Hugo Rangel Vargas
Permítanos soñar
Viernes 17 de Agosto de 2018
A- A A+

No hay triunfos completos. Quizá la dialéctica condena eternamente a la existencia de un contrario. Sin él, la unidad quedaría incompleta, paralizada y sin contradicción.

Sin embargo, la permanente crisis somete a los sujetos, y a la realidad misma, a un proceso de evolución de sus antagonismos, llevándolos a estadios superiores y a la generación de capacidades que les permiten reproducirse o imponerse en la nueva condición.

En el país, una nueva mayoría de ciudadanos, hombres y mujeres, sujetos históricos del cambio, allanaron el camino del arribo de un proyecto distinto al frente de la nación, que al menos durante los últimos años, marcó distancia de la visión que había gobernado a México.

Andrés Manuel López Obrador, presidente electo.
Andrés Manuel López Obrador, presidente electo.
(Foto: Cuartoscuro)

Si bien no se ha planteado un cambio sustancial del paradigma económico o una superación de las contradicciones que se encuentran en el fondo del sistema productivo y social dominante, el gobierno que encabezará Andrés Manuel López Obrador a partir del 1 de diciembre próximo, ha dado pinceladas de ruptura a las inercias, mismas que quizá abrirán una nueva conciencia de la condición de agente de cambio que tenemos los ciudadanos.

Los portavoces de quienes ostentaban el poder, los justificadores de los fracasos recurrentes del régimen dominante, siguen insistiendo en cuestionar públicamente la viabilidad de muchas de las medidas que el nuevo gobierno ha dicho que adoptará. Lo hacen desde la lógica, la visión y las reglas con las que gobernaban. Muchos de quienes defienden al naciente gobierno, lo hacen también, erróneamente, desde ese mismo lenguaje y posición.

La posibilidad de cancelar la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, el asomo de la derogación de las reformas estructurales, el cambio en la organización del aparato público de la Federación para impedir actos de corrupción en la operación de los programas sociales, la descentralización del gobierno federal y la reducción de los sueldos de algunos funcionarios de alto nivel; han sido cuestionadas con una letanía de argumentos que repiten tautológicamente una armonía de cosas que ha quedado rasgada, disfuncional y anacrónica.

Es probable que algunas de estas medidas fracasen o que no signifiquen cambios sustantivos en las condiciones materiales de vida de la mayoría de la ciudadanía, es casi seguro que después de cada fracaso venga el desahucio y la crítica iracunda de esa oposición que resistirá en las sombras del pasado y quizá logren, con sus señalamientos, que cunda el desánimo, pero ¿acaso no venimos de una serie de fracasos y desatinos que se agolpan a lo largo de décadas?, ¿no tenemos derecho a equivocarnos 30 millones de mexicanos después de que nos impusieron sexenios de sacrificios sin recompensa alguna, ni siquiera la de saber que esos destinos habían sido decididos por el propio pueblo?

Esta es la cuarta transformación del país y quizá sus reglas aún no estén escritas, quizá sus logros no deban medirse por una rentabilidad numérica apreciable en un solo indicador que acumule beneficios bajo los mismos rangos del pasado. Es probable que, después del desastre en el que han sumergido a México tengamos que contemplar que nuestra única conquista sea la de la democratización de la austeridad y el sacrificio, que la abundancia fue dilapidada por pocos y que sólo hemos llegado a reconciliarnos para que, desde las ruinas, todos aportemos al renacimiento del país.

Aun así, en este qué es el peor de los escenarios, hay un gran triunfo para el pueblo: el de la recuperación de la capacidad de soñar, el de reconocer que tenemos nuestra voluntad intacta para decidir por nosotros, el de no sabernos condenados a las inercias, el de sabernos imponer a cualquier circunstancia.

En esta nueva lógica habremos ganado ya. Permítanos entonces soñar ya que aún no llega el 1 de diciembre, ya que tenemos solo cenizas frente a nosotros, ya que han saqueado y vilipendiado nuestra dignidad. Déjenos pensar por todos y para todos, por dónde empezar. Es probable que ahí encontremos un camino de aliento para quienes creemos en este país y para quienes dejaron de hacerlo.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña