Rafael Calderón
Elegía del destino
Gerardo Sánchez Díaz; profesor emérito
Miércoles 5 de Septiembre de 2018
A- A A+

La Universidad Michoacana luego de 38 años de no otorgar nombramiento de Profesor Emérito interrumpió ese silencio para reconocer cinco destacados nicolaitas. Entre quienes lo reciben subrayo el caso de Gerardo Sánchez Díaz.

Como dijo en su discurso de recepción: todo inicia cuando por primera vez salió de alguna de aquellas zonas rurales de Coalcomán, para continuar sus estudios en el Colegio de San Nicolás, sin olvidar que ya los había iniciado, justamente en una escuela rural de aquel municipio michoacano. Es licenciado en Historia por la Universidad Michoacana, el grado de maestro y doctor lo obtuvo en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Actualmente académico de la Facultad de Historia y el Instituto de Investigaciones Históricas, donde se desempeña como investigador titular de tiempo completo y miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Por su actividad académica y de investigación recibió el Premio Latinoamericano a la Mejor Tesis de Maestría en Historia, otorgado por la Asociación de Historiadores Latinoamericanos y del Caribe, la Secretaría de Educación Pública y la Universidad Nacional Autónoma de México, en 1984. Tiene publicados 51 libros como autor, coautor o coordinador. Participa en los festejos del Centenario de la Universidad Michoacana como coordinador editorial de la Colección Centenario. Ha escrito más de 155 capítulos en obras colectivas, 36 artículos en revistas especializadas y 62 artículos de divulgación. Es miembro de la Academia Mexicana de Ciencias y de varias sociedades científicas y culturales.

La particularidad de su estilo está en sus ensayos sobre historia y cultura michoacana. Su nombre se relacionado con la mejor edición qué de la Relación de Michoacán se ha hecho
La particularidad de su estilo está en sus ensayos sobre historia y cultura michoacana. Su nombre se relacionado con la mejor edición qué de la Relación de Michoacán se ha hecho
(Foto: Carmen Hernández )

La particularidad de su estilo está en sus ensayos sobre historia y cultura michoacana. Su nombre se relacionado con la mejor edición qué de la Relación de Michoacán se ha hecho. Es innegable su presencia en el primer facsímil tan cuidado como el original que reproduce todas sus características, detalles, papel, color, etc.

Con toda precisión nos recuerda que la primera edición de la Relación de Michoacán data de 1869 y que pasaron varios años para contar con la primera edición crítica con nueva versión paleográfica. En un resumen de 150 años concluye: “Se han hecho cuatro ediciones en Madrid; tres en Morelia, y en la Ciudad de México se han impreso dos”. Rastrea –por ejemplo– quiénes han sido lectores de la edición de Madrid de 1869 y 1875; noticias exactas de estudiosos que se han basado en un ejemplar de éstas. Así como el impacto de la primera edición de Morelia entre estudiosos. Recuerda detalladamente las copias que se han tomado del original y de cómo llegó a la ciudad uno de éstas para la edición moreliana de 1903 gestionada por Nicolás León. Además hace notar que ilustres nicolaitas han contribuido a la difusión del Códice michoacano. Aunque la Casa de Hidalgo, no cuenta con una edición propia ni se vislumbra forme parte de su catálogo editorial; la del Ayuntamiento de Morelia, fue resultado de la voluntad expresa del ex rector, Salvador Galván Infante, en el periodo que fue presidente Municipal de esta ciudad.

El texto vinculado directamente con la Relación de Michoacán de Gerardo Sánchez Díaz se incluye en dos ediciones. En la primera, figura con el título: Las ediciones de la Relación de Michoacán y su impacto historiográfico, del valioso manuscrito de mediados del siglo XVI, llamada auténtico facsímil y publicada el año 2001 por la benemérita Casa Testimonio Compañía Editorial y patrocinada por el Ayuntamiento de Morelia con respaldo de la Dirección del Patrimonio Nacional, de España, con estudios de los mejores especialistas Iberoamericanos. “La mejor que se ha hecho –precisa Sánchez Díaz–, ya que además de la versión paleográfica preparada por Armando Mauricio Escobar, reprodujo con inmejorable calidad el manuscrito original que se guarda en la Biblioteca de El Escorial con todos sus detalles”. La segunda, donde figura su ensayo, ahora variando el título: Los manuscritos y las ediciones de la Relación de Michoacán: su impacto historiográfico en los siglos XIX y XX es aquella de Balsal de 1977, pero como segunda edición de Morevallado Editores s/f., conservando la transcripción de José Tudela, y estudios preliminares de José Corona Núñez y Gerardo Sánchez Díaz.

Con su labor, Gerardo Sánchez Díaz reafirma una vez más esa larga tradición de humanistas michoacanos que contribuyen y enaltecen tanto el nombre de la Universidad Michoacana como la importancia de las ediciones que se han publicado de la Relación de Michoacán por ser la obra que guarda la memoria de la grandeza purépecha.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Morelia: 190 años en la poesía

Gerardo Sánchez Díaz; profesor emérito

Homenaje al poeta Virgilio

Homenaje al poeta Virgilio

AMLO: misión cumplida

Una edición excepcional: libertad por el saber

Escribir es recobrarse: Octavio Paz

Mallarmé dado a la luz por Ximena Subercaseaux

Octavio Paz: homenaje a una estrella de mar

La Universidad Michoacana y la trayectoría de los rectores

Ante la muerte de Nicanor Parra

Contraelegía: José Emilio Pacheco

En honor del novelista Jaime Martínez Ochoa

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Las concordancias del verbo o 70 años de Gaspar Aguilera Díaz

“La muerte del Quijote”, poema de José Antonio Alvarado

José Antonio Alvarado, in memoriam

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

El Café del Prado, en el Centro Histórico de Morelia

La poeta Margarita Michelena

Pedro Garfias, 50 años después

La hora de la política: el regidor Osvaldo Ruiz Ramírez

Lucía Rivadeneyra: “Cuenta la estoria”

Pedro Garfias 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Ramón Xirau y la poesía iberoamericana

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Diario, páginas extraídas

El pensamiento lírico de Odisseas Elytis

Alfonso Reyes: Un puñado de citas gongorinas

Las visitas a Paseo del Guamúchil

La generación del tercer milenio

La generación del tercer milenio

Lucía Rivadeneyra: De culpa y expiación

La ruptura generacional de la poesía michoacana

Para gozar la poesía de José Antonio Alvarado

La ruptura generacional de la poesía michoacana

La ruptura generacional del medio siglo en la poesía de Michoacán

Juan Bañuelos, in memoriam

Alfonso Reyes y la ciencia de la literatura

Los pasos políticos de un peregrino

Corona de llamas: “Tu piel vuelve a mi boca”

Laboratorio para una poética del siglo XXI

La ciencia de la literatura de Alfonso Reyes

Gaspar Aguilera Díaz, entre el blues y el jazz

La Ilíada: traslado de Alfonso Reyes

Noticias de las Tesis filosóficas de Morelos

Yo no estoy a favor de los adeptos: André Breton

Gaspar Aguilera Díaz: la escritura en movimiento

Alfonso Reyes o la Grata compañía

Alfonso Reyes y su constancia poética

El turno y la presencia de Manuel Ponce

El turno y la presencia de Benjamín Fernández Valenzuela

El turno y la presencia de Concha Urquiza

El turno y la presencia de Enrique González Vázquez

El turno y la presencia de Carlos Eduardo Turón

Diario, páginas extraídas

El turno y la presencia de Tomás Rico Cano

El turno y la presencia de Francisco Elizalde García

El turno y la presencia de Alejandro Avilés

El turno y la presencia de Marco Antonio Millán

El turno y la presencia de Alfonso Rubio y Rubio

El turno y la presencia de Alfonso Méndez Plancarte

El turno y la presencia de Francisco Alday

El turno y la presencia de José Luz Ojeda

El turno y la presencia de Ezequiel Calderón Gómez

El turno y la presencia de Gabriel Méndez Plancarte

El turno y la presencia, una introducción

El turno y la presencia. Una introducción

El turno y la presencia: una introducción

Esbozo y acercamiento

Porfirio Martínez Peñaloza (1916-2016)

León Felipe, intrépida metáfora

Leer al poeta Rubén Dario

La Presea Generalísimo Morelos para José Mendoza Lara

Leer al poeta Rubén Darío

Rubén Darío, Del símbolo a la realidad

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rúben Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío