Julio Santoyo Guerrero
El nuevo consenso
Lunes 30 de Julio de 2018
A- A A+

Deberíamos asumir que el proyecto de gobierno que está construyendo el que será presidente de todos los Mexicanos a partir del 1 de diciembre busca representa un nuevo consenso. La mayoría de los ciudadanos que ocurrieron a las urnas el pasado 1 de julio eligieron con precisión lo que anhelaban pensando en un cambio de fondo. Obrador logró representar la profunda indignación contra todo lo podrido que se detesta y ahora, en el inter preparatorio de la asunción, está logrando representar el estilo de gobierno que esa mayoría electoral quiere que asuma el nuevo presidente para generar dicho cambio.

La comunión entre Obrador y su electorado, en ese sentido, sigue vigente y camina de manera cierta trazando los rasgos de lo que será el ejercicio de su gobierno. Un gobierno que colocará el tema de la corrupción como orientador cardinal en su horizonte pero que debe ser tratado con premura. Una premura que es esencial para que la respuesta pública sea tan adecuada que pueda motivar el refrendo político que el obradorismo necesitará para la continua relegitimación de su proyecto.

Que la parte medular de su proyecto -se anuncia-, vaya a ser realizada bajo la idea de operar una presidencia fuerte con tonalidades autoritarias, es una realidad que cuenta con la aceptación y el auspicio de su electorado. Los deslices autoritarios -como lo dicen algunos- del futuro presidente no son ocurrencias fuera de contexto, por lo contrario, son conductas que se corresponden con las circunstancias nacionales de indignación, con el desvarío de las instituciones, con la ineficacia de funcionarios y con la pobreza histórica en los resultados. Obrador también ha sabido interpretar este momento, le ha tomado el pulso a un electorado que quiere resultados inmediatos no importa que el precio sea la acción autoritaria.

Hace años que los indicadores en materia de confianza en la democracia en nuestro país venían cayendo dramáticamente. Junto al desprestigio de la clase política que muy poco hacía por impulsar el desarrollo de la democracia y colocarla como el medio más eficiente para lograr buenos gobiernos, se consolidaba en el imaginario social la creencia de que una entidad autoritaria podría tomar las riendas del país con mejores expectativas.

El nuevo consenso
El nuevo consenso
(Foto: Especial)

Este fenómeno, que no sólo es propio de México sino de naciones en gran parte del mundo, es constituyente de la base social que está y seguirá legitimando las tonalidades autoritarias de López Obrador. El electorado que soporta y seguirá soportando al virtual electo mira con buenos ojos esa vena autoritaria, a la que le atribuye virtudes como la contundencia y la mayor probabilidad de eficacia. Esta base social aplaude el anuncio de acciones presidencialistas, que apuntan a decretazos, pero que corresponden o bien a los otros poderes de la república o merecen el esfuerzo del diálogo con otros actores para alcanzar acuerdos.

Nuevamente el virtual electo ha sabido leer en el ánimo de sus electores. Entiende que en este momento los medios de la democracia no gozan del mejor prestigio y que el haber sido votado de la manera tan contundente como ocurrió dándole la mayoría en las cámaras y en los congresos locales tiene un significado que no debe desdeñarse, sus seguidores quieren un presidente fuerte, que actué con contundencia, con firme autoridad.

La fascinación por figuras políticas autoritarias contemporáneas, que motiva simpatías en amplios sectores sociales, es un hecho presente en el comportamiento de nuestra sociedad insatisfecha por gobiernos corrompidos y fracasados. Tal vez sólo de López Obrador dependerá si su ruta se abre paso con el impulso autoritario, escapando de una base social que lo alienta por ese camino, o reconstruye el camino de la democracia que sus antecesores distorsionaron, camino que supone el irrestricto respeto republicano a los demás poderes, el fortalecimiento del pacto federal, y el respeto y plena garantía de las libertades constitucionales, sobre todo si estas se utilizan para oponerse y criticar al propio presidente de la república.

El nuevo consenso, sin embargo, parece apuntar a que se legitime en la práctica de gobierno la fuerza personal de quien simultáneamente es movimiento-partido y será presidente, acotando al máximo los contrapesos, bajo el entendido muy cierto de que la mayoría de los votantes ha depositado absoluta confianza en él, y poca muy poquísima en todos los demás que se beneficiaron surfeando en esa ola. Es decir, que su electorado, que es mayoría, espera todo de él, y para eso le entregó el poder que a ningún presidente previo le había confiado. El mensaje es claro, es la fuerza, es la autoridad, y él lo entiende. Sólo de él dependerá si las tonalidades autoritarias quedan sepultadas en autoritarismo sin más.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios

El bono de confianza

Silvano y el recurso de la política

Días de mea máxima culpa

El paso decisivo

Libres y cortesanos

Informe oficial de la realidad

Silvano y el minotauro de papel

No debe pasar

Sembradores de lumbre

Los hombres del presidente

Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno

\"Inteligencia, honestidad y huevos, si no va a valer madres\"

De resultados y de oficio político debe ser

El respiro del 7 de junio

La era del nuevo comienzo

¡Votamos por la democracia!

Y sin embargo, allí está la delincuencia

Mentiras estelares

03paty11

El retorno de los videos

Las encuestas como propaganda

De frivolidad y propaganda negra

Candidatos: sanar la duda