Miércoles 8 de Agosto de 2018
A- A A+

Todos sabemos, o deberíamos saber, que un accidente sucede en cualquier momento, no tienen horario, y que por más precavidos que seamos no es posible estar protegidos al 100%. Y también sabemos que existen situaciones de riesgo o de muy alto riesgo que pueden derivar en un accidente de consecuencias fatales. Hasta ahí nada novedoso, pero ¿Qué pensar cuando alguien asume voluntariamente riesgos que cualquiera en su sano juicio no lo haría? Pues que si acaba muerto se convierte a un candidato a los ya celebres Premios Darwin.

Se llaman Premios Darwin porque se basan en un supuesto de la teoría de la evolución de Charles Darwin según la cual la humanidad mejora genéticamente si aquellas personas que por un error absurdo o una verdadera idiotez abandonan este valle de lágrimas sin dejan descendencia. Se trata entonces de premiar a aquellas personas que contribuyen a mejorar la inteligencia humana de las nuevas generaciones muriendo y por lo tanto eliminando sus genes de este mundo.

En julio, un hombre de 28 años perdió la vida mientras jugaba con amigos sobre quién podía contener el aliento por más tiempo.
En julio, un hombre de 28 años perdió la vida mientras jugaba con amigos sobre quién podía contener el aliento por más tiempo.
(Foto: Especial)

Para ganar alguno de estos premios, nacidos en 1985 por ocurrencia de la bióloga molecular Wendy Northcutt y registrados en su sitio www.darwinawards.com, deben de cumplirse cinco requisitos 1.- Imposibilidad de reproducción del premiado, o sea, debe estar muerto o haber quedado estéril. 2.- Que la muerte sea verídica, con testigos, videos, certificaciones etc. y datos provenientes de una fuente confiable. Todo se investiga. 3.- Excelencia, asombrosa falta de sensatez, o sea, que la muerte debe ser sensacional, algo fuera de lo común, original y absurdo pues los candidatos compiten en el rango de la extrema imprudencia. 4.- Autoselección; no vale que una persona muera por culpa de otra, sino que debe ser uno mismo que acabe muriendo por un accidente absurdo o una imprudencia monumental. 5.- Madurez; la persona debe ser mayor de edad y no debe sufrir ningún retraso ni enfermedad mental.

Los Premios Darwin se conceden, generalmente de forma póstuma, al individuo o individuos que se elimina del acervo genético de la manera más espectacular. Sin embargo, hay una excepción respecto a la condición de que deben morirse para recibir el premio. Si un individuo no muere, pero queda incapaz de tener hijos tendría la posibilidad de recibir el "premio honorífico" mientras aún esté vivo.

A veces esto puede ser motivo de disputa. Los candidatos pueden ser rechazados debido a la edad o por haberse reproducido antes de su muerte. Para evitar debates el libro original de los Premios Darwin aplica el criterio de la "isla desierta" a sus candidatos: Si la persona es incapaz de reproducirse en una isla desierta con un miembro fértil del sexo opuesto, él o ella será considerado estéril.

Ejemplos de actos realizados por ganadores del Darwin Award:

-Hacer malabarismos con granadas de mano (Croacia 2001)
-Dejar un cigarrillo encendido en un almacén de explosivos (Filipinas 1999)
-Saltar de un avión para grabar a paracaidistas, sin haberse puesto el paracaídas (EUA 1987)
-Intentar obtener suficiente luz para mirar por el cañón de una pistola cargada utilizando un encendedor (EUA 1996)
-Iluminar un depósito de combustible usando un encendedor para comprobar si aun contiene gasolina (Brasil 2003)
-Jugar a la “ruleta rusa” con una pistola semiautomática y no con un revólver, sabemos que en una pistola semiautomática se carga de manera automática el siguiente cartucho en la recámara.
-Chocar contra una ventana y caer intentando demostrar que el cristal de la misma era irrompible.
Los Premios Darwin lo que hacen es “premiar” la muerte de personas que ha ocurrido en situaciones absurdas, en su mayoría por torpeza. Como sea, no deja de ser un ejemplo de humor negro.
No menciono datos sobre accidentes y muertes por “selfies” pues no alcanzaría la extensión del artículo. Ya son centenares las registradas. Algunas por mero accidente, pero otras por una mezcla de idiotez y falta de sentido común monumental como pretender tomarse una selfie al bucear junto a un tiburón.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia