Alejandro Vázquez Cárdenas
Las consignas del odio
Miércoles 22 de Agosto de 2018
A- A A+

“Nosotros nunca nos equivocamos”
Nikita Kruschev


Recientemente, la Sra. Beatriz Muller, esposa del Sr. López, en su cuenta de twitter se quejo amargamente de los insultos y expresiones de rechazo que recibía por parte de un buen número de personas. Cierto, en las llamadas redes sociales es posible encontrar prácticamente de todo. Desde personas pías que abogan por un mundo casi angelical hasta agresivos individuos que amparados en un supuesto anonimato vomitan su odio y rencor junto con un catálogo de insultos, aderezados con una pésima ortografía. ¿De dónde provienen eso personajes? De todos los espectros políticos, no hay uno que los concentre en exclusiva; aunque numéricamente es evidente que las opiniones más agresivas provienen del grupo de fanáticos del AMLO. Y no desde esta campaña, y no desde la existencia de MORENA, las consignas de odio proliferaron como hongos después de una lluvia en las campañas de López, tanto en su derrota con Calderón como con Peña Nieto.

Sra. Beatriz Muller
Sra. Beatriz Muller
(Foto: Cuartoscuro)

Solo a manera de ejemplo, transcribo una parte de un artículo del ya fallecido escritor René Avilés Fabila, publicado en El Excélsior en junio del 2012 con el nombre de La tenaz fabrica de odio. En el podemos observar como el odio es el motor del grupo que rodea a López, no de ahora, desde siempre.

“Lo curioso es que ni priistas ni panistas me insultan. A lo sumo me miran con desdén. Para los primeros, patéticos y desconcertados, soy un escritor atrapado en el hielo del jurásico marxista, para los segundos, que jamás han leído, soy invisible. En cambio, la poderosa y corrupta organización simpatizante de AMLO despliega una formidable cantidad de ofensas y provocaciones. Ayer hice un ejercicio y entré en artículos de periodistas que no necesariamente coinciden con las llamadas “izquierdas”; me asombró la cantidad de mentadas de madre de los fanáticos de Obrador. Desde luego, incluyeron a Javier Sicilia que en nada exageró al calificarlo de autoritario, resentido, mesiánico y mentiroso. Que es un político que engaña es tan cierto como que sus partidarios, la mayoría ex priistas, están muy cerca del fascismo, amigos de la violencia, expertos en aplicar políticas de terror.

Los insultos no me preocupan, apenas los miro. No obstante, el jueves fui a Cuernavaca al homenaje a una escritora talentosa y de obra admirable, Marcela del Río. Luego de mi intervención, una señora me saludó con amabilidad fingida. Como Peña Nieto en la Iberoamericana, caí en la trampa. Cambiando el tono, me dijo que le diera tres razones para justificar mis críticas a López Obrador. Le di diez. La mujer, arrumbando los bocadillos, pegó varios gritos. Opté por regresar al DF. En el trayecto recordé que hace seis años, en Bellas Artes, en la presentación de un libro del médico Federico Ortiz Quesada, una quincena de perredistas, ante la cercanía de las elecciones, trataron de impedir el acto y un tipejo quiso abofetearme acusándome de “pro imperialista”. No cabe duda: López Obrador es una fábrica de odio. Sin embargo, no deja de asombrarme su habilidad para galvanizar a sus seguidores” Fin de la transcripción.

Que la gran mayoría de los fanáticos de López son incultos no es ninguna novedad. Cansa el escucharlos esgrimir el término fascista sin conocer siquiera su acepción; nos hartaron durante el sexenio de Calderón repitiendo la palabra espurio sin conocer su significado literal. Incomoda el corroborar que un determinado grupo de prensa, el afín al Mesías, equipara el complimiento de la ley con “represión”. Deprime que cierto sector de la supuesta intelectualidad mexicana crea que ser intelectual es ser contestatario.

¿Sabrán lo que significa la palabra fascista?, lo que significó en la historia y cómo actuaron los movimientos así llamados. El fascismo se caracteriza por el manejo de la violencia y el terror para buscar el poder y conservarlo; es típico del fascismo establecer grupos sociales en forma de redes para extender su influencia y es su comportamiento habitual organizar grupos para intentar superar el control del Estado.
Pero por encima de todo esto, lo que más caracteriza a un grupo fascista, es buscar el poder a toda costa y pasar por encima de toda institución establecida.
Las señales que ha mandado López en estos días son preocupantes. Demagogia, ignorancia y desprecio a quienes no coinciden con sus ideas. Rescatando ideas, personajes y proyectos del jurásico priista, esos que ya están en el basurero por inoperantes.
Mal asunto.
Alejandro Vázquez Cárdenas




Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación