Rogelio Macías Sánchez
Algo de música
El trovador de Giuseppe Verdi en León
Martes 4 de Septiembre de 2018
A- A A+

Si la montaña no viene a Mahoma,
Mahoma va a la montaña.

El trovador es una ópera tremendamente dramática de Giuseppe Verdi (1813-1901) que, con Rigolleto y La traviata, conforman el triduo central que lo catapultó a la gloria y la fama de ser, quizás, el mejor operista que haya existido. Esas obras marcaron un cambio definitivo en la orientación temática de la ópera. Desembocó el romanticismo a su forma más cruda, el verismo italiano. El trovador, basada en el drama teatral homónimo del español Antonio García Gutiérrez, estrictamente contemporáneo de Verdi, es una verdadera tragedia en el sentido del antiguo teatro griego: la calamidad predestinada que, aunque se conozca con antelación, no puede ser evitada, ni por los dioses.

El trovador es una ópera tremendamente dramática de Giuseppe Verdi (1813-1901)
El trovador es una ópera tremendamente dramática de Giuseppe Verdi (1813-1901)
(Foto: Especial)

El drama tiene raíces históricas en la España medieval de principios del siglo XV. Hay disputas militares entre señores feudales de Aragón, y los dos personajes masculinos de la obra sirven en bandos opuestos de una guerra civil. Además, los dos disputan por el amor de la misma mujer, dama del séquito de la reina. Los dos son hermanos, aunque ellos lo ignoran, hijos de un viejo Conde de Luna, principal de una de las facciones enemigas.

La protagonista del drama, el personaje femenino más fuerte de la pieza y probablemente de toda la obra de Verdi, es una gitana ya vieja, que vio morir a su madre en la hoguera, condenada por hechicera por el viejo conde. Juró vengarla, y para ello robó de la cuna a un hijo del conde con la intención de quemarlo en una hoguera. Al hacerlo, la ansiedad la confunde y a quien arroja al fuego es a su propio hijo. El del conde vivió como gitano pensando siempre que era hijo de la hechicera. Ésta tiene ahora dos motivos de desquite.

Anhelos de venganza, duelos de amor y batallas militares, presos, torturas y suicidio, y finalmente la tragedia que ya no terminó de contar, que no se quiere creer y que no se puede evitar. Termina en primera persona con la frase: E vivo ancor!? (¿¡Y vivo todavía!?).

Este drama, horrible, se sublima hasta niveles impensables por la música de Giuseppe Verdi. Es ópera italiana que reconoce y sigue sus antecedentes del clasicismo, con su formalidad, tan clara y lógica cuanto espontánea. Fundamentalmente es romántica por su lirismo luminoso y desbordante, que no reconoce otro modo de expresión emotiva, pero al que se le ha reducido el protagonismo del belcanto. Pero el agregado de Verdi es el dramatismo y profundidad de su entramado completo, teatral y musical, y de sus melodías, empacadas en armonías que sacuden, hasta lo más hondo, el espíritu de los presentes. Es increíble que drama tan terrible se disfrute tanto. Eso se da por la magia de la música, de la moderna ópera italiana y del Verdi joven, ya sabio y todavía vigoroso, que fue capaz de retar a la tragedia misma y convertirla en bella.

Todo esto porque el pasado sábado 1° de septiembre fui a León, Guanajuato, a la función que ofreció el Teatro del Bicentenario con la ópera El trovador, de Giuseppe Verdi, dentro de su programa de cuatro producciones por año.

Lo primero que se disfruta ahí es el teatro mismo, tan bello, moderno y funcional. En esta ocasión, la orquesta fue la Sinfónica de Aguascalientes y el coro, el propio del Teatro del Bicentenario. El elenco de cantantes, en los papeles principales lo formaron el tenor Andeka Gorrotxategi, del país vasco español, la soprano María Katzarava, el barítono Jorge Lagunes y la mezzosoprano Belem Rodríguez, mexicanos estos tres. La dirección de escena y coreografía estuvo a cargo de Ruby Tagle y la dirección musical fue de José Areán.

Consiguieron una producción afortunada, de notable equilibrio de méritos en una obra del más puro y estricto dramma per musica. Mucho disfrutamos la calidad interpretativa de la música, sin que haya cantante, coro u orquesta a quien criticar.

De la producción teatral sí tengo algunas opiniones inconformes. La actuación de los cantantes me pareció un tanto débil, poco expresiva en su lenguaje corporal; como producción de hace un siglo.

Pero mi mayor inconformidad es con la puesta en escena. La obra se situó, con discreción digna de alabanza, en el México del porfiriato, siendo los bandos militares opuestos los federales y los revolucionarios. Los uniformes de los primeros eran inconfundibles. Pero lo que me resultó totalmente chocante fue la primera aparición de Manrico, el trovador, con gabán y sombrero charro. Se notaba que él mismo no se sentía bien. Por fortuna, esa imagen duró poco y no se repitió.
Pero bueno, el resultado final fue venturoso. Estuvimos en una producción muy digna de El trovador de Giuseppe Verdi.
Hasta la próxima.

Sobre el autor
Rogelio Macías Sánchez Médico cirujano por la UNAM, Especialidades de Neurología y Neurocirugía. Con ellas, ha ejercido en instituciones oficiales y en la práctica privada. Catedrático de la Universidad Michoacana Amante de la música clásica desde sus primeros años por inducción familiar, se desarrolló como melómano cultivado por iniciativa propia. Por confluencia de circunstancias se ha desarrollado como periodista aficionado en el ámbito cultural en la crónica y crítica de música clásica. También, y auténticamente por amor al arte, ha sido promotor de eventos magníficos de música clásica en Morelia.
Comentarios
Columnas recientes

Concierto de la Camerata Morelia

El mito de don Juan

Promesa cumplida: De Tonantzin Ortega con la OCUM

Medicina, música y neurología con la OCUM

Tapabocas de la OCUM

Dmitri Shostakovich en el Conservatorio de las Rosas

Domingo Ortega y la OCUM

Del teatro lírico

El trovador de Giuseppe Verdi en León

Algo de música

Regresó la música a Morelia.

De algunas mujeres músicas (compositoras de música)

De las mujeres de los músicos/6

ALGO DE MÚSICA

Concierto histórico de la OCUM

¡Ser poco el amor y desperdiciarlo en celos!

Parece ser que regresamos a la normalidad

De los directores de la Osidem

Volver a recordar

Como chango sin mecate

Algunas reflexiones sobre sociología de la música

Música, arte, cultura y sociedad

22 años sin Eduardo Mata

De la música clásica en 2017

La Creación de Haydn

El Coro de la Transformación en el Sanatorio La Luz

Ensamble Contemporáneo de Morelia

XXIX Festival de Música de Morelia. Tercer fin de semana

XXIX Festival de Música de Morelia. Segundo fin de semana

“Cuicayólotl” o “Canto del corazón”

Habemus XXIX Festival de Música de Morelia

Música y béisbol

De la música en las bodas

La Universidad Michoacana festeja su Centenario

Magnífico concierto con fines benéficos

Un poco de historia de mi pasión por la música clásica

La música y los terremotos de México

Rafael Méndez en “Todos los jueves”

De nueva cuenta con la OCUM

Un poco de historia de mi pasión por la ópera

Carmen de Bizet en León

Vuelve la Orquesta de Cámara de la Universidad Michoacana

A seguir inventando

Con Bola Suriana, de protesta

Si no hay para pan, buenas son tortillas

Para seguir hablando de música

Se canceló el concierto de la Osidem

Del orden de las obras en los programas de música clásica

Erika Dobosiewicz y la Osidem

De la abundancia a la filosofía

Del Festival Internacional de Guitarra de Morelia

Hermosa Schubertiada, la tercera

Segunda Schubertiada en el Conservatorio de las Rosas

Schubertiadas con Alexandr Pashkov

En el centenario natal de Juan Rulfo: 16 de mayo de 1917

Desconcierto mata música

De la Quinta sinfonía de Beethoven

De los conciertos para piano de Mozart

Verdad y belleza de la pirekua con Nana Rocío Próspero

Música y religión

El Stabat Mater de Dvorák en Coatepec, Veracruz

En verdad, ¿sabré yo qué es la música?

Buen concierto de la OCUM

¡Muy buen concierto de la Osidem!

Una vez más, de la Osidem en su primera temporada del año

Entrega sin título

En una velada de Todos los Jueves del Conservatorio

La Osidem en su primera temporada del año

Almas gemelas: Monarcas Morelia y la Osidem

¿Puede intentarse una sociología de la música?

¡Mal comienza la semana para los que ahorcan en domingo!

De la obligación de compartir

De la música en las crisis sociales

Las estaciones de Vivaldi o el colmo de la música programática

De la música clásica en 2016

Cumpleaños de Beethoven

Artículo 900. De entregas y mucha música en Morelia

Melodía y armonía, vocales y consonantes

Siguió y terminó el Festival de Música de Morelia

Memorable jornada con The Orchestra of the Swan

Abrió el XXVIII Festival de Música de Morelia

XXVIII Festival de Música de Morelia

El Conservatorio de las Rosas en la UNAM

Las Variaciones Goldberg de Bach

Hoy haré un artículo sobre mí

El elixir de amor de Donizetti

De la música ambiental

De la música clásica mexicana

Reapareció la OCUM

En septiembre, de la música clásica mexicana

En septiembre, de la música clásica mexicana

Con la Orquesta Juvenil Universitaria Eduardo Mata

A propósito de nuestra Osidem, ¿qué hace un director de orquesta?

De la música en las Olimpiadas

Música para una intervención quirúrgica

Mis experiencias con las Carmina Burana

Las Carmina Burana con la Osidem

De nueva cuenta, en miércoles de la OCUM

La crítica y el comentario musical

Concierto-festival novedoso e interesante de la OCUM

Buen concierto con la Orquesta Sinfónica de Michoacán

Opiniones personales de la cultura y el arte

Franco Rivero y Ernesto Lecuona en Morelia

El Conservatorio de las Rosas en la UNAM

Futbol mata música

En ausencia de un presente, recordar

De nueva cuenta con la OCUM

¿Soy yo o es la orquesta?

¿Es el hombre un animal musical?

Una vez más, de la música viva

Del tema y variaciones

De los programas de mano en los conciertos sinfónicos

Luces y sombras en el concierto de la Osidem

La OCUM adelanta la Semana Santa

De la música litúrgica de Michoacán

Alexander Pashkov y los estados de ánimo de un artista

Con la OCUM, en plena temporada

Concierto de Año Nuevo de la Osidem

Más de la música clásica

¿De qué trata Algo de Música?

In memoriam Pierre Boulez

De la música clásica en 2015 (segunda parte)

De la música clásica en el 2015 (primera parte)

Beethoven cumplió años la semana pasada

De la Banda La Asunción de Comachuén

Del \"bajo continuo\" en la música barroca. A propósito de un concierto reciente

Lindo concierto para cerrar el Festival de Música de Morelia

Magna función del FMM: Máscara Vs. cabellera

Abrió el XXVII Festival de Música de Morelia

Homenaje a Ana María Martínez Estrada

Bienvenido, XXVII Festival de Música de Morelia

Sentimientos encontrados en el concierto de la Osidem

Ahora sí, de nuevo con la Osidem

Los Mets derrotan a los Dodgers 3-1

De la OCUM en concierto extraordinario

De nueva cuenta con la Orquesta Sinfónica de Xalapa

De Gonzalo Curiel y la música mexicana

De vuelta en el Campus Morelia de la UNAM

De M5 Mexican Brass, discos fonográficos y José Alberto Cruz

Una vez más con Daniel Olmos

In memoriam Alfonso Vega Núñez

Ahora, a la ópera a León

Diario de viaje a San Miguel Allende/2

Diario de viaje a San Miguel de Allende

Música clásica en Morelia en vacaciones

Último concierto de temporada de la OCUM

Sigo distanciado de la música electroacústica

Concierto y desconcierto en el Teatro Morelos

Buena música clásica en El Estudio

UNAM - Conservatorio de las Rosas, magnífica alianza cultural