Arturo Alejandro Bribiesca Gil
De desconcentraciones y cosas parecidas
Viernes 17 de Agosto de 2018

Adiós Aretha.

A- A A+

Una de las propuestas que más ha llamado mi atención del futuro Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, lo es la de mudar la gran mayoría de secretarías de estado de su gabinete y algunas otras dependencias descentralizadas a distintas partes del país. A Michoacán, de concretarse la propuesta, le tocaría recibir al Instituto Mexicano del Seguro Social.

No puedo emitir una opinión calificativa concreta de dicha medida, porque no la tengo; pero si quiero hacer algunas reflexiones. Para empezar, debo decir que a bote pronto no me desagrada; me parece que a mediano y largo plazo la desconcentración física de oficinas, por tanto de sus trabajadores y familias, lleva algún grado de desarrollo e inversión a más partes del país, atenuando, además, esa costumbre de centralizar en la capital casi todo: cultura, arte, estudios, negocios, moda, etcétera.

De desconcentraciones y cosas parecidas
De desconcentraciones y cosas parecidas
(Foto: TAVO)

Pero, y aquí está el pero, me surge la duda, sobre si los defectos que corrige la medida, y el desarrollo equitativo que incentiva, ponderados fríamente, importan más que los problemas legales, familiares, emocionales y el gasto público que conlleva su implementación, aunque sea gradual. ¿Vale la pena? Realmente no lo sé.

Tenemos el caso del INEGI, el cual, partiendo de algunas premisas como las que ahora presentan, fue mudado a Aguascalientes por allá por 1985; el temblor tuvo algo que ver es esta mudanza. De esa experiencia habría que rescatar, si después de 30 años, hubo o hay beneficios, y cuales fueron del ser el caso.

Dudo que este documentado esto último, sin embargo, si pudiéramos estudiar, caso por caso, a las familias que hace tres décadas fueron reubicadas, sin duda encontraríamos historias fascinantes de como el cambio a provincia les dio una mejor calidad de vida, así como otras historias en sentido contrario. Creo que el caso INEGI no es suficiente para determinar lo viable o inviable de la propuesta actual.

No deben pasar desapercibidas dificultades menores, pero no menos importantes, como pueden ser las de movilidad de funcionarios para reuniones de gabinete o de trabajos y tramites trasversales e intersecretariales, entre otras.

Reitero, no tengo una opinión definitiva sobre la propuesta; creo que es una gran idea, muy bien intencionada, con grandes incentivos, pero que la posible implementación pueda terminar generando más perjuicios que beneficios. Ya veremos en que termina esta historia.

Ahora, todo lo anterior ha sido solo un enorme preámbulo para llevarlos al punto que me interesa compartirles. Debo aceptar que me agrada la idea de la desconcentración del presidente electo, porque se asemeja a una que por años ha rondado mi cabeza para Michoacán: la desconcentración de la Universidad Michoacán de San Nicolás de Hidalgo.

Pero no la desconcentración como se ha venido haciendo, con campus y nodos por distintos puntos de la geografía michoacana, sino por facultades. Ejemplos: Asentar la facultad de Derecho en Pátzcuaro; la de medicina en Zitácuaro; la de Biología en Lázaro Cárdenas; la de Veterinaria en Apatzingán; y así…

Esta medida llevaría a esparcir a los estudiantes y su derrama económica a más puntos del estado, con los beneficios que esto significa; dándole, además, un respiro en varios sentidos a Morelia. Obviamente, también esta destrucción creativa traería otras consecuencias negativas a la capital michoacana, pero lo interesante sería ponerlas en una balanza, buscando el beneficio de toda la entidad y no solo de su ciudad capital.

En fin, creo que de ambas medidas falta mucho análisis y estudio. Decisiones de este calado no pueden ser tomadas a la ligera y mucho menos por su fachada interesante y atractiva. Ojala el próximo gobierno concrete lo mejor posible su propuesta, y la mía llegue a oídos de las autoridades nicolaítas, las que espero no crean que estoy chalado.

Otro sí: Si Arteha Franklin hubiera sido mexicana, no sería La Reina del Soul, sino La Diosa. Diremos una pequeña plegaria por ti Aretha.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Morelos en las manos de Inghillieri

Hidalgo en el pincel de Siqueiros

Juez de jueces

La Belisario Domínguez es para…

Latinobarómetro 2018 y redes sociales

4 de julio

Hablemos de refugiados

El uniforme neutro

Las apariencias importan

Acerca de nada

La primera: Dolores

Yes we can

Idai

Es la actitud…

La ley

¡No a la discriminación!

Aforismos, máximas y conexos

República de Venezuela

El poder de la redes sociales

De animales a dioses

Calma, calma... ! que no panda el cúnico !

Choque de poderes

Retrotopía

A la democracia

No salió el oso polar

En paz

En paz

Mirar hacia el futuro

Es cuestión estética no cromosómica

Corrupción derivada

El juicio de la historia

Vuelvo a preguntar

Bebeto y Romario

De desconcentraciones y cosas parecidas

De reo a gobernante

Quinto partido a la vista

Hablemos del mundial

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano