamente un 11 de septiembre de 2001, cuando sufre en su propio territorio un ataque terrorista.

La cuota de sangre la pagaron miles de inocentes como consecuencia de la satanización al mundo musulmán que tiene como objetivo prioritario para los grandes consorcios norteamericanos la apropiación, ya no del cobre, sino del petróleo que se encuentra bajo las tierras de los países del medio oriente.

Más de cuatro décadas y las infamias se acumularon, las invasiones prosiguieron, la garra del imperio se sigue extendiendo causando dolor y miseria. Palestina, Siria, Venezuela; aportan imágenes que caen por cascada precedidas de un discurso que justifica la intervención con una falsa careta de defensa de la democracia, tal y como ocurrió en el caso chileno hace 45 años.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar