Hugo Rangel Vargas
TLCAN: ¿qué celebrar?
Viernes 31 de Agosto de 2018
A- A A+

Bien lo había dicho Eduardo Galeano: “vivimos un mundo en donde el funeral importa más que el muerto, la boda más que el amor, el físico más que el intelecto. Vivimos en la cultura del envase que desprecia el contenido”. Nada es más cierto en la lógica neoliberal que aprecia más los instrumentos que los objetivos.

Y es que el nuestro país ha quedado claro que el bienestar de la población es sacrificable en aras del control de las variables macroeconómicas, que no importa que no crezca el empleo a ritmo aceptable mientras la inflación se mantenga a raya, que la soberanía alimentaria y el desarrollo del mercado interno carecen de interés si el comercio exterior no tiene trabas; y que el contenido y los efectos del acuerdo comercial con Norteamérica no eran relevantes mientras se sostuviera el mismo.

Luis Videgaray e Idelfonso Guajardo, secretarios de Relaciones Exteriores y de Economía, respectivamente, se reunieron con Donald Trump, presidente de Estados Unidos, tras lograr acuerdo comercial.
Luis Videgaray e Idelfonso Guajardo, secretarios de Relaciones Exteriores y de Economía, respectivamente, se reunieron con Donald Trump, presidente de Estados Unidos, tras lograr acuerdo comercial.
(Foto: Cuartoscuro)

No se han conocido a cabalidad los términos de los acuerdos entre la delegación estadounidense y la mexicana en materia comercial y aún falta que Canadá decida si participa en el acuerdo citado y que éste pase por el filtro del Senado norteamericano, cuando en México se festina una nueva versión del TLCAN, que al menos desde 1994 hasta la fecha solo trajo beneficios para muy pocos a costa de la desarticulación del aparato productivo nacional y de la subordinación del mercado interno y del crecimiento económico al comportamiento de la economía del vecino país del norte.

En lo poco que ha trascendido y que tiene que ver con los salarios que devenga la industria maquiladora de automóviles que opera en territorio nacional, se sabe que las cosas no cambiaron mucho pese a la presión de las uniones de trabajadores allende el río Bravo, porque se supere la contracción de las percepciones que es la ventaja qué México utiliza para atraer inversiones a su territorio. Así entonces, el contenido de los autos fabricados producido en zonas de altos salarios (esto es en donde se paguen al menos 16 dólares por hora) deberá ser del 40 por ciento, lo cual deja intacta la explotación de la fuerza laboral que padecen los mexicanos que trabajan en las maquilas de coches y que tiene a sus salarios a niveles de 3.14 dólares la hora, mientras que sus pares en el norte perciben 28.6 dólares.

Sin embargo, las consecuencias de la apertura comercial hacia nuestro socio del norte hasta el momento ha dejado resultados cuestionables para la planta productiva nacional. De 1994 a la fecha se han perdido más de dos millones de empleos en el sector rural, una buena parte de las exportaciones agroalimentarias se concentran en unos pocos productos y la apertura de este sector ha dejado una concentración del mercado brutal en detrimento de los ingresos hacia los pequeños productores y de los precios hacia los consumidores.

Aunado a lo anterior, la expoliación de la fuerza laboral ha dejado como secuela que Mexico tenga los salarios más bajos de la OCDE, no en vano el TLC no ha significado una reducción del porcentaje de mexicanos con ingresos por debajo de la línea de bienestar ni tampoco ha traído consigo un incremento sustantivo en el empleo formal en el país.

Festejar el TLC es más bien una maniobra retórica que un logro de impacto en la vida de las mayorías. Si las nuevas condiciones de la negociación resultarían favorables para México, nos tendrían que dar a conocer, por ejemplo, la política industrial y agrícola con la ir se decidieron las ramas o sectores económicos que habrían de ser protegidos en la nueva versión del acuerdo.
No será así, porque en el país de la envoltura no se piensa en consecuencias, sino en actos propagandísticos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña