Rafael Mendoza Castillo
Emancipación humana y pedagogía crítica
Lunes 27 de Agosto de 2018
A- A A+

Enmarco estas reflexiones con el pensamiento crítico de Manuel Gil Antón: “el más grave error de la administración que termina fue negar la voz a quienes mejor conocen del asunto: las y los profesores.Para los gerentes educativos que ya se van reformar fue sinónimo de evaluar para someter”. De ahí la necesidad de construir un nueva Reforma Educativa y un nuevo modelo educativo, con otros fundamentos y valores, ya no neoliberales. Veamos.

No podemos ni debemos hablar de prácticas de enseñanza sin hablar de política
No podemos ni debemos hablar de prácticas de enseñanza sin hablar de política
(Foto: Cuartoscuro)

El campo teórico de la pedagogía crítica ve a la escuela como una forma de política cultural. Esa forma de nombrarla revela a esa institución como una representación, una preparación y una legitimación de formas particulares de vida social. Por lo que dicho campo escolar se vincula con relaciones de poder en las prácticas sociales y la aprobación de las formas de conocimiento que apoyan o sostienen una visión específica del pasado, del presente y del futuro. Como dice Peter Mcllaren: “ la escuela racionaliza la industria del conocimiento en estratos divididos de clase, que reproducen la desigualdad, el racismo, el sexismo y que fragmentan las relaciones sociales democráticas mediante el énfasis en la competitividad y el etnocentrismo cultural”.

No podemos ni debemos hablar de prácticas de enseñanza sin hablar de política. Porque esto último permite señalar qué conocimiento es más valioso, qué significa conocer algo y cómo podemos construir representaciones de nosotros mismos, de los demás y de nuestro ambiente social y físico.
Los neoconservadores y los liberales, dos ideologías que vienen desde el siglo XIX, han paralizado el término crítico por su uso repetido e impreciso, removiendo sus dimensiones políticas y culturales y lavando su potencial de análisis para que signifique habilidades de pensamiento o competencias. Las más importantes para ellos, son las habilidades cognitivas y la parte del pensamiento, el lenguaje, lo simbólico, las emociones, actitudes, no importan. Les interesa lo que se puede medir y cuantificar. La parte formativa sale sobrando.Les importa dominar, explotar y acumular capital en pocos.

Actualmente en las escuelas, según la pedagogía critica, el éxito académico se define casi exclusivamente en términos de crear trabajadores cumplidos, productivos, patrióticos, pragmáticos, emprendedores, empoderados, flexibles y sumisos. Así, la lógica pedagógica que orienta a la Reforma Educativa del prianismo que ya se va resulta ser administrativa, planificadora y técnica, para cumplir la racionalidad instrumental del mercado y del capital.


La convicción de la pedagogía crítica considera que para la escuela es una prioridad ética dar poder al sujeto y a la sociedad sobre el dominio de habilidades técnicas que están primordialmente atadas a la lógica del mercado de trabajo. Proponen una práctica pedagógica genuina cuya existencia está en el compromiso con la transformación social en solidaridad con los grupos subordinados y marginados, lo que por necesidad implica una opción preferencial por el pobre y por la eliminación de las condiciones que permiten el sufrimiento humano
Las últimas reformas educativas del prianismo neoliberal, dependen del mercado de trabajo corporativo y de las necesidades de la economía. Así, los teóricos críticos están dedicados a los imperativos de emancipación para dar poder al sujeto e impulsar la transformación social.

Un modelo educativo nuevo, distinto al neoliberal, debe quedar inscrito en los términos de una teoría del interés y una teoría de la experiencia. En el primer caso los programas reflejarán el interés que los rodea: las visiones del pasado y del presente, las relaciones sociales que afirman o descartan. En lo segundo, el programa es una narrativa construida históricamente que produce y organiza las experiencias del estudiante en el contexto de formas sociales tales como, el uso del lenguaje, la organización del conocimiento. Sin embargo, nuestro programa de educación debe ir más allá del capital. De ese modo los trabajos recientes de la tradición crítica, muestran dos categorías:

1). Los que creen que el capitalismo puede reformarse en beneficio de la clase trabajadora.

2). Los educadores marxistas que creen que la justicia social sólo puede alcanzarse realmente aboliendo la sociedad clasista e instrumentando una alternativa socialista. En esta última perspectiva se ubican Istvan Mészaroz, quien afirma que la educación debe ir más allá del capital. Y dice lo siguiente: “la educación misma es una mercancía. De ahí la crisis del sistema público de enseñanza que sufre las presiones de las demandas del capital y los constantes recortes a los recursos presupuestarios públicos “. No cabe duda que en el neoliberalismo “todo se compra”, “todo se vende”, “todo tiene precio”.

La sociedad que impide la emancipación sólo puede transformar los espacios educativos en shopping centers, hacerlos funcionales a su lógica de consumo y lucro. De aquí la centralidad de la filosofía critica o de la praxis para desentrañar el significado de las cosas e incomodarlas. En la sociedad del capital la educación y el trabajo se subordinan a esta dinámica. El sistema público debe servir para luchar contra la alienación y la explotación humana.

La educación emancipadora exige la destrucción del capital. Y la tesis de István Mészaroz es correcta : “ es necesario romper con la lógica del capital si queremos contemplar la creación de una alternativa educativa significativa diferente”. O como diría el bueno de Carlos Marx, una educación omnilateral, integral, tecnológica, histórica, humanista, social, filosófica, artística. O como diría Gramsci: “el homo faber no puede ser separado del homo sapiens”, fundamento de la educación socialista. O como diría también José Martí: “la escuela y el hogar son las dos cárceles formidables del hombre”. Otro mundo es posible y necesario.


Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Razones para una nueva reforma educativa

La cuarta república hereda instituciones fetichizadas

Preguntas permanentes sobre la vida y la muerte

Liberemos el espacio de lo público

Ética crítica para la cuarta transformación

Cultura y memoria para la cuarta transformación

Batallas por la historia: el 2 de octubre de 1968 no se olvida

Hidalgo, la libertad y el fin elegido

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM

Los retos del “nuevo comienzo” Segunda parte y última

Los retos del “nuevo comienzo” (primera parte)