Julio Santoyo Guerrero
La relatividad del cambio
Lunes 10 de Septiembre de 2018
A- A A+

La rutina de toda sociedad es el cambio permanente. Siempre están ocurriendo cambios en la economía, la cultura, la seguridad, la educación, etc. Algunos se dan con suma rapidez, otros son lentísimos. La dirección de los cambios también son variados. Para el observador social, desde su posición, puede apreciar que el cambio puede ir hacia adelante, hacia atrás, a los lados, arriba o abajo. Su modo de ver y vivir el mundo es el medio por el cual juzga la dirección y la calidad del cambio.

El reconocimiento de los problemas en los que se desarrolla su vida, local o global, son el punto de arranque para estimar la urgencia o irrelevancia de lo que debe cambiarse.

La mayoría de los mexicanos han creído que bastaba el voto indignado, que debía interpretarse como mandato para que los políticos cambiaran e hicieran transformaciones en tantos asuntos que nos gustan e indignan
La mayoría de los mexicanos han creído que bastaba el voto indignado, que debía interpretarse como mandato para que los políticos cambiaran e hicieran transformaciones en tantos asuntos que nos gustan e indignan
(Foto: Cuartoscuro)

Cuando se reconoce personalmente lo que debe mudarse se asume la acción del cambio que este puede suponer, casi siempre, la modificación de valores y con ello de prácticas. Pero modificar estatus, de la naturaleza que sea, no es tarea fácil, más aún cuando lo viejo ha dado un piso estable y ciertos satisfactores de toda naturaleza. Sin embargo, en el plano personal puede haber un control mayor sobre las metas de cambio asumidas.

No es lo mismo asumir el cambio en el plano de las relaciones sociales, aunque las personas estén atravesadas por todos los vínculos que una colectividad supone. Las relaciones de poder en las que se soporta todo vínculo suponen una trama compleja de valores, de intereses y de percepciones personales que pesan como lápida de acero sobre toda una comunidad.

La reproducción de tal cultura suele ser automática y sólo en contadas ocasiones los sujetos son conscientes de su origen y menos aun los que al saberlo intentan la transformación. Modificar esta poderosa trama no es una tarea tan sencilla como algunos han querido pensar en el decurso de la actual vida política nacional. Se necesita movilizar y sacudir un aparato pesadísimo cuyas inercias están constituidas justamente por los valores que deben ser cambiados.

Una sociedad puede "reconocer" en coyunturas históricas muy especiales los problemas que la aquejan y verbalizar la importancia y urgencia del cambio. Pero suele ocurrir, en nuestras sociedades jerarquizadas, en donde se endiosa a quienes ejercen el poder, que en lugar de convertirse en actores comprometidos para lograr esos cambios, transfieren esa responsabilidad a quienes ejercen el poder. Los grupos sociales reproducen un patrón ciego, bastante cómodo para los beneficiarios de los poderes, mediante el cual entregan subordinadamente su motivación de cambio a otros que tienen una expectativa de la transformación muy diferente y centrada en sus intereses.

En tanto no se movilice y sacuda ese pesado aparato que implica a instituciones como la familia, la escuela, los medios de comunicación, los espacios de convivencia comunitaria, etc., para formar una visión crítica de cada persona, que lleve a asumir la responsabilidad del cambio como una determinación ineludible, para dejar de entregar la responsabilidad del cambio a otros, la voluntad de cambio paradójicamente estará paralizada.

La mayoría de los mexicanos han creído que bastaba el voto indignado, que debía interpretarse como mandato para que los políticos cambiaran e hicieran transformaciones en tantos asuntos que no gustan e indignan. Si bien es cierto que ese momento de participación ha cimbrado la vida nacional también es evidente que es y ha sido insuficiente. Hemos entregado, como siempre, a los políticos la tarea de cambiar y cambiarnos, lo cual es bastante cómodo. Y aunque aquellos deben asumir compromisos, sin la acción crítica y activa de la ciudadanía, la tarea que se les encomendó corre el riesgo de distorsionarse y terminar en el gatopardismo.

Los mecanismos de reproducción del poder político y económico del país tienen una gran solidez a pesar de la inconformidad espontánea. La irritación por sí misma no supone el cambio si no se traduce en conciencia política y en mejores valores. El pragmatismo, la simulación, son entre muchos, rituales que buscan alimentar al infinito el poder de quienes lo detentan. Esa es la concepción del poder que sigue vigente y que tiene un claro origen en nuestra historia nacional. Aunque enoje no debiera extrañar lo que está ocurriendo en la 64 legislatura. El sistema cumplió su función, transfirió la indignación al voto para elegir a la clase política de siempre. En esa inercia lo que sigue es el paulatino desempoderamiento cívico para que con la legitimidad de la legalidad se represente la inconformidad como un mandato manso de una sociedad que ha querido que otros conjuguen el verbo cambiar sin que de este lado nos molestemos en intentarlo.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios

El bono de confianza

Silvano y el recurso de la política

Días de mea máxima culpa

El paso decisivo

Libres y cortesanos

Informe oficial de la realidad

Silvano y el minotauro de papel

No debe pasar

Sembradores de lumbre

Los hombres del presidente

Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno

\"Inteligencia, honestidad y huevos, si no va a valer madres\"

De resultados y de oficio político debe ser

El respiro del 7 de junio

La era del nuevo comienzo

¡Votamos por la democracia!