Alma Gloria Chávez
De las crónicas del lago
Jueves 6 de Septiembre de 2018
A- A A+

“El lago de Pátzcuaro es depositario de una tradición cultural e histórica particularmente vigorosa.”

Cuenta la leyenda que hubo un tiempo en que esta región, rodeada de volcanes, no conocía el agua ni muchas formas de vida que se derivan de ella. Y el viento, que soplaba y traía historias de otros lugares en los que florecían los bosques y las selvas, sin duda algo tuvo qué ver para que un suceso cambiara la historia del lugar: el fragmento de una estrella, compadecido seguramente por la aridez de la tierra, vino a caer justo donde las elevaciones montañosas daban forma a un cuenco. Dicen que el impacto fue tremendo, e igualmente el estruendo; pero cuando todo quedó en calma, se escuchó un rumor desconocido, como si de una risa o un canto se tratara. Era el agua, que permaneciendo escondida bajo tierra durante siglos, empezó a llenar la hondonada, dando origen al joven lago que reconocemos como el de Pátzcuaro. Dicen que esto ocurrió hace aproximadamente 40 o 45 mil años y en un pequeño poblado de su ribera se recuerda aquel acontecimiento, por resguardar en sus terrenos una piedra denominada “Huecoricha” -la que cayó- y al sitio se le llamó: Huecorio, o lugar de la caída.

Por los caminos y comunidades lacustres aún se percibe la huella de Vasco de Quiroga aumentada por el tiempo
Por los caminos y comunidades lacustres aún se percibe la huella de Vasco de Quiroga aumentada por el tiempo
(Foto: Especial)

En el año 2000, muchos/as de quienes habitamos esta región privilegiada, tuvimos oportunidad de conocer una exposición itinerante, que recorrió pueblos y ciudades asentados en la cuenca del lago, surgida del interés de un equipo del Centro del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) Michoacán, cuyo propósito fue difundir resultados de investigaciones diversas sobre la historia de nuestro lago, ofreciendo elementos para comprender que las condiciones del entorno natural forman parte del patrimonio de los pueblos y juegan un papel importante (y determinante) en la construcción de su cultura. “Pátzcuaro, pasado, presente y…” se denominó la exposición, en la que participaron la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca (SEMARNAP), el Centro de Estudios Sociales y Ecológicos (CESE) y con la colaboración del Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza, A.C. En el texto introductorio de esta ilustrativa muestra, de tan grata memoria, Javier Reyes, del CESE, escribió:


“Todos aprendimos en la infancia, dentro de las aulas, que los lagos son el resultado de grandes catástrofes geológicas. Pero la mejor versión, sin duda, la oímos en los cuentos. En ellos, los lagos son enormes vasijas de barro sin cocer que se llenaron de lágrimas de dioses y princesas. Así supimos que las divinidades lloran y que la nobleza sufre. Pero siempre nos consoló que pronto, muy pronto, la sal de esas lágrimas se desvanecía y los lagos se tornaban en vida exuberante: peces y ranas, patos y garzas, zenzontles y venados, ahuehuetes y tulares, orquídeas y nenúfares. Vegetación abigarrada y zoológico sin rejas. Eso dicen las leyendas.”


Y en otro espacio, cita: “El lago de Pátzcuaro está enclaustrado entre más de 100 picos de volcanes. Este lago nuestro diseñó sus propios peces, inventó algunas de sus plantas y programó sus cambios de colores. Sus criterios estéticos, a diferencia de los nuestros, fueron amplios, pues pasó del diseño fino y majestuoso del pescado blanco, a la primitiva y torpe figura del achoque. Decidió pintar sus aguas, por muy breves momentos, tan azules como un cenote en expansión; y por largos ratos, tan plomizas como las tardes de lluvia, de la que se alimenta.”


Años atrás, en 1989, habiendo ingresado a laborar en el Museo de Artes e Industrias Populares (INAH) en mi ciudad natal y estando encargada de la custodia de la Sala de Temporales, también fui comisionada para promover, entre las escuelas del lugar, una exposición fotográfica cuyo tema era, precisamente, el lago de Pátzcuaro. La exposición, recuerdo, formaba parte del acervo de la Secretaría de Educación en el Estado y las imágenes fotográficas (en blanco y negro) eran bellas e ilustrativas, además de estar acompañadas por un texto que convocaba a la reflexión… y a la acción. Algunos fragmentos textuales que he conservado en la bitácora de aquella época, puedo leer:


“A lo largo de los siglos, las tranquilas aguas del lago de Pátzcuaro han presenciado los acontecimientos más trascendentes de México, y su historia ha estado íntimamente ligada a la de un pueblo que en algún momento fue un Imperio: el P’urhépecha.


‘Por los caminos y comunidades lacustres aún se percibe la huella de Vasco de Quiroga aumentada por el tiempo. Todavía resuena el eco de los espíritus libres en búsqueda de una patria independiente: Morelos, Manuel Muñiz, el padre Lloreda y Gertrudis Bocanegra pasearon su anhelo por la laguna. Pátzcuaro atestiguó los afanes de don Melchor Ocampo y la esperanza igualitaria de Salvador Escalante, así como la laboriosa y patriótica enseñanza del general Lázaro Cárdenas.


‘En la región del Lago, como en todo Michoacán, las manos han aprendido a hablar con su propia palabra. Palabra sutil y colorida a través de la cual los ribereños manifiestan sus penas y sus alegrías, su amor por la vida y su respetuosa complicidad con la muerte. Los artesanos saben de sobra que la personalidad del lago es azul, y le han encargado en secreto a sus olas que lo proclamen por todas partes. Así, el lenguaje que nace de sus manos cumple una doble función: vive y genera vida. Canta con voz queda la historia de su lago.”


En uno de sus últimos párrafos, exhorta: “Los ribereños todavía creen en su lago y en sus niños. El primero, como el principio de la vida y los segundos como la continuación de ella. Y convocan (convocamos junto a ellos) a la fuerza de la tradición, a los peces, a la risa de los árboles y a la conciencia de todos; convocamos a la magia, a la poesía y a la voluntad; al hombre y a la ciencia, esperanzados a tener respuesta para participar en el horizonte de cosas por hacer en este lugar del lago. Porque hombre y lago han vivido juntos por tantos siglos. Aún hay una esperanza para él, si nosotros decidimos otorgársela”.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia

La salud: cosa nuestra

La salud: cosa nuestra

Defender recursos naturales

Ser maestro y no quedar en el intento

Maternidad adolescente

Galeano: siempre recordado

Talleres artesanales en el Museo de Pátzcuaro

“Fue niña”

Al Quds: Jerusalén

Trabajadoras del hogar