Julio Santoyo Guerrero
La reforma educativa es con Gordillo
Lunes 27 de Agosto de 2018
A- A A+

La frase de que en política no hay casualidades encierra una gran verdad. La simple ausencia o presencia siempre tienen sentido, pero cuando esto ocurre en coyunturas consideradas importantes el protagonismo debe entenderse como la manifestación contundente y clara de la intención política.

No fue una ocurrencia sin sentido o pura casualidad la aparición pública de Elba Esther Gordillo
No fue una ocurrencia sin sentido o pura casualidad la aparición pública de Elba Esther Gordillo
(Foto: Cuartoscuro)

No fue una ocurrencia sin sentido o pura casualidad la aparición pública de Elba Esther Gordillo justamente el día en que se inauguraba el ciclo escolar 2018-2019, ni tampoco que ocurriera el día en que se formalizara la transición formal de la administración pública federal. El mensaje que dio en rueda de prensa, independientemente del contenido explicito de su discurso en el que abordó el tema de su "inocencia" legal y el "derrumbe" de la Reforma Educativa, mandó una señal inequívoca a la clase política y al magisterio mexicano: ella será interlocutor vital, imprescindible, para rediseñar el rumbo de la educación y del sindicalismo magisterial.

El trato conciliador que le han dado el propio presidente electo y su círculo más cercano debe tomarse en cuenta para que nadie se diga sorprendido. El que le haya merecido una opinión generosa en términos legales, al considerarla "inocente", y que haya guardado silencio absoluto con respecto al ominoso significado político de su pasado y que públicamente se le reconoce, debe entenderse como un pase de cortés bienvenida.

El aplomo con el que se presentó la lideresa, o supone una profunda candidez luego de pasar cinco años en la cárcel, -la cual no va con su enorme experiencia-, o supone una decisión consensuada con quienes dirigirán los destinos de la república los próximos seis años, y quienes bajo la mesa habrían dado luz verde para que con su activismo vaya en pos de la dirigencia nacional del SNTE. De otra manera la maestra no se expondría a una nueva paliza proveniente de quien ha ganado una elección de manera arrolladora y tiene la fuerza y legitimidad para borrarla del escenario político y educativo.

Si la maestra Gordillo ha dicho que va por el SNTE es porque sabe que no encontrará obstáculos en la nueva administración y porque muy probablemente le facilitarán ese propósito desde las altas esferas del gobierno y desde luego de la Secretaría de Educación. No lo haría si no tuviera el beneplácito superior pues ella sabe jugar muy bien ese juego, conoce las reglas, no se expondría a una nueva defenestración y a otra derrota. El realineamiento creciente de los liderazgos nacionales y estatales en torno suyo deja entrever la operación de una gran cargada para en el menor tiempo posible recuperar la dirigencia formal nacional, tal vez no para su persona pero sí para algún personaje de entre los que la siguen en la corriente que ella jefatura.
Tendrá que realizar una recuperación relámpago para estar a tiempo en las mesas que decidirán el rumbo de la Reforma Educativa obradorista. En el contenido de la reforma en ciernes, ella lo sabe, estará marcado el destino del sindicalismo, el destino de su liderazgo, de las prácticas sindicales y de los métodos de control y de legitimación.

Para dónde le dará la Reforma Educativa es una incógnita que comienza a resolverse si se atienden las señales precisas, la primera el origen y posicionamiento del que será secretario de Educación y la trayectoria y creencias ideológicas de quienes formarán parte del gabinete educativo; la segunda, la calidad de los vínculos del presidente electo con las dirigencias sindicales tanto del SNTE como de la CNTE.

De ello dependerá el alcance de la propuesta del electo de cancelar la Reforma Educativa, como se lo dijo al presidente saliente. En términos absolutos se pensaría que ello significa suprimir todos los contenidos de la reforma de 2013 y, en su caso, quedarse con el andamiaje jurídico previo o diseñar uno nuevo. Si sólo se suprimen algunos contenidos o se agregan otros dependerá de la difícil y conflictiva relación que se establecerá durante la consulta entre las posiciones altamente divergentes de la CNTE, el SNTE, Mexicanos Primero y otros grupos de la sociedad. Pero en lo que no queda duda es que en esas definiciones estará la mano pesada de la maestra Elba Esther Gordillo que jugará, sin dudas, del lado del presidente electo. No hay casualidades.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios

El bono de confianza

Silvano y el recurso de la política

Días de mea máxima culpa

El paso decisivo

Libres y cortesanos

Informe oficial de la realidad

Silvano y el minotauro de papel

No debe pasar

Sembradores de lumbre

Los hombres del presidente

Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno

\"Inteligencia, honestidad y huevos, si no va a valer madres\"

De resultados y de oficio político debe ser

El respiro del 7 de junio

La era del nuevo comienzo

¡Votamos por la democracia!