Rafael Mendoza Castillo
Autogestión, ética y pedagogía clínica
Lunes 20 de Agosto de 2018
A- A A+

Inicio estas reflexiones con el pensamiento crítico de Luis Villoro: “La moralidad liberal propugna por la igual libertad de todos y propicia comportamientos que vuelven imposible realizarla”. Todo ello implica la crítica a la ideología del poder de dominación, de explotación vigente, porque la moralidad social del neoliberalismo da lugar a una ética reiterativa de este orden social y afianza un sistema de poder político, que compraba elecciones e instalaba presidentes. Esta última afirmación fue derrotada (prianismo y oligarquía) en las urnas el primero de julio pasado por más de 30 millones de mexicanos, de 56 millones de ciudadanos que votaron.

Cuando la política se separa de la ética crítica, sólo queda la técnica del poder, donde predomina la fuerza y los intereses egoístas del mismo. En la educación trabajemos los valores comunes, sin cálculo de costo, rescatar lo público y limitar los intereses privados. Tarea enorme de la cuarta transformación. Esto exige nueva reforma educativa y un nuevo modelo educativo. Nuevo pensamiento y nuevo aprendizaje, una nueva nación compartida, es decir, sin contenidos neoliberales.

Tavo
Tavo
(Foto: TAVO)

Si en verdad deseamos cumplir con la tesis de Carlos Marx en donde afirma que el educador debe ser educado, se hace necesario sustentar esa formación en la crítica crítica, esto es, a la crítica de las armas oponemos las armas de la crítica. Por eso proponemos que a nuestro proyecto educativo alternativo de educación y cultura, se incorpore la idea de autogestión que aportó José Revueltas a la educación universitaria.

La autogestión transforma a los centros escolares en parte autocritica de la sociedad y la primera desempeña un papel transformador y revolucionario. Como afirma José Revueltas: “la autogestión cuestiona a la sociedad desde dentro como parte de ella que es, y que, en tal condición asume la conciencia autocritica de dicha sociedad”. La conciencia de la critica, de ahí la pedagogía critica, es la negación de la sociedad actual y como autocritica es la negación de la negación, subvierte dicha sociedad, representa lo nuevo e implacable lucha contra lo viejo.
En la autogestión el conocer es transformar. No se trata tan solo de adquirir una concepción determinada del mundo, sino de que tal concepción, al mismo tiempo, actúe como desplazamiento determinado de lo caduco, lo bancario, lo burocrático, lo memorístico, lo ahistórico, lo positivo, lo antidemocrático, lo arbitrario de la escuela tradicional.

La autogestión se plantea como un conocimiento militante, en todo caso, inconforme con los valores establecidos y anidados en la moralidad social del capitalismo corporativo, militar, empresarial, político y mediático. Para José Revueltas la autogestión significa que un algo determinado se maneja y se dirige, por su propia decisión, hacia el punto donde se ha propuesto llegar. Lo anterior implica la volutad de querer recuperar la autogestión académica y política de las escuelas, muy diferente de las escuelas al centro de Aurelio Nuño, sus planteamientos educativos privatizadores y su estrategia represiva.

Recordemos que la conciencia crítica no se satisface con conocer la realidad, sino que pretende su transformación. La conciencia y el conocimiento crítico aparecen, desde el primer momento, como el anticonsenso más implacable e irreconciliable con el status quo. Sin la autocritica de la conciencia racional genérica o conciencia de sí, no se puede desenajenar la conciencia de mi.

Queremos y podemos comprender la realidad, de manera distinta, a la interpretación que impone el capital sobre la misma. De ahí la necesidad de colocarnos en los postulados teóricos de la pedagógica critica, la acción constituyente, cuyo objetivo es habilitar a los desposeídos y transformar las desigualdades e injusticias sociales existentes.
Los académicos críticos de la perspectiva antedicha, se instalan en un símbolo hebreo tikkun, que significa reparar y transformar el mundo. Subrayando con ello la importancia del lenguaje. Desde su posición ideológica proporcionan dirección histórica, cultural, política y etica para los involucrados en educación que aun se atreven a tener esperanza. Y lo más interesante, es su compromiso con la visión de los oprimidos, de los vencidos.

El pensamiento de la pedagogía crítica analiza a las escuelas en una doble forma: como mecanismos de clasificación en el que grupos seleccionados son favorecidos con base en la raza, la clase y el género y como agencias para dar poder social e individual. Además resaltan el papel que asume la escuela al unir el conocimiento con el poder, para aprovechar ese papel en el desarrollo de ciudadanos críticos y activos.
Para la perspectiva teórica de la pedagogía critica el aprendizaje, no es un proceso neutral, antiséptico y aislado de los conceptos de poder, historia y contexto. Como bien afirma Noam Chomsky: “desde muy temprano se nos socializa para que comprendamos la necesidad de prestar respaldo a las estructuras de poder, sobre todo a las grandes empresas, a los hombres de negocios”.

Los intelectuales orgánicos del neoliberalismo han venido presentando una descripción de la realidad mínimamente ajustada, pero sobre todo adecuada a los intereses de los que tienen más poder y más riqueza. Los hechos que no convienen al sistema doctrinal se despachan con rapidez, como si no existieran, simplemente se eliminan. La escuela impide la difusión de verdades esenciales. Hay que decir la verdad y no mentir, como principio ético.

Es un imperativo moral: averiguar sobre las cosas más importantes. Como dice Chomsky, ponerse a decirle la verdad al poder es perder el tiempo. Para él, el aprendizaje verdadero, en efecto, tiene que ver con descubrir la verdad, no con la imposición de una verdad oficial; ésta no conduce al desarrollo de un pensamiento crítico e independiente. Nuestro proyecto académico, de investigación y de difusión de la cultura debe dar primacía a lo social, lo cultural, lo político y lo económico, siempre al servicio de un proyecto de nación compartido. Otro mundo es posible y necesario.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Razones para una nueva reforma educativa

La cuarta república hereda instituciones fetichizadas

Preguntas permanentes sobre la vida y la muerte

Liberemos el espacio de lo público

Ética crítica para la cuarta transformación

Cultura y memoria para la cuarta transformación

Batallas por la historia: el 2 de octubre de 1968 no se olvida

Hidalgo, la libertad y el fin elegido

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM

Los retos del “nuevo comienzo” Segunda parte y última

Los retos del “nuevo comienzo” (primera parte)